Archivos por Etiqueta: UNION EUROPEA

BORIS JOHNSON : Un genio de la política global

EL GRAN MAGO DE LA POLÍTICA BRITÁNICA -writeintheglobaljungle.com

El gran mago británico: “Púdrete, Bruselas, vete al infierno”

Los nombres aparecidos, hasta ahora, son una minucia intrascendente y se oculta, descaradamente, que hay algo detrás de todo esto, mucho más grave: media Unión Europea señala a la otra media como mafia y esta guerra no ha hecho más que empezar.

ALFONSO M. BECKER  .- para MIAMIDIARIO.COM

Boris Johnson no es un payaso cualquiera; no debería usted confundirlo con el actual efebo desquiciado que hace de presidente francés para entretenimiento de les courtisanes de l’Elysée, porque los demás políticos mundiales ni siquiera lo escuchan y cuando el francés se pasa un poco de la raya, simplemente lo mandan al carajo ridiculizándolo…

O comparar al premier británico con la tragaldabas de salchichas alemana que ha estado a punto de desintegrar la Unión Europea esgrimiendo sus aberrantes ideas de ingeniería migratoria con “ein neuer mein kampf um mohammedanische migranten zu retten” al servicio, siempre, de los fabricantes de automóviles más importantes y ricos del planeta.

Está clarísimo en psicología evolutiva que todos los idiotas incultos comienzan a delirar en cuanto ocupan su palacete, se suben a su avión ministerial y viven como dioses del copón viajando por todo el mundo con su manual de actuaciones protocolarias y sus mariconadas intrascendentes para salvar a la humanidad, a las ballenas, y regalando oxígeno para los pulmones de la plebe, a manos llenas…

Todo hay que decirlo y que contarlo, sobre todo, cuando “unos chulos de mancebía han agarrado el poder en Bruselas y no piensan en soltarlo” (sí, exacto, esta es una de las frases preferidas en los bajos fondos de la Italia del díscolo Matteo Salvini) “porque la mafia de Bruselas ha ideado los mecanismos antidemocráticos más sutiles para perpetuarse como una monarquía hereditaria de la automoción” …

Alcuni protettori del bordello hanno preso il potere a Bruxelles e non intendono rilasciarlo”… Esto es lo que se escribe en Italia, Grecia, Polonia, Hungría, Rumanía, en fin, todos los países de Visegrad, con sus respectivas traducciones…

Pero cuidado: aclaremos algunas cosas antes de que, en la ceremonia de la confusión ideada por algunos polizontes ignorantes alemanes, se oculte la triste realidad de la Unión Europea en un perverso oscurantismo como teoría de la conspiración contra los moros…

Los nombres aparecidos, hasta ahora, son una minucia intrascendente y se oculta, descaradamente, que hay algo detrás de todo esto, mucho más grave: media Unión Europea señala a la otra media como mafia y esta guerra no ha hecho más que empezar.

Tan grave es el asunto que la prestigiosa prensa del “sistema europeo” ha sido puesta en zafarrancho de defensa, como en cualquier dictadura de medio pelo, y es el hazmerreír de la prensa estadounidense y de los tabloides de la anglofonía…

Desengáñese, lector: Cada uno por su sitio, Emmanuel Macron y Angela Merkel, no son otra cosa que productos “manufacturados” en el gran teatro de la gobernanza, es decir, actores mediocres que tienen que interpretar un papel y defender las políticas de la élite dominante a cambio de sueldos estratosféricos y de vivir como reyes acumulando toda una fortuna…

Creo que es conveniente decir que cualqier ciudadano decente debe respeto a sus élites, pero siempre y cuando tengan una talla moral y –al menos— un cierto maquillaje intelectual que oculte la desfachatez y el absurdo de sus amenazantes, autocráticas y falsarias declaraciones “humanitarias” sobre los derechos humanos que por lo visto ni siquiera aplican con rigor a los ciudadanos europeos actuales.

La tremenda ignorancia que muestran en los asuntos geopolíticos esta clerigalla de parásitos de la Unión Europea, esta suerte de “casta sacerdotal” que lo sabe todo sobre Oriente Medio, los asesinos yihadistas, los “enemigos” rusos y los peligrosos chinos, es bien conocida en Israel donde comprenden sorprendidos y sufren, no solo el antisemitismo europeo más virulento desde la Segunda Guerra Mundial, sino el desprecio absoluto de Bruselas por la vida de los hebreos y la existencia del Estado judío.

Intentaré explicar a los lectores qué es lo que realmente ocurre en el Reino Unido para haber llegado a esta situación tan ridícula como para colocar al stablishment británico y al sufrido pueblo inglés al borde de un precipicio que, en el mejor de los casos, se convertiría en un suicidio económico anunciado que solo debería provocar la risa a carcajadas…

Para asimilar estos párrafos de un inicio explicativo, sugiero un repaso mental de la genialidad de Boris Johnson, haciendo como el que escuchaba las chorradas del presidente francés en la reunión del G-7… Que si… “no te vas a salir con la tuya, Boris”, “Te van a multar de lo lindo, pero bien”, “Nada de lo que pides se te va a conceder”, “La salida de la Unión será vuestra ruina”, “No habrá concesiones en el Brexit”, “Alemania y yo no podremos ayudarte en nada”…

El premier británico estaba tan hasta las narices (por no decir hasta los cojones) que cuando el “el guapo príncipe del Elíseo” le hizo una observación sobre la talla de sus zapatos, el golfo de Boris pisoteó la mesa de cedro del Líbano que se mantenía incólume desde el acuerdo Sykes-Picot de 1916; que es lo mismo –permítanme la expresión- que mandarlo a tomar por el culo en inglés…

¿Pero por qué estoy llamando en este artículo “mago” al golfo de Boris Johnson?

Bueno… no soy el primero… Como bien dijo Donald Trump a su equipo de consejeros “solo un golfo británico con agallas puede plantar cara a los que quieren hacer daño al Reino Unido, porque Theresa May es demasiado correcta para tratar con los matones de pacotilla que hay en Bruselas”…

Algunos de mis contactos del periodismo en Mar- a – Lago (Palm Beach) dicen que Donald Trump se refería a tres políticos alemanes que tiene la CIA entre ceja y ceja (De los cuales aclararé algunas cosas en otro artículo) y su “perro rabioso” llaman al presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk… dicen de él en Washington que es “un autócrata en ciernes perfectamente germanizado”…

Como verán los de la prensa del “prestigioso sistema europeo”, la cosa no es tan sencilla como para tomar partido, con los ojos cerrados, por lo que en Washington, Londres, Canberra, Otawa y Wellington se intuye como una suerte de “Cuarto Reich” que los alemanes pretenden implantar, sin pegar ni un solo tiro, en una jugada posmoderna que solo cabe en el cerebro de un idiota con delirios de coches Mercedes Benz…

Dicen los mejores pensadores estadounidenses de la “escuela de Chicago” que lo que realmente están haciendo los británicos es escenificar un “Hasta nunca Europa”… Lo interpretan en Capitol Hill como el sentimiento de desprecio que percibe la élite británica de unos perdedores vengativos de la Segunda Guerra Mundial que quieren hacer daño al Reino Unido.

Pues se están equivocando gravemente porque si lo que Bruselas quiere es deshacerse de su más crítico y poderoso “socio ex imperial” puede hacerlo por la vía legal; pero por la vía moral e histórica, el resto de la Unión Europea y de todos los aliados de Inglaterra dejaría solos a todos los burócratas parásitos que no han sido elegidos democráticamente por ningún europeo…

El asunto es muy grave… La movida es tan peligrosa que Angela Merkel ya se ha echado atrás y dice que ella no opina igual que Macron… O sea, que le han leído la cartilla de que más de una cabeza va a caer en desgracia entre los politicastros europeos que han creído en la decadencia de los Estados Unidos y han enseñado sus cartas, totalmente contrarias a la política exterior estadounidense.

Lo que se advierte en Beltway es que Washington no olvidará que los alemanes están haciendo mucho daño y lo van a pagar muy caro. Cuentan de ellos en los laboratorios de ideas políticas de Boston que una nueva “basura germánica” pretende deshacerse de sus aliados como si Europa fuera de ellos… Se están barajando incluso textos más insultantes y despreciativos contra Berlin.

Washington deja entrever, desde el Departamento de Defensa, que la Unión Europea debe estar podrida de antiamericanos y antijudíos para poder comprender lo que está ocurriendo con la “lealtad” debida a los socios económicos y a los aliados militares…

El Pentágono advierte que la Unión Europea, sin la ayuda militar de la llamada “anglosfera”, ni siquiera tendrá tiempo para sacar la pistola del cinto cuando China y Rusia decidan que la arrogancia de unos majaderos de Bruselas, no es suficiente para detener la invasión y la destrucción de una potencia económica posmoderna que creyó que las guerras se acabaron para siempre…

¿Pero qué puede hacer el gran mago británico ante toda esta gentuza de Bruselas que lo insultan de la misma forma que vituperan a Donald Trump, creyéndose superiores los de Berlin?

Pues sepan los lectores que el payaso de Vauxhall Cross, Boris Johnson, no va a mendigar nada a Brusela; como bien dice ahora el inquilino del 10 de Downing Street “se trata solamente de poner a cada uno en su sitio con el máximo respeto”…

Pero hay algo más importante que la figura del provocador en la política espectacular del siglo XXI que es Donald Trump: la advertencia de la Casa Blanca de que Bruselas no haga daño al Reino Unido porque habrá problemas muy graves para quien se atreva…

Tampoco deben ignorar los lectores que Boris Johnson es tan provocador como Donald Trump… Es decir, se trata de una figura necesaria creada por el MI6 para actuar igual que el presidente americano, amenazando de que no se dejará matar por la basura política bruselense…

Tampoco se debería olvidar que Boris Johnson es un periodista de éxito reconocido en la anglosfera y que es el autor de la crítica más feroz que se ha escrito nunca contra la “mafia de Bruselas” , “burócratas insoportables con sus aberrantes normativas para medir los plátanos y con toda su “mierda” de papeleo insoportable para escrutarlo todo”…

Santo Dios, nos vamos de la Unión Europea porque no soportamos a esos arrogantes que se creen dueños de nuestro destino como país”… O como dice el derechista Mateo Salvini: “Prefiero luchar y morir en libertad antes que ser un esclavo de la élite alemana autócrata y posmoderna”…

Prepárense los lectores para descubrir a un verdadero “loco” británico, mil veces más peligroso que Donald Trump… Si te metes con Trump, lo dejas cabreado y se va enfurecido a tuitear contra tu madre si hace falta… Si te metes con Boris, te llama “hijo de perra” directa y públicamente; eso sí… con cierto estilo poético y con absoluto dominio de la Grecia clásica…

Si quieren que les defina a ese mago les diré lo que dicen de él en Estados Unidos: que es todo un erudito como historiador y un magnífico periodista cuando el periodismo está tan podrido como la Unión Europea.

Boris Johnson tiene el permiso de la reina Isabel para sacar al Reino Unido de este atolladero en el ha caído todo un imperio somnoliente que fue el dueño de todos los mares y que dejó la lengua y la cultura inglesa como legado para todo el planeta.

Que nadie se lleve a engaño: Ni a Estados Unidos ni a la mas exitosa alianza militar de la historia (NATO) le interesan el Brexit ni la desintegración de la Unión Europea. ¿Saben por qué?

Porque Five Eyes anuncia desde hace años que vuelven las guerras de extermino; que hay potencias regionales que quieren matar a todos los judíos, otra vez, que odian a los Estados Unidos al punto de declarar la guerra contra todos los estadounidenses y que rezan y que han declarado una guerra santa para destruir a Israel…

Este gran periodista que es Boris Johnson ha puesto los pies en la mesa del Elíseo y es capaz de mearse en la escalinata del Reichstag para decir a los alemanes que tengan mucho cuidado con lo que hacen porque el llamado “Cuarto Reich” no volverá a suceder ya que está tan muerto como la Alemania nazi… Aunque Boris empieza a dudarlo…

En un tiempo de periodismo enfangado en la mentira posmoderna, Boris Johnson no es otra cosa que el político necesario e indispensable para explicar el por qué del Brexit y para provocar a la Europa antisemita que está cruzando todas las líneas rojas cuando faltan “tres días y medio” para la guerra contra el terrorismo persa y para afrontar la amenaza de China…

¿Y qué me dice de los rusos?

Pamplinas… Boris Johnson, a pesar de haber nacido en los Estados Unidos y de poder presentarse, legalmente, a la presidencia estadounidense si lo desea, tiene el corazón ruso… Igual que el nombre…

Y a pesar de que lanza dardos envenenados contra Vladímir Putin, lo admira y lo quiere como aliado porque no entiende ni quiere comprender, ni admitir, una Unión Europea sin Rusia.

¿Ha quedado claro?

 

Publicado en U.S.A. miamidiario.com

Alfonso M Becker: El gran mago británico, “Púdrete,  Bruselas, vete al infierno”

EL REINO UNIDO GLOBAL ADVIERTE A BRUSELAS.

¿Saben que Tom Tugendhat dará mucho que hablar?

Hay un tipo al que se le ha metido en la cabeza, al igual que a mí, que no habrá Brexit, que eso es imposible; y lo que es imposible, no puede ser…

Los políticos británicos ya lo han visto todo sobre el borde del abismo en el que se encuentra la Unión Europea. Han visto a un borracho dirigiendo el Consejo de Europa, tropezando con todo y no cayendo al vacío, existencial y político, por puñetero milagro…

El antijudaísmo crece hasta niveles insospechados mientras la élite posmoderna de Bruselas se lo pasa a lo grande en los banquetes pantagruélicos, bebiendo hasta los niveles del coma etílico y fornicando encima de la mesa con alegres damas, e incluso por doquier, sin reparos ni corrección política, mientras Europa se derrumba.

Llevo dos años escribiendo que no habrá “Brexit”… Lo he repetido en una docena de artículos de prensa, y lo he hecho a contracorriente; con un atrevimiento fuera de lo común ante un millonario rebaño de cotorras del periodismo, expertos galácticos que pontificaban la salida del Reino Unido del proyecto europeo que es (y ha sido siempre) algo así como salir de un club de ricos donde se come caviar y elegir vivir en medio de la calle sin nada que llevarse a la boca y con todos sus peligros…

Pero los laboratorios de ideas británicos señalaban a la Unión Europea como un ente demasiado corrupto y desorganizado para vivir con ellos; lo que determinaba que era inevitable e ineludible largarse si se quiere sobrevivir en un futuro mundo caótico que ya ha llegado, y lo ha hecho antes de tiempo gracias a doña Angela Merkel, Emmanuel Macron, y todos los que callan que el Islam combativo y terrorista se ha infiltrado en la Unión Europea para destruirla desde dentro y desde afuera…

Es cierto que hay enemigos mucho más peligrosos, pero que los cortadores de cuello del Islam campen a sus anchas por Europa es el colmo de la frivolidad bruselense. El “Brexit” fue diseñado porque se sabía que la antiamericana Alemania era capaz de llevar el proyecto europeo hasta el borde del precipicio y ¡albricias que lo han conseguido!

Las fuentes del Joint Intelligence Committee de los británicos, respecto a la Europa decadente y podrida, no fallan nunca, no se equivocan, no cometen errores cuando ven con sus propios ojos a los personajillos de política barata instalados en el Palacio del Elíseo francés, como Macron, o en Schloss Bellevue, la sede de la presidencia en Berlín desde donde Merkel comenzó el ciclo histórico para la destrucción de la Unión Europea con sus delirios de aristocracia germana…

FULL TEXT NEXT LINK:

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

https://www.diariohispaniola.com/noticia/49010/saben-que-tom-tugendhat-dara-mucho-que-hablar.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

¡CUIDADO EUROPA, NO TE ALEJES DE WASHINGTON! by Alfonso M. Becker

Pista de baile para dos…

Todo, absolutamente todo lo directamente experimentado en geopolítica se ha convertido en una representación para efebos y prostitutas”

Uno de los encuentros más apasionantes en la retórica y en la erótica de lo geopolítico se acerca… Hasta ahora, en el gran baile de los malditos en Siria, el presidente de los Estados Unidos y el mandatario de Rusia han escenificado parte de su poderío desplegando su hardware militar y sus endiabladas tácticas y estrategias para matar -dicen ellos- yihadistas en un tablero de guerra civil foránea; que es lo mismo que decir que mostrar la exigua musculatura del Pentágono para estos menesteres, sacar pecho moscovita bipolar y advertir, en el juego de alianzas euroasiáticas, que la testosterona crece entre los enemigos emergentes de Washington…

Nunca en la historia de la humanidad se ha mentido tanto sobre el terrorismo palestino y sobre los asesinos islamistas que matan en nombre de Allah; nunca de manera tan inmoral, con tanta desfachatez y con tanta falta de vergüenza sobre asuntos de un territorio como el Middle East… Se podría argumentar que en la guerra todo vale y que todas las argucias son pocas para conseguir los objetivos deseados, al fin y al cabo, el arte de la guerra es una manifestación de la actividad humana mediante el cual se defienden los grupos de las agresiones o bien se pelea hasta la muerte por conseguir territorios, riquezas y poder…

De los deprimentes cachivaches bélicos iniciales para debutar en Siria, por tierra y por aire, protegiendo a los asesinos del clan Assad, Rusia, ha pasado a desplegar lo mejorcito de su muestrario de ventas en lo que a exportación de armas se refiere. Nada mejor que probarlos en un tablero de guerra que el presidente ruso cree dominar; y lo hace amargando la existencia a Israel y calentándole los testículos a Donald Trump…

Con el sistema antiaéreo S-300 «Favorit», Vladímir Putin, quiere proteger el trasero de Bashar el-Assad con una narrativa espectacular a lo Nikita Jrushchov, aquel que fue un maleducado escandaloso, grotesco y peculiar ex dirigente comunista de la Unión Soviética. Con ello, el presidente ruso pretende anunciar al mundo que Rusia es una poderosa potencia militar y que ha osado enfrentar a los Estados Unidos en la versión número dos de una guerra fría que nunca se creerá ni el más tonto de los analistas geopolíticos.

Eso que pretende ser un “alarde pedagógico” del presidente ruso, es una clara muestra de las payasadas desplegadas por el Kremlin en Siria o un claro ejemplo como en el caso de envenenamiento de espías rusos pasados a Occidente: charade de película barata para alimentar el mito de una suerte de polo de referencia bipolar en un mediocre espectáculo que solo se tragaría un fanático islamista…

La pobreza escenográfica de este intento fallido de moraleja por parte de Moscú, da una ligera idea de los graves problemas por los que atraviesa la economía rusa y el alto coste en miles de millones de dólares que pagará por su “vacilada” en Siria. La única “verdad” en todo este montaje de Siria es que el Kremlin está haciendo caja y seguirá recolectando dinero en Libia y allá donde sean requeridos sus “servicios” por el Pentágono. Debe entender el lector interesado en geopolítica que el “entrañable” enemigo ruso sigue siendo un competidor de Estados Unidos.

Pero una cosa es ser un competidor “gamberro” y otra catalogar a Rusia como un peligro para la seguridad de Washington y de Bruselas… La única amenaza firme y real para la potencia militar americana es China. En la era de las falsedades políticas, lo que otrora era demagogia soviética, se ha tornado propaganda, desinformación y manipulación continua de los mass-media por parte de la inteligencia rusa.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/alfonso-m-becker-pista-de-baile-para-dos/

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

LA SOLEDAD DEL IMPERIO AMERICANO by Alfonso M. Becker

La superpotencia americana tendrá que defenderse sola…

Toda esta ralea autoritaria contemplará nuestro poder -advierten desde Washington- tienen que ver un liderazgo estadounidense sólido y creíble para que nos teman”…

Ha regresado a la vida estadounidense la política de guerra. Si hay algún momento parecido en la historia no hay otro mejor como paralelismo que elegir aquella declaración de guerra cuando llegó la hora de responder al ataque a Pearl Harbor en 1941… Nadie debería compararlo con intervenciones pasadas en Oriente Medio y las que tendrán que ocurrir. Digo nadie porque la Estrategia de Seguridad Nacional y la National Defense Strategy lo dejan bien claro en sus páginas no publicadas en la prensa. Tengo el honor y el privilegio de acceder a su lectura en algunos párrafos distribuidos entre el personal de oficiales en la base aeronaval de Rota en España.

Se trata de algo tan serio y tan grave que explica de forma subliminal la llegada de Donald Trump al gran teatro de operaciones militares; algo que cambiará el comportamiento social en los Estados Unidos durante los próximos años. También cambiará la vida en este mundo para siempre porque habrá, sin duda, intercambio nuclear… Es algo evidente porque Washington se prepara para lo peor y se suele decir en el Pentágono “dime cómo va la refriega y te diré lo que emplearemos de la caja de herramientas, que para eso está ahí y me costó mucho dinero”…

Y lo peor de todo es que se trata de una guerra contra Estados competidores que se han propuesto la destrucción de la superpotencia americana, y esto sin dejar a un lado otra serie de Estados que unirán su esfuerzo con el enemigo en una guerra de competencia interestatal con China, Rusia, Irán y North Korea. El tira y afloja ya ha comenzado con el debut de Beijing en el Indico-Pacífico hace un par de años, pero no esperen ustedes una guerra convencional hasta que todo se salga de madre porque la inteligencia militar de Occidente ya ha declarado y definido que ha comenzado la guerra asimétrica de todos los enemigos de Washington y no se detendrán a menos que sean destruidos…

Porque los Estados Unidos de América no se enfrentan, como en otros tiempos a un solo enemigo; será un enfrentamiento militar con muchos estados adversarios. Washington cree que la fuerzas del Pentágono en todo lugar del planeta serán atacadas, en cualquier momento, algún día, por muchos de sus enemigos y que los aliados europeos no moverán un dedo porque viven en otro mundo ajeno a la realpolitik y con unos intereses prácticos tutelados y capitaneados por Alemania, al parecer, intereses de egoísta, ideas absurdas de creación intelectual propia… Ya es decir… Deberían aprender en Capitol Hill que Berlín no es de fiar en tiempos de guerra. No es que sean especialmente traidores de la peor ralea, sencillamente los alemanes han desarrollado una patología geopolítica muy común entre los países especialmente protegidos: los delirios de grandeza…

Algo parecido le ocurre a Japón, un protectorado norteamericano durante 75 años que presume de “pacifista” y que ahora prefiere comprar la paz con dinero o pagando tributo a cualquier maldito bruto que quiera esclavizarlos… Está claro que esa forma de vida ha pulverizado la capacidad de reacción de Tokio ante la violencia geopolítica que se avecina y también ha desintegrado la “realidad” para los japoneses. Se han hecho ricos mientras lo defendían y protegían los americanos; y los alemanes más de lo mismo… La benevolencia del imperio ha hecho posible el resurgimientos de las dos potencias industriales y económicas más importantes del planeta. Pero la realidad es otra muy distinta, y la realpolitik tiene un precio. Un precio justo que se debería pagar.

La comunidad de inteligencia estadounidense sabe que en las puertas del siglo XXI, la Unión Europea es social y políticamente mucha “mena” de diversidad posmoderna con un gusto exquisito por ese “a vivir que son dos días” y con un culto “cuasi religioso” y predominante por el gusto y la satisfacción inmediata en una orgía perpetua… No faltan los estudiosos de la comunidad universitaria estadounidense que también hablan de demasiada “ganga” en el biotopo de la Unión… Este segundo concepto se suele asociar a los nuevos europeos del Este liberados del yugo soviético y que consideran a la Rusia de Putin una pesadilla…

Capitol Hill también reconoce que el poder predominante de Bruselas es el de una Alemania poco fiable y corroída por su complejo de culpa que todavía no ha logrado limpiar su asqueroso pasado nazi ni controlar el nuevo auge del antisemitismo en Alemania. La desastrosa política migratoria maquillada de bondad infinita hacia los acogidos musulmanes está ocasionando muy graves problemas de orden criminal y otros, muchísimo más graves, que podrían destruir todo el “futuro” que se había soñado sobre los Estados Unidos de Europa… La policía alemana lleva todo esto de los asesinos mahometanos muy en secreto.

Washington parece que no tiene especialistas sobre Europa y da la impresión de que desconoce las “fichas y piezas” que se mueven en el tablero de Eurasia… Es algo que ya denunció hace 10 años el politólogo Robert Kagan. Alemania es un caso patológico de la posguerra que todavía no se ha repuesto de sus aberraciones geopolíticas durante el siglo XX y que ahora solamente puede proporcionar actores que no han sabido sacar brillo a su posmoderna intelectualidad en la que patéticamente “reluce” su rencor y desprecio por la vieja Europa que la condenó por ese Tercer Reich “de los mil años” tras la Segunda Guerra mundial, y -sobre todo- por las ansias alemanas de revancha y de liberación definitiva de la ocupación o tutelaje estadounidense.

El aliado europeo adolece de candidez estratégica ante una China con pretensiones claras de sustituir a los Estados Unidos como poder predominante en el planeta y con una -más clara aún- amenaza militar para desbancar a Washington del continente euroasiático que China está obligada a ocupar por completo para poner en práctica, con efectividad estratégica, la Teoría de la Región Cardial… Se supone que Washington conoce el proyecto de guerra del Ejército Popular de Liberación (EPL) en el que deja explícito que gobernaría sobre todas las naciones del llamado “Corazón Continental”…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.diariohispaniola.com/noticia/37251/punto-de-mira/la-superpotencia-americana-tendra-que-defenderse-sola-.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

NADA MÁS REVOLUCIONARIO QUE EL LENGUAJE POÉTICO

Espectáculo político y palabras

A usted que ha sentido las ardientes mordeduras de las balas, de la metralla, y ha oído el sonido aterrador e inolvidable de las granadas, le saludo señor como a un compañero de combate” Daniel Ken Inouye

Los siglos XIX y XX fueron escrupulosamente respetuosos con la política internacional… Se puede anunciar así, sin correr el riesgo de meter la pata en exceso, ya que fantasía y realidad no solo tenían campos semánticos distintos desde el punto de vista filosófico sino que además (tanto en el diecinueve como en el veinte) la política era tratada como algo serio que afecta a los seres humanos sobremanera; tan serio como Aristóteles o Platón, o como todos esos relatos de la Historia en la que los heroicos y poderosos políticos de la élite alcanzaron fama y gloria eterna gobernando a esos malditos bastardos de la plebe y de la chusma, llenos de piojos, de mugre y de mierda, vulgarmente conocidos como ciudadanos…

Y si usted quería contar un chiste para demostrar su ingenio, o para hacerse el gracioso en la taberna, pues, tenía usted a mano la asignatura de economía aplicada a los pobres de solemnidad, a los desgraciados de este mundo y a los desposeídos en general; o podía optar por la rama del saber más tentadora: la de sexología en la que, incluso, se podía permitir el lujo de alardear de habilidoso en la cama ante esa mujer que besa con lujuria la jarra de cerveza, al final de la barra, y soñar con una noche apoteósica de sexo hiperbólico cuando el paquete ya no aguanta más, aprisionado en los calzoncillos… Esto es así y no lo puedo escribir de otra manera porque no me da la gana…

Todos los fantasmas de la genial y levantisca escuela del situacionismo revolucionario me vigilan de cerca en este artículo en el que quiero rendir homenaje a toda mi promoción no de la universidad, sino de la calle, con admiración, cariño y devoción; a mis amigos entrañables de las correrías por los puestos de patatas fritas y por las tabernas, esos que se fueron sin avisar, aquellos a los que quitaron de en medio, esos que no tenían nada que ver ni con la medicina ni con la sanidad; los compañeros del Instituto con los que brindé por la revuelta permanente para luego, al final, conseguir nada… Estábamos vinculados a la subversión por nuestro amor la literatura.

Éramos jóvenes y guapos, tremendamente interesantes para las mujeres porque ellas compartían con nosotros la misma excitación provocada por el discurso irreverente que incitaba al amotinamiento momentáneo de la retórica para exigir derechos, para acabar luego atrincherados en un bar, con cierta alegría etílica que ruborizaba ante las poderosas y hermosas féminas; los ojos de una mujer bonita con la mirada perdida por el deseo. La gran oportunidad de contemplar la noche como simples poetas muertos de hambre y despertar en camas anónimas con una chica a la que no conocías, a la que no habías visto en tu vida. Una chica que nadie te presentó… Deslumbrante luna que ofusca la vista. Alumno inesperado de filosofía del amor…

Todos esos recuerdos quiméricos con fundamentos… La vida de joven vivida en el pasado que ya nunca vuelve. Pero esos fabulosos fantasmas que fueron mis mejores amigos, se revolverían en su tumba si no levanto una jarra de cerveza por ellos; por los que quisieron cambiar el paisaje urbano del capitalismo salvaje, sus grandes avenidas, y sus aberrantes autopistas; brindar por los pequeños barrios de siempre, con sus entrañables tabernas, las pequeñas tiendas donde se vendía de todo, los restaurantes especializados en una o dos comidas, los locales de Jazz y las salas de cine… Esos barrios que olían a vino de todas las denominaciones de origen en los que éramos espectadores de primera fila, de una liberación femenina que nos abrazaba y acariciaba como si fuésemos los muñecos que tenían cuando eran niñas.

Huevos fritos con pollo en salsa de tomate… Dios mio… qué cosa más sabrosa con pan recién hecho y no la porquería que venden ahora… y un litro de vino tinto, que no valdría más de un dólar de esta época, para un almuerzo espectacular que te convertía en el rey del mundo sin que un estúpido MasterChef contaminara el verdadero teatro del mundo; el insolente y desvergonzado espectáculo de la verdad: la violenta antesala de la revolución. El talent show éramos nosotros… y no un tarado intelectual intentando pintar un “picasso” en un maldito plato o coronar una albóndiga con una ramita de yerbabuena… Y que esa chorrada signifique algo…

Nos señalaban los niñatos del establishment como los pioneros en España explicando el gran circo de la política. ¡Ay de aquél, de entre las “juventudes” ladronas, que osara llevarnos la contraria! La mofa, la burla y el escarnio los acribillaba… y lo que era peor: las mujeres lo abandonaban y se venían con nosotros. Se asustaban los cachorros de la política porque decíamos cosas que no entendían… Llamábamos payasos a sus padres y a sus arrogantes líderes. Sabíamos explicar, perfectamente, el despliegue de toda una carpa mediática como unidad real que gestionaba el sistema socio-económico para engatusar al rebaño… Fuimos testigos de cómo marcaban a todas las reses… Ahora solo podemos decir, pasen y vean…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/31222/punto-de-mira/espectaculo-politico-y-palabras-.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Guardar

¿SEGURO QUE LA UNIÓN EUROPEA SABE LUCHAR?

Manchester: Europa todavía ‘conmocionada, conmocionada’

por JUDITH BERGMAN

Cuando el ISIS atentó en la Sala Bataclan de París en noviembre de 2015, lo hizo porque, con sus propias palabras era “donde se juntaban cientos de paganos para un concierto de prostitución y vicio”. Un año antes, el ISIS había prohibido toda la música como “haram” (prohibido). Muchos académicos islámicos apoyaron la idea de que el islam prohíbe la “pecaminosa” música de Occidente.

Por lo tanto, a nadie debería extrañar que los terroristas islámicos pudiesen atentar en un concierto de la cantante de pop estadounidense Ariana Grande en Manchester el 22 de mayo. Además, el Departamento de Seguridad Nacional alertó en septiembre del año pasado de que los terroristas están centrándose en los conciertos, eventos deportivos y multitudes al aire libre porque en dichos lugares se “buscan ataques sencillos, viables, con énfasis en el impacto económico y un alto número de víctimas”.

El Estado Islámico se atribuyó el atentado suicida de Manchester, en el que fue detonado un dispositivo mezclado con tornillos y tuercas. Veintidós personas, niños y adultos, fueron asesinadas por la explosión que arrasó parte del recinto de conciertos de Manchester; más de cincuenta personas resultaron heridas. Aunque los medios describen el uso de bombas con clavos en el hall del recinto como una nueva y sorprendente táctica, en realidad es muy vieja y los terroristas árabes llevan décadas aplicándola contra los israelíes.

Sin embargo, tras enterarse del atentado de Manchester, los políticos transmitieron una vez más su ya vieja rutina de “conmoción” y “dolor” por el predecible resultado de sus propias políticas. Los tópicos de costumbre sobre los “pensamientos y corazones” que están con las víctimas del atentado acompañan al shock profesado.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tuiteó : “Mi corazón está en Manchester esta noche. Nuestros pensamientos están con las víctimas”. El líder de los liberal demócratas británicos, Tim Farron, ordenó el “estremecedor y horrible” atentado. La secretaria de Interior británica, Amber Rudd, dijo que fue un “incidente trágico”, mientras que el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, lo llamó “terrible incidente”. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo que sus ciudadanos estaban “conmocionados por la noticia del terrible atentado de esta noche en Manchester”. La más estupefaciente de todos fue la canciller alemana, Angela Merkel, que dijo que estaba siguiendo las noticias de Manchester “con dolor y espanto” y que el atentado le parecía “incomprensible”.

Después del 11-S en Estados Unidos; de las bombas en los trenes de Madrid, que mataron a casi 200 personas e hirieron a 2000; los ataques en 2005 a la red de transporte de Londres, donde murieron 56 personas y 700 fueron heridas; los atentados de 2015 en París, donde el ISIS mató a 130 personas e hirió a casi 400; los atentados de marzo de 2016 en el aeropuerto y la estación de metro de Bruselas, con 31 muertos y 300 heridos; el ataque de julio de 2016 en Niza, donde 86 personas —incluidos diez niños— fueron asesinadas y más de 200 heridas; el atentado de diciembre de 2016 en Berlín, que mató a 12 personas e hirió a casi 50; el ataque en marzo de 2017 en Westminster, con tres muertos y más de 20 heridos; el atentado de abril de 2017 en Estocolmo, donde murieron 5 personas, incluida una niña de 11 años; por no hablar de los innumerables atentados en Israel, a los líderes occidentales se les han agotado todas las excusas concebibles para estar conmocionados y sorprendidos de que haya terrorismo islámico en sus ciudades con una frecuencia cada vez mayor.

Todos los atentados mencionados arriba son sólo los espectaculares. Ha habido infinidad de atentados más, a veces con un ratio de varios ataques al mes, que apenas llegan a los titulares, como el del musulmán que, hace poco más de un mes, torturó y apuñaló a una judía de 66 años en París y, gritando “Alá Akbar”, la tiró por la ventana; o el atacante del aeropuerto de París que vino en marzo a “morir por Alá” y a cumplir su objetivo sin, milagrosamente, llevarse con él a ningún inocente transeúnte.

Tras la espectacular atrocidad terrorista cometida en Reino Unido, que apuntaba al propio corazón de la civilización democrática europea atacando las cámaras del Parlamento y el Puente de Westminster, la primera ministra británica, Theresa May, dijo: “Es incorrecto describir esto como terrorismo islámico. Es terrorismo islamista y una perversión de una gran religión”.

Es imposible luchar contra lo que te niegas a entender o reconocer, pero, de nuevo, los líderes europeos no parecen tener intención de contraatacar, ya que obviamente han elegido una táctica completamente diferente, en concreto, la del apaciguamiento.

Cada vez que un líder europeo defiende el islam como una gran religión, como “religión de paz” o afirma que la violencia del islam es una “perversión de una gran religión”, a pesar de la multitud de pruebas de lo contrario —los contenidos verdaderamente violentos del Corán y las hadices, que incluyen reiteradas exhortaciones a combatir a los “infieles”— está mandando el mensaje más claro posible a organizaciones como el ISIS, Al Qaeda, Boko Haram, Hezbolá y Hamás de que, con cada devastador atentado, Occidente está listo para ser conquistado. Las organizaciones terroristas y quienes las apoyan perciben el inmenso temor de los líderes europeos a causar siquiera la más ligera ofensa, a pesar de las protestas en sentido contrario de dirigentes como Theresa May.

Al temor lo acompaña un persistente empeño en pretender a cualquier coste —incluso al de las vidas de sus ciudadanos— que Europa no está en guerra, aunque esté deslumbrantemente claro que los otros sí están en guerra con ella.

Estas organizaciones terroristas perciben que, cuando los ministros de países como Suecia, donde, según las informaciones, han vuelto 150 combatientes del ISIS y al parecer campan a sus anchas, proponen la reintegración de los yihadistas del Estado Islámico a la sociedad —¡como solución al terrorismo!— no harán falta muchos esfuerzos para que estos líderes se sometan completamente, como ya casi ha hecho Suecia, ciertamente. Esta “solución” sólo puede actuar sobre los terroristas como invitación a llevar a cabo más terrorismo, como es abrumadoramente obvio por la creciente frecuencia de los ataques terroristas en suelo europeo.

Aunque los políticos europeos, increíblemente, creen que sus tácticas están previniendo el terrorismo, están fortaleciéndolo todo lo posible: los terroristas no reaccionan a la simpatía sincera, los osos de peluche y las vigilias a la luz de las velas. En todo caso, se podría decir que les hace sentir aún más rechazo hacia la sociedad occidental, a la que quieren transformar en un califato regido por la ley islámica de la sharia.

Los políticos parecen perder de vista constantemente la meta islamista del califato. El terrorismo islámico no es “violencia irracional”, sino terrorismo perfectamente calculado para forzar la eventual sumisión de la sociedad que toman como objetivo. Hasta ahora, con Occidente en la inmovilidad y la negación, los terroristas parecen estar ganando.

GENTILEZA DE GATESTONE INSTITUTE