Archivos por Etiqueta: SEXO

El sexo y la guerra para confundirlo todo

La tragedia y todo lo peor está por venir…

Washington maneja como nadie el monopolio de las apariencias y Rusia no tiene más remedio que seguirle el juego” Alfonso M. Becker

Un buen lector de la historia de los humanos que pululan por estos mundos de Dios debe saber que para diferenciar y disociar el feo aspecto de una guerra de extermino de la necesidad indiscutible de matar terroristas mahometanos, hace falta un pensador especializado en geopolítica que despliegue entre las masas aturdidas un inmenso abanico de interrogaciones que haga más digestivo el terrible golpe del destino singular que aguarda a los terroristas mahometanos.

A estos desarrolladores políticos de espectáculos globales durante “una guerra que no parece guerra”, se le suelen llamar magos… A la formulación y al despliegue de medios teatrales de entretenimiento que completen la bruma necesaria para ocultar la cercanía del apocalipsis se le llama objeto sexual de mera contemplación; la especialización de imágenes inagotables que el mago tiene en su chistera…

Allá por el siglo XIX, en los albores de un imperio norteamericano que ya se rumiaba en los discursos de los Founding Fathers of the United States, los filósofos más aburridos del planeta anduvieron tambaleantes durante algún tiempo y ciertamente proclives a enfangarse en el der wille zur macht que los situaba con ímpetu arrollador al borde del terreno de lo bello, el punto que permitía alargar la mirada altiva a los guerreros de Washington…

Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, James Madison, George Washington, John Adams y Thomas Jefferson, partícipes de una revolución de leyenda en el continente americano, desplegaron altura de miras y fundaron lo que usted, amigo lector, conoce como la patria estadounidense. Curiosamente estos caballeros eran, además de buenos combatientes, gente muy culta. Debo añadir que el amor por el conocimiento no estaba reñido con el deleite poético en los prostíbulos de moda y mucho menos podía criticarse que en el terreno privado un probi homine disfrutara de una hermosa prostituta como beneficio exclusivo en su domicilio particular.

¡Faltaría más! En nombre de la grande y poderosa democracia que se avecinaba… Sin embargo, hablamos de una época en la que algunos de estos prohombres eran propietarios de esclavos y entre estos desgraciados seres humanos, condenados al trabajo forzado por un mendrugo de pan, había hermosísimas mujeres como la mulata Sally Hemings que tuvo seis hijos con Thomas Jefferson. Pero lo que trasciende no es este tipo de amor de características “imposibles” en aquella época de grandes injusticias, racismo y crímenes en todo el planeta.

Ni las guerras en Europa, ni las de América, ni siquiera la Revolución Francesa, pudieron ocultar que el sexo forma parte de la vida y su máxima expresión se despliega en los centros de poder… Los clérigos asesinos que predican el odio islámico desde sus mezquitas, también hablan de un sexo esclavo de “mujeres que valen la mitad que un hombre” y de paraísos ilusorios donde la cópula con cien vírgenes es el premio gordo

para los yihadistas que maten cristianos y judíos.

Pero el rayo de luz en la colina que adivinaban los grandes pensadores americanos era una ciudad, de sexo exquisito, “allí arriba” cuya singularísima sorpresa no fue otra que asomarse al amor propio; esa cosa tan personal que nos señala el camino, ese amor puro a la vida, esa verdadera luz que alumbra nuestro horizonte, el faro que nos guía cuando casi todos los años de tu vida te han caído encima de repente; la crueldad implacable del tiempo que pinta el paisaje de canas, la inquietante etapa de la existencia en la que la carga es demasiado pesada, ese instante en el que te miras al espejo y no te reconoces. Pero la sexualidad sigue ahí… No se vayan.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://www.diariohispaniola.com/noticia/45118/punto-de-mira/la-tragedia-y-todo-lo-peor-esta-por-venir…-.html

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

¡Por las bragas de Melania que lo mato! .- by Alfonso M. Becker

Ingeniería política para la gobernanza, espectáculo global sobre el poder imperial y el supuesto declive de Washington

¡Por las bragas de Melania que lo mato!

Nothing has changed in thousands of years and nothing will change, except the show”. Alfonso M. Becker

Decían los antiguos amantes de aquellas primeras pantallas destinadas para el entretenimiento, mucho más allá de nuestros abuelos, que antes se iba al cine con la absoluta certeza de que los grandes hombres y las mujeres hermosas y bellas, jamás utilizarían el retrete o se cambiarían la compresa menstrual, o se limpiarían el trasero con el rollo de papel higiénico, o se lavarían en el bidé sus partes íntimas… Era impensable que los grandes héroes masculinos y las estrellas femeninas del celuloide mostraran a sus fanáticos seguidores que los dioses del séptimo arte eran, en realidad, tan vulgarmente humanos como todos nosotros.

Sin embargo ahora, en plena era de las representaciones teatrales protagonizadas por los políticos de la más baja alcurnia, para consumo de los rebaños de votantes, es precisamente la raíz del espectáculo la que se hunde en la más antigua de las especializaciones del poder. La manipulación social mediante distintas ramas de especialistas fabricantes de símbolos está a la orden del día; distintos caminos para llegar al mismo punto: la representación diplomática de la férrea sociedad jerárquica. “A ver cuando te enteras de quién es el que manda, idiota”… que diría Donald Trump.

También dijo cosas semejantes el que estaba antes que el magnate neoyorquino en el

Ala Oeste de la Casa Blanca… y todos los que le precedieron. Decían algo como esto los calvinistas más laboriosos del planeta y estaban en lo cierto: “Si eres pobre muérete porque la vida es una pelea a muerte y nadie te prestará ayuda”… Curioso, desde el punto de vista filosófico, que los más cercanos a Dios discurrieran con tan extrema sutileza para ser dignos de la bendición en los negocios…

Lo que nunca dejó de advertir a gritos The Village Voice desde 1955… La Europa del Plan Marshall quería ser como América y los europeos querían vivir como los americanos.

El “negro loco” James Baldwin y su compinche el judío Norman Mailer, ambos yankees bebedores de whiskey de Bourbon hasta caer al suelo borrachos en los arrabales de París, mostraron a los filósofos franceses “adolescentes” que en Estados Unidos también estaba por venir un Mayo del 68 que examinaba la violencia del capitalismo salvaje, la histeria anticomunista forjada “a medias” con el pequeño imperio soviético, el delito a mano armada contra la propiedad privada y la confusión absoluta en la sociedad estadounidense.

Esta “confusión” americana, incluso en asuntos de racismo, era explicada en Francia, tierra del amor libre y de la frivolidad erótica, como un simple y vulgar espectáculo creado por los magos de Washington. En la posguerra europea se leía con ansiedad The Village Voice, ese periódico de papel que no tenía desperdicio y no había revolucionario en este mundo que se precie, en la década de los sesenta del siglo pasado, que no tomara la revista contracultural neoyorquina como punto de referencia para cualquier análisis europeo sobre la manipulación ejercida desde el poder y las grandes mentiras “vomitadas” por los políticos socialdemócratas…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/por-las-bragas-de-melania-que-lo-mato/

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

PAÍSES DE MIERDA Y GUERRAS SEXUALES… by Alfonso M. Becker

Países “agujeros de mierda” y otros accidentes geográficos…

Si me preguntaran qué es Hollywood o cómo debería definir ese distrito de Los Angeles, les diría que es un lugar donde todos follan con todos, sin distinción de género ni de número…” Robert Evans

Países “agujeros de mierda” y otros accidentes geográficos… “Si me preguntaran qué es Hollywood o cómo debería definir ese distrito de Los Angeles, les diría que es un lugar donde todos follan con todos, sin distinción de género ni de número...” Robert Evans Solo un pobre idiota puede creer que la geopolítica se sustente o descanse en un sistema de orden o armonía y que los servidores del Estado sean poco más o menos que sucedáneos de Dios en la tierra; o quizás el introito de una aberrante lista de santos proclives a ser elevados a los altares o -al menos- a la condición de héroes de la historia de la humanidad como líderes indiscutibles elegidos (nunca se sabe por quién y no se sabrá jamás) por muchas cajas acristaladas para depositar papeletas o urnas doradas para votar en los espectaculares festejos electorales que le ofrezcan en los medios de aturdimiento de masas… Sí señoras y señores… Para eso están los medios controlados por el establishment; para adormecer las mentes de los tarados intelectuales, para aturdir a los ansiosos electores, para volver locos a los ciudadanos, para engañarlos hasta la saciedad y por eso, ahora, es tan fácil gobernar a una sociedad de muertos en vida… ¿Lo pillan? Entiendan con sentido del humor que realidad y apariencia no son cosas tan fáciles de discernir y mucho menos explicar con alarde pedagógico la diferencia que hay entre ellas. En el mundo de “representaciones” espectaculares en el que vivimos -a estas alturas del siglo XXI- las cosas ya nunca pasarán por ser lo que son, sino por lo que parecen. No se dejen embaucar por el lenguaje sexual amenazante de los periódicos “insignia” del poder imperial pues hubo un tiempo en que no eran dañinos porque solo dictaban la moda pero ahora tienen serios y nefastos efectos secundarios ya que las cacatúas de Capitol Hill “dictan” y “controlan” la evolución del pensamiento y -así mismo- pretenden corregir los fracasos ante la gloriosa jugada electoral de auténticos genios como Steve Bannon y otros que ahora son apartados a la sombra por su historial impresentable para el maquillaje democrático necesario tras el primer año de gobernanza. Dada la bochornosa actuación periodística, desde la creación del “loco egregio” para la estrategia de guerra, el segundo capítulo de insultos y aberraciones mundanas no es otra cosa que la reconstrucción del espectáculo republicano a través de la retransmisión continua de las bacanales estadounidenses en el gran escenario de las autopistas de la información; la representación acusadora de las mujeres castradoras americanas que, Biblia en mano, señalan al macho, demonio pecador, lascivo y obsceno, al pairo de un Estado tan inteligente y “amoroso” con sus mujeres que puede dedicarse a sus actividades corruptas y robarlo todo, mientras sus enfermas e incultas féminas se pelean a navajazos diferenciales tratando de definir seducción, acoso, apareamiento y otros vocablos que conciernen al territorio de las ingles y del pubis angelical... Miles de artículos para decir “A mí también me la metieron” y otros miles más, llamando al linchamiento generalizado con aquello de “Mata a tu cerdo y amputa su pene”… La tremenda y divertida orgía de los crímenes sexuales de esta vida y la supuesta y desinteresada “defensa” de las mujeres por parte de los poderes masculinos en este mundo… Lo mismos poderes que mantuvieron a la mujer como ciudadana de segunda clase durante milenios… El mismo establishment que promociona el mariconeo, el puterío, el que te cambies el pito por una vagina y viceversa, o la grotesca perversión transgénero entre los estudiantes de secundaria de la escuela pública. Bonita forma de fabricar mano de obra barata, o enfermos para los psiquiátricos... No se deje engañar… Porque todo es una puñetera mentira. No sea ingenuo. Detrás de todo escándalo sexual globalizado siempre se oculta algo… O quieren encubrir la pederastia generalizada en la mismísima paideia, o arrinconar el genio de la seducción y el erotismo en las relaciones humanas con una nueva ola de puritanismo tan falso y asesino como la Iglesia más perversa de los tiempos más oscuros… O como el Estado teatral y manipulador más abyecto... No solo las mujeres corren enorme peligro de ser asaltadas, abusadas y asesinadas. En esto de la perversión y el crimen sexual, no se salva ninguna criatura de Dios, ni siquiera los indefensos niños. Los violadores, los pederastas y demás asesinos en serie, se encuentran arropados en las mejores familias del establishment, en las más sagradas instituciones, en las más poderosas empresas donde se puede obtener el mejor empleo del mundo y -cómo no- el mejor remunerado, y sobre todo también lo encontramos en las “oficinas” del poder político donde los grupos dominantes ejercen con más oportunidades su omnipotencia como instrumento de dominio sexual. Como decía la sabiduría popular, allá por el reinado de Bill Clinton, el pene del emperador disfruta erecto en boca de becaria mientras ordena el bombardeo del Belgrado… ¿A qué viene todo esto, pues? ¿A qué mente calenturienta y onanista se le ocurren estas cosas? Debería ser tremendamente sospechoso para los lectores inteligentes la conformación espectacular de una santurrona preocupación del establishment por una filosofía moral que ni siquiera sabe manejar con cierta lógica y es normal que el descrédito los desautorice sin remedio como jueces patéticos que no saben mirar por dentro como los grandes pensadores; como también es normal que aparezcan en el triste espectáculo de su “cruzada sexual” como vulgares verdugos que tienen el poder mediático de eliminar socialmente a los contrarios atacando y acabando con la reputación que es el usufructo de la fama. Ya puede usted imaginarse, estimado lector, que usted no vale una mierda, en este agujero global de mierda, ante los propietarios de mierda de los grandes grupos mediáticos… Solo le queda confesar públicamente ante las cámaras, que se masturba como un mono enjaulado desde que estaba en el parvulario y que es un asqueroso pecador todo el santo día haciéndose pajas… Hágalo porque será la única forma de salvarse. Solo un pobre idiota puede creer que la geopolítica se sustente o descanse en un sistema de orden o armonía y que los servidores del Estado sean poco más o menos que sucedáneos de Dios en la tierra; o quizás el introito de una aberrante lista de santos proclives a ser elevados a los altares o -al menos- a la condición de héroes de la historia de la humanidad como líderes indiscutibles elegidos (nunca se sabe por quién y no se sabrá jamás) por muchas cajas acristaladas para depositar papeletas o urnas doradas para votar en los espectaculares festejos electorales que le ofrezcan en los medios de aturdimiento de masas…

Sí señoras y señores… Para eso están los medios controlados por el establishment; para adormecer las mentes de los tarados intelectuales, para aturdir a los ansiosos electores, para volver locos a los ciudadanos, para engañarlos hasta la saciedad y por eso, ahora, es tan fácil gobernar a una sociedad de muertos en vida… ¿Lo pillan? Entiendan con sentido del humor que realidad y apariencia no son cosas tan fáciles de discernir y mucho menos explicar con alarde pedagógico la diferencia que hay entre ellas. En el mundo de “representaciones” espectaculares en el que vivimos -a estas alturas del siglo XXI- las cosas ya nunca pasarán por ser lo que son, sino por lo que parecen.

No se dejen embaucar por el lenguaje sexual amenazante de los periódicos “insignia” del poder imperial pues hubo un tiempo en que no eran dañinos porque solo dictaban la moda pero ahora tienen serios y nefastos efectos secundarios ya que las cacatúas de Capitol Hill “dictan” y “controlan” la evolución del pensamiento y -así mismo- pretenden corregir los fracasos ante la gloriosa jugada electoral de auténticos genios como Steve Bannon y otros que ahora son apartados a la sombra por su historial impresentable para el maquillaje democrático necesario tras el primer año de gobernanza.

Dada la bochornosa actuación periodística, desde la creación del “loco egregio” para la estrategia de guerra, el segundo capítulo de insultos y aberraciones mundanas no es otra cosa que la reconstrucción del espectáculo republicano a través de la retransmisión continua de las bacanales estadounidenses en el gran escenario de las autopistas de la información; la representación acusadora de las mujeres castradoras americanas que, Biblia en mano, señalan al macho, demonio pecador, lascivo y obsceno, al pairo de un Estado tan inteligente y “amoroso” con sus mujeres que puede dedicarse a sus actividades corruptas y robarlo todo, mientras sus enfermas e incultas féminas se pelean a navajazos diferenciales tratando de definir seducción, acoso, apareamiento y otros vocablos que conciernen al territorio de las ingles y del pubis angelical…

Miles de artículos para decir “A mí también me la metieron” y otros miles más, llamando al linchamiento generalizado con aquello de “Mata a tu cerdo y amputa su pene”… La tremenda y divertida orgía de los crímenes sexuales de esta vida y la supuesta y desinteresada “defensa” de las mujeres por parte de los poderes masculinos en este mundo… Lo mismos poderes que mantuvieron a la mujer como ciudadana de segunda clase durante milenios… El mismo establishment que promociona el mariconeo, el puterío, el que te cambies el pito por una vagina y viceversa, o la grotesca perversión transgénero entre los estudiantes de secundaria de la escuela pública. Bonita forma de fabricar mano de obra barata, o enfermos para los psiquiátricos…

No se deje engañar… Porque todo es una puñetera mentira. No sea ingenuo. Detrás de todo escándalo sexual globalizado siempre se oculta algo… O quieren encubrir la pederastia generalizada en la mismísima paideia, o arrinconar el genio de la seducción y el erotismo en las relaciones humanas con una nueva ola de puritanismo tan falso y asesino como la Iglesia más perversa de los tiempos más oscuros… O como el Estado teatral y manipulador más abyecto…

No solo las mujeres corren enorme peligro de ser asaltadas, abusadas y asesinadas. En esto de la perversión y el crimen sexual, no se salva ninguna criatura de Dios, ni siquiera los indefensos niños. Los violadores, los pederastas y demás asesinos en serie, se encuentran arropados en las mejores familias del establishment, en las más sagradas instituciones, en las más poderosas empresas donde se puede obtener el mejor empleo del mundo y -cómo no- el mejor remunerado, y sobre todo también lo encontramos en las “oficinas” del poder político donde los grupos dominantes ejercen con más oportunidades su omnipotencia como instrumento de dominio sexual. Como decía la sabiduría popular, allá por el reinado de Bill Clinton, el pene del emperador disfruta erecto en boca de becaria mientras ordena el bombardeo del Belgrado…

¿A qué viene todo esto, pues? ¿A qué mente calenturienta y onanista se le ocurren estas cosas? Debería ser tremendamente sospechoso para los lectores inteligentes la conformación espectacular de una santurrona preocupación del establishment por una filosofía moral que ni siquiera sabe manejar con cierta lógica y es normal que el descrédito los desautorice sin remedio como jueces patéticos que no saben mirar por dentro como los grandes pensadores; como también es normal que aparezcan en el triste espectáculo de su “cruzada sexual” como vulgares verdugos que tienen el poder mediático de eliminar socialmente a los contrarios atacando y acabando con la reputación que es el usufructo de la fama.

Ya puede usted imaginarse, estimado lector, que usted no vale una mierda, en este agujero global de mierda, ante los propietarios de mierda de los grandes grupos mediáticos… Solo le queda confesar públicamente ante las cámaras, que se masturba como un mono enjaulado desde que estaba en el parvulario y que es un asqueroso pecador todo el santo día haciéndose pajas… Hágalo porque será la única forma de salvarse.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.diariohispaniola.com/noticia/36578/punto-de-mira/paises-agujeros-de-mierda-y-otros-accidentes-geograficos.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

SEXUALIDAD Y GEOPOLÍTICA

PUTERIO IMPERIAL -writeintheglobaljungle.com

Puterío, desmadre y desenfreno en Capitol Hill

En la Roma imperial lo tenían muy claro: En los asuntos de gobernanza, que la mujer del César fuera una desvergonzada puta no tenía interés alguno, además, los asuntos de la entrepierna ni siquiera eran relevantes… Lo que sí era, realmente, importante es que no lo pareciera; es decir, que la esposa del emperador de Roma no pareciera una zorra del tres al cuarto… El legendario emperador Claudio lo tuvo en cuenta y le quedó muy claro hasta el año 54 d.C. dejando por escrito que los mejores modales se empañan casi siempre cuando van acompañados de orgullo y de cierto furor uterino.

Quizás el pobre Claudio se refería a su sobrina y esposa que ya era famosa no solo por los rumores en la corte sino porque estaba en boca de toda la ciudadanía romana… “Eres más puta que Agripina” -se decía…

Lo cierto es que los signos de moderación eran muy apreciados en política imperial -según deja constancia, Claudio- y seguramente debería ser cierto porque el desenfreno sexual en la élite romana, ejercitado sin sentido del decoro alguno, lo convertía todo en una orgía vaginal propia de animales salvajes recalentados por los calores de agosto sin un gazpacho refrescante que llevarte a la boca… Los datos históricos sobre Agripina, magia del tiempo, nos traen al siglo XXI a una joven hermosa y bella mujer que manejaba a la perfección todo su poder erótico para culminar en la cama, con sus capacidades amatorias, el cumplimiento de sus deseos; habilidades del himeneo jamás superadas por ninguna otra hembra en la historia política del ser humano sobre la tierra…

Ni siquiera la escandalosa Mesalina pudo ganarle. A parte de que a los soldados más guapos de la guardia pretoriana se los pasó por el papo, la señora Agripina puso a disposición de casi todos los senadores del imperio sus partes íntimas y todos los poderosos del establishment romano disfrutaron de su monte de Venus a cambio de favores políticos. Quedó muy bien documentada para la posteridad la incontable cantidad de primos, hermanos, tíos, cuñados y amigos con los que mantenía relaciones sexuales, dejándolos a todos con una sonrisa de oreja a oreja y con molestias en la ingle por su incomparable ímpetu en su gimnasia sexual…

Agripina era una fiera en la cama y el Kamasutra era un vulgar catecismo doctrinal para aburridas beatas católicas comparado con las cosas que sabía hacer esta mujer encima de un hombre, e incluso debajo… Todos los rumores en las calles y en los arrabales del imperio romano apuntaban a Agripina como una gata en celo, más caliente que una sartén al fuego con huevos fritos, que prefería sentarse en la masculina y erecta antorcha del amor antes que hacerlo en una silla, como cualquier mujer de su casa, humilde en sus cotilleos políticos, recatada y de intachable conducta…

Estos párrafos iniciales sobre Agripina, creo que servirán al lector para que nos aproximemos a una suerte de examen de los parámetros educativos y demográficos, en el mundo conocido por entonces, esa forma de entender la política con la que la historia comparada nos obsequia a la hora de comprender el momento actual de los Estados Unidos de América… Agripina no solo sedujo a su tío Claudio y lo volvió loco de placer haciendo barbaridades sexuales sino que en el mismo lecho amatorio le dijo a Claudio que su mujer (su tía) era una guarra que se acostaba con cientos de hombres y que lo engañaba como a un tonto del Senado… por lo que merecía el pasillo de la muerte, que en Roma era una cena y el vino emponzoñados…

Con cerca de 60 años, Claudio, le dio gracias a los dioses varios por haberle traído a esa jovenzuela tan hermosa que follaba como el demonio y ordenó matar a su esposa para casarse con Agripina. ¿Acaso no era para matarla? Bien pensado era más fea que un coco… ¡Digo yo! El caso es que el emperador Claudio ya pensaba de antes que su infiel esposa era mucho más guarra que Mesalina, mujer mundialmente famosa por haberse acostado con más de 80 hombres en una sola noche. Todos en fila… Uno detrás de otro metiendo el pito en sus entrañas, con testigos presenciales como si se tratase de registrar en The Guinness World Récords las hazañas de su precioso papo…

Mesalina tenía que ganar una apuesta de la que hablaba toda Roma… Con un poco de imaginación se pueden hacer una idea de lo que era Roma y lo que es Washington… El primer presidente negro bailando el tango todo el santo día mientras los enemigos de Estados Unidos se confabulan para destruir América… de los turbios rumores de que se ha follado a Beyonce, no quiero hablar porque un escándalo mucho mayor ensombreció, para siempre, la república norteamericana: una orgía sexual estaba destruyendo a Capitol Hill… No había que buscar un enemigo entre los rusos. El verdadero enemigo de Washington está dentro. La propaganda del Islam funciona a la perfección incluso en el sistema educativo.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/33824/punto-de-mira/puterio-desmadre-y-desenfreno-en-capitol-hill-.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

ORGÍA Y DECADENCIA IMPERIALSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.comSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.com0SEXO Y PODER EN EL IMPERIO AMERICANOSEXUALIDAD Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.comSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.com1PUNTO DE MIRA: Puterío, desmadre y desenfreno en Capitol Hill