Archivos por Etiqueta: literatura

BAJO UN CIELO REPLETO DE AVIONES .- by Alfonso M. Becker

BAJO UN CIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.com

Bajo un cielo lleno de aviones…Lienzo de :Alfonso M. Becker

La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad; es creación y osadía para describir este verdadero mundo” Eugen Ionescu

Aparece por todos los rincones digitales de los mass media. Ni siquiera se libra el papel impreso, ese enfermo terminal que solo sobrevive a fuerza de cotilleo en los panfletos de farándula con foto exclusiva de nudismo erótico coleccionable. Maldita sea, es el fantasma de Eugenio… el divino cabronazo se aparece por todos sitios mofándose de los idiotas, con peluca a lo Adam Smith, que creen saber de economía por haber hecho una maestría de seis meses en la que también entran la política mundial, la ecología para aficionados en babuchas de andar por casa y la depilación láser. Todo por el mismo precio. Una ganga para agrandar el ego de los gilipollas que luego no saben expresar nada porque nunca han sabido de nada, ni aún pasando por la universidad.

.

¡Oiga que mi hijo no es moco de pavo!, que me han costado un dineral la carrera y los tres máster para que usted le diga que es un maldito fisiócrata del prostíbulo de Quesnay… Di que sí, mamá, ponlo de vuelta y media, que estoy muy contento porque ya tengo media docena de títulos y ahora puedo opinar de todo lo que me dé la gana… Bien, veamos señora, su hijo es un perfecto idiota y padece una puñetera enfermedad terminal que le impide ver o al menos notar que las palabras están ahí, precisas y claras, para decir lo que haya que decir y no andarse con absurdas gilipolleces de lo guapo que es Barack Obama… Por otra parte. Yo no he dicho que su hijo haya nacido en un prostíbulo parisino ni que es retoño de ramera porque cualquier mente pensante sabría que me refiero a François Quesnay que tenía en su escudo de armas las tres flores de pensamiento…

.

Pensar… No es mucho pedir antes de dejar por escrito que es una liendre con delirios de periodista. No sé si lo pilla, señora, pero el cirujano de Versalles era economista y la metáfora de las tres flores del “pensamiento”, otorgada adrede por el rey de Francia, revelaba que los títulos y las capacidades viajan por caminos distintos pues el sabio, el genio, solo necesita mostrarse en su arte para hacerse comprender incluso cuando hace un notable esfuerzo pedagógico para rentabilizar el lenguaje a fuerza de ahorro de energía y tiempo… Todo sea para que el lector no sufra. Se equivoca, no era un chulo de putas, aunque su hijo sí lo parece por su look, pues lo de fermiers y lo de grains no se refiere a que parece un marica puertorriqueño con granos en el culo… sino a un estudio del fisiócrata francés sobre granjeros, trigo y maíz que eran de su especial interés por la economía, y formaban parte de su sistema económico para un reino agrícola…

.

Su hijo puede ser campesino pero no escritor… Menos mal porque eso significa que algo verdadero hay en esta vida ¿no? Agricultor con un máster en fumigación biológica. ¿Y me puede decir de qué se trata? Efectivamente. Mire usted, en este mundo se reparten títulos y acreditaciones por doquier. Se compran por kilos… La gente quiere ponerlo en sus tarjetas de visita. Puede opinar sobre todo lo que él quiera, pero debe saber que si lo hace por escrito y lo saca a la palestra mediática, corre el riesgo de que se rían del hijo de su madre e incluso de la madre que lo parió. En el imperio de las letras, la comunicación existe. Basta con ser un artista para escribir artículos y componer toda una obra de estilo, atrevimiento, renovación, revelación y revolución. Basta con ser escritor para que los listos de espíritu te llamen y te ofrezcan su espacio aunque entren en pánico por miedo a que digas demasiado… Solo los mediocres te rechazan, los que no valen para medir sus armas porque en su cobarde naturaleza se sienten amenazados por el ingenio ajeno.

.

La suspicacia del literato asusta a los hombres y atrae a las mujeres. Siempre ha sido así. Los ignorantes no saben de lo que escribes, cuando intentan leerlo no lo entienden, y hombres de mala fe te ven como arrogante competidor… Las mujeres, en cambio, se sienten atraídas por los individuos que se manejan bien con el lenguaje. Son muy finas y muy listas para detectar a un pobre desgraciado que escribe. El cerebro femenino detecta a los hombres interesantes por lo que escriben, pero parece que es luego el oído de las féminas el que disfruta con la oratoria y recoge las señales de la evolución sexual. La oreja de las mujeres es, por lo visto, un auténtico radar… Pero salvo este discreto y frívolo detalle, escribir es un acto propio de gente solitaria que no quiere estar sola… Hay mucho que escribir sobre eso. Todavía queda mucho por escribir.

Quizás algo digno a tener en cuenta sobre esto de escribir artículos para los periódicos es que para que un artículo sea bueno no debe parecerse nunca a un artículo periodístico… En eso admiro a los propagandistas de las iglesias y las sinagogas pues abandonan, sin miramiento alguno, el camino de la realidad viajando sin rubor por los atajos de la metafísica y ya no sabes qué significa realmente el texto, nada hay de claro en lo que estás leyendo, hasta el punto de que ayer leí mandamientos que me parecieron escritos directamente por Dios al periódico y que se referían a mí en una comunicación personal, intransferible y secreta. Estaba claro el mensaje: la novela nunca debe ser literaria y la poesía jamás debe ser poética… Era el fantasma de Eugenio que se mete en la cabeza cuando menos te lo esperas. Los escritores sabemos que una obra de teatro deja de serlo precisamente cuando es teatral…

.

Confieso que yo no podría vivir entre gente que no amara la literatura ni disfrutase de ella. Me enseñaron en la escuela que no hay que dejarse paralizar por la duda. La vida es literatura y la llegada de la muerte también es literatura. Todas las angustias personales y las pesadillas más íntimas, son literatura. El amor y todo su significado, es literatura… Por eso tenemos nuestros propios fantasmas y si no bordeamos los desfiladeros de la esquizofrenia con riesgo de precipitarnos al vacío es, precisamente, porque en las más antiguas mitologías hemos sido Aquiles, Ulises o Héctor… Parece que todos estuvimos en Troya. Al fin y al cabo, todo en la vida comienza con un poema que recoge toda nuestra cólera, nuestra ira y nuestra furia contra el que mancilla este buen oficio. Nuestra vida entera es literatura.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/politica/bajo-un-cielo-lleno-de-aviones/356948

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

ALFONSO M. BECKER EN LITERATURA-OPINION

ARTE Y NARRATIVA-ALFONSO M. BECKERBAJO UN CIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.com00BAJO UN CIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.com2BAJO UN CIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.com11CIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.comCIELO LLENO DE AVIONES DE GUERRA- writeintheglobaljungle.com2EL ARTE LITERARIO-ALFONSO M. BECKER

LA SHERIFF DEL CONDADO… .- by Alfonso M. Becker

COMMUNITY SERVICE

Lo que faltaba… una mujer…”

Ese era, exactamente, el titular en primera página del Sex Morning Journal de Fort Lauderdale. Estaba redactado el artículo, además, en español… para que le doliera más a la recién elegida sheriff del Condado de Broward: Dulcinea Huge Tits, soltera y sin compromiso, de origen español y la más guapa de entre todas las mujeres que se habían visto nunca en la península de Florida. Quizás el hecho de que año anterior había sido elegida Miss “Pompi” de Pompano Beach y Glándulas Mamarias del Año por la Asociación de Pediatras de Coconut Grove, había propagado la malévola envidia entre las demás concursantes del evento de belleza cuyo principal patrocinador era un hombre de paja que trabajaba en secreto para Donald Trump, promocionando y reivindicando la belleza anglosajona y Adventista del Séptimo Día… “Lo que faltaba… una mujer...”1

.

Estaba clarísimo que la nueva sheriff lo tenía todo en su contra por ser hispana, y todas las apuestas indicaban que no duraría cinco minutos en su cargo; porque a nivel popular todas las sospechas y comentarios giraban en torno a lo mismo: “algún pez gordo se la está tirando porque ese prodigio sexual de mujer no sabe hacer la O ni con un canuto”… “Claro, así quién no, con esas tetas consigo yo la presidencia de los Estados Unidos”… “Solo una pendona española puede hacer una carrera tan meteórica”… “Pueden más dos tetas españolas que dos carretas del Far West”… Los titulares de los periódicos eran aún más hirientes: “Lo que faltaba… una voluptuosa mujer es elegida para acabar con la delincuencia sexual”, “Policía sexi pretende imponer el orden en la machista Little Havana ”, “Dos tetas y un destino”, “Erotismo policial en Broward”, “La nueva sheriff apunta con sus dos tetas al crimen organizado”… Y así tuvo que enfrentar su primera semana de trabajo. “Lo que faltaba… una mujer...”

.

Dulcinea Huge Tits estaba tan tranquila en su oficina leyendo un pasaje del Quijote cuando recibió la llamada de su ayudante:

-Jefa, tengo a un encapuchado del Ku Klux Klan, subido en el techo de un coche, gritando a través de un megáfono que hay que matar a todos los negros del planeta Tierra y a los del planeta Marte si los hubiere… Está armado con un fusil de asalto…

.

-¿Estás seguro de que no es un molino de viento? -preguntó, riendo, la sheriff.

-¿Molino de viento? No entiendo jefa -contestó el ayudante afroamericano de la sheriff Huge Tits .

-Tienes que leer más el Quijote -sugirió la jefa- Voy para allá, mantente a una distancia segura.“Lo que faltaba… una mujer...”2

Cuando la flamante sheriff Huge Tits llegó a la escena de alteración de orden público, ya estaban allí la Coconut TV y otras cadenas de televisión de Miami preparando titulares hirientes para socavar el prestigio profesional de Dulcinea mientras los presentadores de la prensa aseguraban que ante un caso como este, la servidora del orden no sobreviviría… Dulcinea cambió impresiones durante unos minutos con su ayudante:

.

-Es un molino de viento… -dijo pensativa la sheriff- no hace falta que pidas refuerzos, no es lo que parece a simple vista…

.

La sheriff caminó con decisión hacia el encapuchado armado y le dijo:

-Oye, guapa, baja del coche si no quieres que te baje a hostias… Ese coche es una propiedad privada y estás abollando el techo. Pero lo que más me cabrea es que ese es mi coche, lo aparco aquí porque me gusta tomarme un café en ese bar de enfrente… ¿Lo pillas, loca del demonio?

.

-¿Me llamas guapa a mí, tetona de la bazofia policial -dijo el encapuchado en tono amenazante- racista, capitalista e imperialista? ¿Llamas guapa a un tío peligroso que es capaz de matar a 300 negros, gallinas de mierda, que están mirando este espectáculo de terror, cagados de miedo?, ¡ Acaso no ves que soy del Ku Klux Klan, idiota sex symbol !“Lo que faltaba… una mujer...”4

.

Dulcinea Huge Tits se subió al techo del coche, se colocó frente al encapuchado y le pegó tal tortazo que no solo le quitó la capucha al delincuente sino que lo lanzó al suelo de cabeza dejándolo traspuesto… Después saltó sobre él y lo esposó con las manos a la espalda. En esto llegó el ayudante y exclamó:

-¡Este hijoputa es un negro!

.

-Efectivamente -dijo la jefa- pero trátalo con cariño que es un negro mariquita que buscaba el suicidio… El fusil M-16 es de juguete. Ya te dije que me parecía un molino de viento.

.

La prensa no trató a la nueva sheriff como realmente merecía. Los titulares no pasaron de un “Así cualquiera, era mariquita”, o bien “Un afeminado se burla de la sheriff del Condado”, “Sheriff femenino le pega un tortazo a un negro y casi lo mata”, “La nueva sheriff podría ser la causante racista de una insurrección afroamericana en los Estados Unidos”…

.

sheriff sexiLa hispanofobia era evidente y ninguna autoridad federal salió en su defensa porque todos los políticos estadounidenses iban a lo suyo, con sus aberrantes discursos, en busca de votos. Pero Dulcinea siguió con su trabajo porque, como dijo don Quijote, hay que confiar siempre que con el tiempo se conseguirían dulces salidas a todas las amarguras y dificultades. Así tuvo que afrontar una semana y luego un mes… Su mala prensa le precedía por donde iba… No pensaba rendirse como tampoco pensaba vestirse como quisieran los mass media. Lo único reglamentario en su uniforme era llevar su insignia y su arma como lo hacía cualquier sheriff masculino vistiendo como le daba la gana porque era hombre… Le gustaba ponerse guapa como a cualquier mujer y mucho más siendo soltera y con ganas de conocer al hombre de su vida, casarse y tener una familia.

.

Dulcinea Huge Tits medía casi dos metros de altura, era rubia, de ojos azules y si bien sus medidas no eran la de una top model de esta época, si era una bendición del cielo para que los ojos de los hombres quedaran deslumbrados para siempre ante semejante belleza y divina proporción de su esplendorosa anatomía. Todo en su bendito cuerpo era tan grande, tan bello y tan hermoso como sus ojos celestiales de felina mirada femenina, y su boca sensual que pedía a gritos ser besada por multimillonarios del petroleo, directores de cine, príncipes e incluso reyes y ¡por qué no! por un hombre normal y corriente, medianamente guapo y con un sueldo fijo porque no estaban los tiempos para casarse con cualquier mendigo. Y menos con ese cuerpo tan exuberante y tan lindo…“Lo que faltaba… una mujer...”

.

Un día se puso guapa para ir a tomarse su cafelito en el bar de Liberty City, barrio negro de Miami donde aparcaba su coche. El camarero la saludó y atendió, como siempre, en la barra y le puso su café con leche y un pastelillo de coco, solo que aquella vez el camarero tenía la cara blanca como un muerto… Un muerto de miedo… Dulcinea llevaba puesto un precioso vestido de seda negro con encajes de bolillo, tan cortito, que dejaba a los ojos de toda la humanidad masculina sus dos hermosos muslos blancos cubiertos por unas sugerentes medias negras de redecilla…

.

Llevaba la cabeza tocada con una boina negra donde estaba puesta la estrella de sheriff. También llevaba la pistola reglamentaria y otra placa en el cinturón. Estaba tan guapa y tan relajada que se echó sobre el mostrador para ponerle azúcar al café y moverlo con la cucharilla. En esa posición de descanso, el culo lo tenía en pompa y se le veían claramente las bragas negras transparentes de lencería Christian Dior women’s underwear, la exclusiva boutique de las mujeres más guapas y hermosas de Miami…

.

Notaba un ligero frescor en la entrepierna, como si le entrara una corriente de aire por sus partes clandestinas que elevaba su vestido como al de Marilyn Monroe… El camarero estaba a punto de desmayarse. Pero Dulcinea pensaba en el fresquito que le estaba entrando por su parte más íntima… y no era una corriente de aire sino el bastón de oro de Malcolm Bad Milk, jefe de la mafia afroamericana conocida por los Killer Panthers de Liberty City que le levantó el vestido para a continuación, el sinvergüenza, abarcarle todo su pubis con la otra mano. A la sheriff Dulcinea Huge Tits le dio un sobresalto y solo le dio tiempo a desenfundar su pistola pero no pudo volverse para ver al atacante porque cinco miembros de la banda la agarraron y la desarmaron, le rociaron la cara al camarero con un spray que le provocó un soponcio, y mientras, el peligroso delincuente le seguía sobando el monte de Venus…"LO QUE FALTABA... UNA MUJER..."

.

¿Que podía hacer la indefensa sheriff del Condado de Broward cuando el más peligroso asesino, traficante de mujeres de drogas, de armas y de películas porno, le estaba toqueteando el botón de la felicidad? ¿Qué había hecho ella en esta vida para merecer aquello? ¿Cómo se atreve un delincuente a cometer ese acto de barbarie a una agente de la ley?, ¿Si Dios existía por qué no impedía aquella masacre contra su cuerpo?…

.

Esas eran las grandes preguntas filosóficas que se estaba haciendo cuando los ojos se le cerraban con un calambre muy extraño y el jefe de la mafia le besaba el cuello y le lamía la oreja… Entonces se le abrió la puerta de la sexualidad que todas las mujeres tienen en el oído externo y las palabras más eróticas que había escuchado nunca, rebotaron en su tímpano: “Quiero que seas mi mujer”, “Vas a ser la reina de Miami”, “La mujer más feliz del mundo”, “La más guapa y mejor vestida del planeta”, “Serás Miss Universo o mataré a Donald Trump”, “Serás mía y de nadie más, te lo juro por mi madre”

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/miami/historia/alfonso-m-becker/don-quijote/350622

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

"LO QUE FALTABA... UNA MUJER..."PANORAMA de la sheriff del condadoSHERIFF-COUNTY-PANORAMA