Archivos por Etiqueta: ESPECTÁCULO

MEGAMENTIRAS GEOPOLÍTICAS : EL “BREXIT”

 

El “Brexit”, toda una obra de teatro para dominar al rebaño

Decía William Shakespeare que el destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos… Es cierto señor Shakespeare, pero en la Unión Europea que usted nunca llegó a conocer, siempre gana la banca” …

De entre el catálogo de falsedades y burlas manipuladoras que permiten sugerencias o ideas apoteósicas para inventar mentiras políticas, la cultura británica dispone de dos relaciones perfectamente ordenadas:

La primera y la más importante -quizás- es la de Robert Harley, Primer Conde de Oxford y gran amigo de auténticos genios de la literatura y del periodismo como fueron Daniel Defoe, Jonathan Swift y una genial mujer como Delarivier Manley; todos buenos novelistas y oradores, pero Robert Harley los utilizó especialmente como panfletistas políticos contra sus opositores en el Parlamento.

Ese arte creativo en el siglo XVIII era como disponer ahora, a tu gusto, de todos los medios de difusión de masas, todos a tu favor y defendiéndote, para gobernar a “esa turba embrutecida que se ha empeñado en llamarse pueblo”…

Pueden imaginarse los lectores a un Primer Conde de Oxford, speaker en la Cámara de los Comunes, fulminando con sus discursos a todo el que se creyera muy listo y le vacilara en la House of Commons… Esta primera relación de artimañas, artilugios y herramientas políticas para utilizar hábilmente un ardid manipulador tiene un extraordinario parecido sociológico con las tesis de Hannah Arendt…

Si yo tuviera que “entretener” y atormentar durante dos años a los británicos y a todos los ciudadanos de la Unión Europea con un futuro amenazante, sin lugar a dudas, amenazaría con un “Brexit” utilizando todo el arsenal mediático y representando una tragedia al estilo del Bardo de Avon…

Una obra de teatro agotadora y de apariencia interminable como las de William Shakespeare… Algo de lo que todo el mundo hablara y se difundiera hasta en el último rincón del planeta; sin descanso ni para coger aire, durante años, a la espera de un desencadenante dramático que conduzca al epílogo y al apoteósico acto final…

La segunda relación no es menos ingeniosa pero el despliegue de mentiras no debe hacerse con tanto derroche de medios como este “Brexit” ; nada de negociaciones interminables ni advertencias amenazantes, nada de titulares cada semana con fuegos de artificio y nada de guerra dialéctica con los corruptos de Bruselas…

Mientras que con la primera relación estratégica, Robert Harley, asombra y estremece con fuegos artificiales de todos los colores y morfologías, la segunda sugiere la suelta indiscriminada e imprevisible de rumores, a modo de entrañables palomas, que deben extenderse entre los periodistas como si de exclusivas periodísticas se tratase.

FULL TEXT NEXT LINK:

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

https://www.diariohispaniola.com/noticia/49633/punto-de-mira/el-brexit-toda-una-obra-de-teatro-para-dominar-al-rebano.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Loros, burros y fieras asesinas se sirven de la prensa

Loros, burros y fieras asesinas…

La avispa, después de haberme mirado fijamente, con la finalidad de dar muestras de su irónica y agresiva sorpresa, se me acercó y me dijo al oído: <<Volveré>>”. André Breton

 

Comienza el cerco para el asesino mahometano. Los jefazos del Pentágono están asqueados profundamente de tantos manipuladores musulmanes que, Corán en mano, llaman al odio a muerte contra Israel, pero en el caso del despreciable asesino, Recep Tayyip Erdogan, la náusea se apodera de los comentarios de pasillo cuando un socio turco de la OTAN arenga públicamente a su muchedumbre fanática para que griten enfervorizados “muerte a los Estados Unidos, muerte a Israel, malditos sean los judíos, muerte a la Unión Europea” y “Victoria del Islam”…

La Casa Blanca ya está hasta las narices de sus amenazantes declaraciones y deben saber ustedes que Washington solo espera el mejor momento para que sus propios militares turcos lo cuelguen de una farola en Ankara y que un tanque arrastre su cadáver ante todo el pueblo turco. Este criminal islamista movió todo los hilos para asesinar a miles de opositores, apuntalarse en el poder y hacer desaparecer a más de un centenar de periodistas; la mitad están en la cárcel y de la otra mitad nadie sabe nada de nada…

No se equivoca el enviado de Donald Trump a la gira por el Middle East, Mike Pompeo, cuando explica correctamente a los aliados que el odio mahometano hacia los cristianos y hacia los judíos es una perversión religiosa que ciega la mente de los criminales.

El moro, mejor que nadie, sabe que el amor es tuerto y que el odio es ciego, pero eso no lo aprendieron por el Coran, pues su maldad innata -según los cristianos evangelistas de hoy- es, más bien, un subproducto cultural de sucios esclavos de Middle East fanatizados por sus viejos manipuladores gobernantes mediante el complot y la conjura de los necios ulemas y de toda la clerigalla asesina de parásitos islamistas.

Curiosamente, la oración gramatical sobre los “amores al prójimo” y el supuesto “pacifismo” es alemana; la advertencia y el grito de Friedrich Nietzsche cuando se refiere al perro de fuego, y también es la sentencia que bebió la turba mora del otomano pensamiento tardío; el remanente geopolítico que nubla y ofusca desde los tiempos del Tercer Reich a los asesinos islamistas.

Lo saben en Rabat, en El Cairo y en Riyadh… y aunque los políticos alemanes de hoy tengan el corazón podrido y la mente obnubilada, son los mismos aliados árabes de Estados Unidos los que se sorprenden de que el establishment germano amenace a sus ciudadanos con la cárcel mientras esconde y oculta las violaciones de mujeres y niñas por asesinos musulmanes; maquilla y corre un tupido velo periodístico ante el odio y el crimen mahometano en el interior de las fronteras europeas y lo hace señalando como islamófobos a cualquier crítica a su labor.

Como si de la Gestapo se tratara, esta es la Unión Europea de la que el Reino Unido quería escapar pero los servicios de inteligencia europeos “advertidos” por Vauxhall Cross sobre la tremenda estupidez de creer que el Islam es una religión de paz, advirtieron a su vez a Berlín de que si se iban los ingleses, no tardarían mucho en largarse los demás…

Así que ya pueden ustedes imaginarse la de turbios negocios que se están haciendo con la “supuesta amenaza del Brexit” y la mejor forma de tratar de normalizar la vieja Europa que nunca dejó atrás su antisemitismo…. Es el epílogo poético tardío de una “raza aria” inventada por la pervertida Alemania del siglo pasado.

Así es todavía el discurso de la élite germana de cara a la galería; y es absoluta y perfectamente normal que los británicos intentaran abandonar un barco que olía a mentira podrida bajo el patológico sentimiento de culpa germano, ahora maquillado con la supuesta e intachable conducta de la nueva aristocracia alemana. El antiamericanismo, según Washington, se sigue promoviendo desde Berlin y ha hecho mella en una Francia que históricamente siempre estuvo del lado americano con el llamado “síndrome de La Fayette”.

El ridículo presidente francés, Emmanuel Macron, es solo un pequeño síntoma de la enfermedad que destruye Europa, de nuevo. Pero el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha dejado a los alemanes a los franceses y a Bruselas a la altura de la mierda de camello, que dicen en Saudi Arabía…

Porque el Islam destructivo está infiltrado en los Estados Unidos; en sus escuelas públicas, en sus instituciones y en la prensa en la que alegremente la “Khashoggi’s Muslim Brotherhood connections” actúan por la destrucción de los infieles americanos y de los judíos como grita abiertamente en todos sitios…

FULL TEXT NEXT LINK:

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

https://www.diariohispaniola.com/noticia/49529/punto-de-mira/loros-burros-y-fieras-asesinas&#8230;.html

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

El sexo y la guerra para confundirlo todo

La tragedia y todo lo peor está por venir…

Washington maneja como nadie el monopolio de las apariencias y Rusia no tiene más remedio que seguirle el juego” Alfonso M. Becker

Un buen lector de la historia de los humanos que pululan por estos mundos de Dios debe saber que para diferenciar y disociar el feo aspecto de una guerra de extermino de la necesidad indiscutible de matar terroristas mahometanos, hace falta un pensador especializado en geopolítica que despliegue entre las masas aturdidas un inmenso abanico de interrogaciones que haga más digestivo el terrible golpe del destino singular que aguarda a los terroristas mahometanos.

A estos desarrolladores políticos de espectáculos globales durante “una guerra que no parece guerra”, se le suelen llamar magos… A la formulación y al despliegue de medios teatrales de entretenimiento que completen la bruma necesaria para ocultar la cercanía del apocalipsis se le llama objeto sexual de mera contemplación; la especialización de imágenes inagotables que el mago tiene en su chistera…

Allá por el siglo XIX, en los albores de un imperio norteamericano que ya se rumiaba en los discursos de los Founding Fathers of the United States, los filósofos más aburridos del planeta anduvieron tambaleantes durante algún tiempo y ciertamente proclives a enfangarse en el der wille zur macht que los situaba con ímpetu arrollador al borde del terreno de lo bello, el punto que permitía alargar la mirada altiva a los guerreros de Washington…

Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, James Madison, George Washington, John Adams y Thomas Jefferson, partícipes de una revolución de leyenda en el continente americano, desplegaron altura de miras y fundaron lo que usted, amigo lector, conoce como la patria estadounidense. Curiosamente estos caballeros eran, además de buenos combatientes, gente muy culta. Debo añadir que el amor por el conocimiento no estaba reñido con el deleite poético en los prostíbulos de moda y mucho menos podía criticarse que en el terreno privado un probi homine disfrutara de una hermosa prostituta como beneficio exclusivo en su domicilio particular.

¡Faltaría más! En nombre de la grande y poderosa democracia que se avecinaba… Sin embargo, hablamos de una época en la que algunos de estos prohombres eran propietarios de esclavos y entre estos desgraciados seres humanos, condenados al trabajo forzado por un mendrugo de pan, había hermosísimas mujeres como la mulata Sally Hemings que tuvo seis hijos con Thomas Jefferson. Pero lo que trasciende no es este tipo de amor de características “imposibles” en aquella época de grandes injusticias, racismo y crímenes en todo el planeta.

Ni las guerras en Europa, ni las de América, ni siquiera la Revolución Francesa, pudieron ocultar que el sexo forma parte de la vida y su máxima expresión se despliega en los centros de poder… Los clérigos asesinos que predican el odio islámico desde sus mezquitas, también hablan de un sexo esclavo de “mujeres que valen la mitad que un hombre” y de paraísos ilusorios donde la cópula con cien vírgenes es el premio gordo

para los yihadistas que maten cristianos y judíos.

Pero el rayo de luz en la colina que adivinaban los grandes pensadores americanos era una ciudad, de sexo exquisito, “allí arriba” cuya singularísima sorpresa no fue otra que asomarse al amor propio; esa cosa tan personal que nos señala el camino, ese amor puro a la vida, esa verdadera luz que alumbra nuestro horizonte, el faro que nos guía cuando casi todos los años de tu vida te han caído encima de repente; la crueldad implacable del tiempo que pinta el paisaje de canas, la inquietante etapa de la existencia en la que la carga es demasiado pesada, ese instante en el que te miras al espejo y no te reconoces. Pero la sexualidad sigue ahí… No se vayan.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://www.diariohispaniola.com/noticia/45118/punto-de-mira/la-tragedia-y-todo-lo-peor-esta-por-venir…-.html

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

¡Por las bragas de Melania que lo mato! .- by Alfonso M. Becker

Ingeniería política para la gobernanza, espectáculo global sobre el poder imperial y el supuesto declive de Washington

¡Por las bragas de Melania que lo mato!

Nothing has changed in thousands of years and nothing will change, except the show”. Alfonso M. Becker

Decían los antiguos amantes de aquellas primeras pantallas destinadas para el entretenimiento, mucho más allá de nuestros abuelos, que antes se iba al cine con la absoluta certeza de que los grandes hombres y las mujeres hermosas y bellas, jamás utilizarían el retrete o se cambiarían la compresa menstrual, o se limpiarían el trasero con el rollo de papel higiénico, o se lavarían en el bidé sus partes íntimas… Era impensable que los grandes héroes masculinos y las estrellas femeninas del celuloide mostraran a sus fanáticos seguidores que los dioses del séptimo arte eran, en realidad, tan vulgarmente humanos como todos nosotros.

Sin embargo ahora, en plena era de las representaciones teatrales protagonizadas por los políticos de la más baja alcurnia, para consumo de los rebaños de votantes, es precisamente la raíz del espectáculo la que se hunde en la más antigua de las especializaciones del poder. La manipulación social mediante distintas ramas de especialistas fabricantes de símbolos está a la orden del día; distintos caminos para llegar al mismo punto: la representación diplomática de la férrea sociedad jerárquica. “A ver cuando te enteras de quién es el que manda, idiota”… que diría Donald Trump.

También dijo cosas semejantes el que estaba antes que el magnate neoyorquino en el

Ala Oeste de la Casa Blanca… y todos los que le precedieron. Decían algo como esto los calvinistas más laboriosos del planeta y estaban en lo cierto: “Si eres pobre muérete porque la vida es una pelea a muerte y nadie te prestará ayuda”… Curioso, desde el punto de vista filosófico, que los más cercanos a Dios discurrieran con tan extrema sutileza para ser dignos de la bendición en los negocios…

Lo que nunca dejó de advertir a gritos The Village Voice desde 1955… La Europa del Plan Marshall quería ser como América y los europeos querían vivir como los americanos.

El “negro loco” James Baldwin y su compinche el judío Norman Mailer, ambos yankees bebedores de whiskey de Bourbon hasta caer al suelo borrachos en los arrabales de París, mostraron a los filósofos franceses “adolescentes” que en Estados Unidos también estaba por venir un Mayo del 68 que examinaba la violencia del capitalismo salvaje, la histeria anticomunista forjada “a medias” con el pequeño imperio soviético, el delito a mano armada contra la propiedad privada y la confusión absoluta en la sociedad estadounidense.

Esta “confusión” americana, incluso en asuntos de racismo, era explicada en Francia, tierra del amor libre y de la frivolidad erótica, como un simple y vulgar espectáculo creado por los magos de Washington. En la posguerra europea se leía con ansiedad The Village Voice, ese periódico de papel que no tenía desperdicio y no había revolucionario en este mundo que se precie, en la década de los sesenta del siglo pasado, que no tomara la revista contracultural neoyorquina como punto de referencia para cualquier análisis europeo sobre la manipulación ejercida desde el poder y las grandes mentiras “vomitadas” por los políticos socialdemócratas…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/por-las-bragas-de-melania-que-lo-mato/

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

PAÍSES DE MIERDA Y GUERRAS SEXUALES… by Alfonso M. Becker

Países “agujeros de mierda” y otros accidentes geográficos…

Si me preguntaran qué es Hollywood o cómo debería definir ese distrito de Los Angeles, les diría que es un lugar donde todos follan con todos, sin distinción de género ni de número…” Robert Evans

Países “agujeros de mierda” y otros accidentes geográficos… “Si me preguntaran qué es Hollywood o cómo debería definir ese distrito de Los Angeles, les diría que es un lugar donde todos follan con todos, sin distinción de género ni de número...” Robert Evans Solo un pobre idiota puede creer que la geopolítica se sustente o descanse en un sistema de orden o armonía y que los servidores del Estado sean poco más o menos que sucedáneos de Dios en la tierra; o quizás el introito de una aberrante lista de santos proclives a ser elevados a los altares o -al menos- a la condición de héroes de la historia de la humanidad como líderes indiscutibles elegidos (nunca se sabe por quién y no se sabrá jamás) por muchas cajas acristaladas para depositar papeletas o urnas doradas para votar en los espectaculares festejos electorales que le ofrezcan en los medios de aturdimiento de masas… Sí señoras y señores… Para eso están los medios controlados por el establishment; para adormecer las mentes de los tarados intelectuales, para aturdir a los ansiosos electores, para volver locos a los ciudadanos, para engañarlos hasta la saciedad y por eso, ahora, es tan fácil gobernar a una sociedad de muertos en vida… ¿Lo pillan? Entiendan con sentido del humor que realidad y apariencia no son cosas tan fáciles de discernir y mucho menos explicar con alarde pedagógico la diferencia que hay entre ellas. En el mundo de “representaciones” espectaculares en el que vivimos -a estas alturas del siglo XXI- las cosas ya nunca pasarán por ser lo que son, sino por lo que parecen. No se dejen embaucar por el lenguaje sexual amenazante de los periódicos “insignia” del poder imperial pues hubo un tiempo en que no eran dañinos porque solo dictaban la moda pero ahora tienen serios y nefastos efectos secundarios ya que las cacatúas de Capitol Hill “dictan” y “controlan” la evolución del pensamiento y -así mismo- pretenden corregir los fracasos ante la gloriosa jugada electoral de auténticos genios como Steve Bannon y otros que ahora son apartados a la sombra por su historial impresentable para el maquillaje democrático necesario tras el primer año de gobernanza. Dada la bochornosa actuación periodística, desde la creación del “loco egregio” para la estrategia de guerra, el segundo capítulo de insultos y aberraciones mundanas no es otra cosa que la reconstrucción del espectáculo republicano a través de la retransmisión continua de las bacanales estadounidenses en el gran escenario de las autopistas de la información; la representación acusadora de las mujeres castradoras americanas que, Biblia en mano, señalan al macho, demonio pecador, lascivo y obsceno, al pairo de un Estado tan inteligente y “amoroso” con sus mujeres que puede dedicarse a sus actividades corruptas y robarlo todo, mientras sus enfermas e incultas féminas se pelean a navajazos diferenciales tratando de definir seducción, acoso, apareamiento y otros vocablos que conciernen al territorio de las ingles y del pubis angelical... Miles de artículos para decir “A mí también me la metieron” y otros miles más, llamando al linchamiento generalizado con aquello de “Mata a tu cerdo y amputa su pene”… La tremenda y divertida orgía de los crímenes sexuales de esta vida y la supuesta y desinteresada “defensa” de las mujeres por parte de los poderes masculinos en este mundo… Lo mismos poderes que mantuvieron a la mujer como ciudadana de segunda clase durante milenios… El mismo establishment que promociona el mariconeo, el puterío, el que te cambies el pito por una vagina y viceversa, o la grotesca perversión transgénero entre los estudiantes de secundaria de la escuela pública. Bonita forma de fabricar mano de obra barata, o enfermos para los psiquiátricos... No se deje engañar… Porque todo es una puñetera mentira. No sea ingenuo. Detrás de todo escándalo sexual globalizado siempre se oculta algo… O quieren encubrir la pederastia generalizada en la mismísima paideia, o arrinconar el genio de la seducción y el erotismo en las relaciones humanas con una nueva ola de puritanismo tan falso y asesino como la Iglesia más perversa de los tiempos más oscuros… O como el Estado teatral y manipulador más abyecto... No solo las mujeres corren enorme peligro de ser asaltadas, abusadas y asesinadas. En esto de la perversión y el crimen sexual, no se salva ninguna criatura de Dios, ni siquiera los indefensos niños. Los violadores, los pederastas y demás asesinos en serie, se encuentran arropados en las mejores familias del establishment, en las más sagradas instituciones, en las más poderosas empresas donde se puede obtener el mejor empleo del mundo y -cómo no- el mejor remunerado, y sobre todo también lo encontramos en las “oficinas” del poder político donde los grupos dominantes ejercen con más oportunidades su omnipotencia como instrumento de dominio sexual. Como decía la sabiduría popular, allá por el reinado de Bill Clinton, el pene del emperador disfruta erecto en boca de becaria mientras ordena el bombardeo del Belgrado… ¿A qué viene todo esto, pues? ¿A qué mente calenturienta y onanista se le ocurren estas cosas? Debería ser tremendamente sospechoso para los lectores inteligentes la conformación espectacular de una santurrona preocupación del establishment por una filosofía moral que ni siquiera sabe manejar con cierta lógica y es normal que el descrédito los desautorice sin remedio como jueces patéticos que no saben mirar por dentro como los grandes pensadores; como también es normal que aparezcan en el triste espectáculo de su “cruzada sexual” como vulgares verdugos que tienen el poder mediático de eliminar socialmente a los contrarios atacando y acabando con la reputación que es el usufructo de la fama. Ya puede usted imaginarse, estimado lector, que usted no vale una mierda, en este agujero global de mierda, ante los propietarios de mierda de los grandes grupos mediáticos… Solo le queda confesar públicamente ante las cámaras, que se masturba como un mono enjaulado desde que estaba en el parvulario y que es un asqueroso pecador todo el santo día haciéndose pajas… Hágalo porque será la única forma de salvarse. Solo un pobre idiota puede creer que la geopolítica se sustente o descanse en un sistema de orden o armonía y que los servidores del Estado sean poco más o menos que sucedáneos de Dios en la tierra; o quizás el introito de una aberrante lista de santos proclives a ser elevados a los altares o -al menos- a la condición de héroes de la historia de la humanidad como líderes indiscutibles elegidos (nunca se sabe por quién y no se sabrá jamás) por muchas cajas acristaladas para depositar papeletas o urnas doradas para votar en los espectaculares festejos electorales que le ofrezcan en los medios de aturdimiento de masas…

Sí señoras y señores… Para eso están los medios controlados por el establishment; para adormecer las mentes de los tarados intelectuales, para aturdir a los ansiosos electores, para volver locos a los ciudadanos, para engañarlos hasta la saciedad y por eso, ahora, es tan fácil gobernar a una sociedad de muertos en vida… ¿Lo pillan? Entiendan con sentido del humor que realidad y apariencia no son cosas tan fáciles de discernir y mucho menos explicar con alarde pedagógico la diferencia que hay entre ellas. En el mundo de “representaciones” espectaculares en el que vivimos -a estas alturas del siglo XXI- las cosas ya nunca pasarán por ser lo que son, sino por lo que parecen.

No se dejen embaucar por el lenguaje sexual amenazante de los periódicos “insignia” del poder imperial pues hubo un tiempo en que no eran dañinos porque solo dictaban la moda pero ahora tienen serios y nefastos efectos secundarios ya que las cacatúas de Capitol Hill “dictan” y “controlan” la evolución del pensamiento y -así mismo- pretenden corregir los fracasos ante la gloriosa jugada electoral de auténticos genios como Steve Bannon y otros que ahora son apartados a la sombra por su historial impresentable para el maquillaje democrático necesario tras el primer año de gobernanza.

Dada la bochornosa actuación periodística, desde la creación del “loco egregio” para la estrategia de guerra, el segundo capítulo de insultos y aberraciones mundanas no es otra cosa que la reconstrucción del espectáculo republicano a través de la retransmisión continua de las bacanales estadounidenses en el gran escenario de las autopistas de la información; la representación acusadora de las mujeres castradoras americanas que, Biblia en mano, señalan al macho, demonio pecador, lascivo y obsceno, al pairo de un Estado tan inteligente y “amoroso” con sus mujeres que puede dedicarse a sus actividades corruptas y robarlo todo, mientras sus enfermas e incultas féminas se pelean a navajazos diferenciales tratando de definir seducción, acoso, apareamiento y otros vocablos que conciernen al territorio de las ingles y del pubis angelical…

Miles de artículos para decir “A mí también me la metieron” y otros miles más, llamando al linchamiento generalizado con aquello de “Mata a tu cerdo y amputa su pene”… La tremenda y divertida orgía de los crímenes sexuales de esta vida y la supuesta y desinteresada “defensa” de las mujeres por parte de los poderes masculinos en este mundo… Lo mismos poderes que mantuvieron a la mujer como ciudadana de segunda clase durante milenios… El mismo establishment que promociona el mariconeo, el puterío, el que te cambies el pito por una vagina y viceversa, o la grotesca perversión transgénero entre los estudiantes de secundaria de la escuela pública. Bonita forma de fabricar mano de obra barata, o enfermos para los psiquiátricos…

No se deje engañar… Porque todo es una puñetera mentira. No sea ingenuo. Detrás de todo escándalo sexual globalizado siempre se oculta algo… O quieren encubrir la pederastia generalizada en la mismísima paideia, o arrinconar el genio de la seducción y el erotismo en las relaciones humanas con una nueva ola de puritanismo tan falso y asesino como la Iglesia más perversa de los tiempos más oscuros… O como el Estado teatral y manipulador más abyecto…

No solo las mujeres corren enorme peligro de ser asaltadas, abusadas y asesinadas. En esto de la perversión y el crimen sexual, no se salva ninguna criatura de Dios, ni siquiera los indefensos niños. Los violadores, los pederastas y demás asesinos en serie, se encuentran arropados en las mejores familias del establishment, en las más sagradas instituciones, en las más poderosas empresas donde se puede obtener el mejor empleo del mundo y -cómo no- el mejor remunerado, y sobre todo también lo encontramos en las “oficinas” del poder político donde los grupos dominantes ejercen con más oportunidades su omnipotencia como instrumento de dominio sexual. Como decía la sabiduría popular, allá por el reinado de Bill Clinton, el pene del emperador disfruta erecto en boca de becaria mientras ordena el bombardeo del Belgrado…

¿A qué viene todo esto, pues? ¿A qué mente calenturienta y onanista se le ocurren estas cosas? Debería ser tremendamente sospechoso para los lectores inteligentes la conformación espectacular de una santurrona preocupación del establishment por una filosofía moral que ni siquiera sabe manejar con cierta lógica y es normal que el descrédito los desautorice sin remedio como jueces patéticos que no saben mirar por dentro como los grandes pensadores; como también es normal que aparezcan en el triste espectáculo de su “cruzada sexual” como vulgares verdugos que tienen el poder mediático de eliminar socialmente a los contrarios atacando y acabando con la reputación que es el usufructo de la fama.

Ya puede usted imaginarse, estimado lector, que usted no vale una mierda, en este agujero global de mierda, ante los propietarios de mierda de los grandes grupos mediáticos… Solo le queda confesar públicamente ante las cámaras, que se masturba como un mono enjaulado desde que estaba en el parvulario y que es un asqueroso pecador todo el santo día haciéndose pajas… Hágalo porque será la única forma de salvarse.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.diariohispaniola.com/noticia/36578/punto-de-mira/paises-agujeros-de-mierda-y-otros-accidentes-geograficos.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

PODER, ESPECTÁCULO Y DECADENCIA DEL PERIODISMO…

Filosofía política desde el Caribe…

Entre nosotros… el paraíso no existe… Pero, a mi juicio, lo que más se le parece es el Caribe; no obstante, si les contara su “aliquid petere”, no sabrían o no podrían distinguir los apetitos naturales de los ilícitos…

El noble intento de instruir a los incultos dio origen en los vericuetos de la Epistemología a una bella actividad artística que nadie pudo rechazar como científica. La pedagogía entraba en el escenario del teatro griego y de su universo filosófico como si de la cocina de su casa se tratase, o quizás como si fuese el comedor, o el dormitorio… Tal vez la letrina, por qué no…

Advertía mi admirado Baltasar Gracián que no siempre se ha de reír con Demócrito ni llorar constantemente con Heráclito… Un humilde servidor, sin embargo, se decanta por reír siempre con las salidas de tiesto de Donald Trump, con sus grandiosos exabruptos y estrambóticas divisiones del tiempo como lo hacían los grandes y divinos sabios de la antigüedad. No sé por qué me presento como humilde cuando no lo he sido nunca, ni siquiera cuando no tenía un centavo en el bolsillo… Seguramente porque han llegado, de repente, la hora propia y la hora ajena de dejar las estupideces políticamente correctas que la clase dominante ha inoculado en el cerebro de los desvalidos ciudadanos.

Desamparados “analistas” por ignorantes, se entiende… Esta vez espero que mis lectores no desvaríen pensando en las clases desposeídas, en los pobres y desesperados de esta tierra, en los muertos de hambre… No… De ninguna manera… Esos no saben leer… ¿Cómo van a saber leer si no tienen para comer? Si ni siquiera tienen casa donde guardar pertenencias y refugiarse de las inclemencias del tiempo… Hoy me refiero a los que tienen un titulillo de mala muerte y se creen muy listos y algunos hasta genios… Me refiero a los “opinadores profesionales” que actúan como un rebaño, con ese tufillo a borregos; o mejor dicho, como una orquesta de barrio dirigida por el tonto del pueblo.

No sé… También es posible que haya utilizado, accidentalmente, el beatífico calificativo de humilde -seguramente- porque me he pasado toda la vida adquiriendo los conocimientos que me interesaban, acercándome con mucha prudencia a las fuentes de la sabiduría. ¿Será que ahora quiero vengarme?… Sé de sobra, desde que era bachiller, que toda acción pide -y hasta exige- el punto de madurez necesario para que ningún inculto hijo de perra (que hay muchos) me vacile con la vacuidad de su discurso posmoderno. A mí me entrenaron como a los marines… me dieron las armas intelectuales adecuadas para enfrentarme con quien sea en todo terreno… Bendito y recordado profesor que me enseñó a buscar el estado de perfección en didáctica, retórica y oratoria.

Exponía en clase mi profesor que el yo se manifiesta cuando se piensa como sujeto y no como un puto cerdo de la piara y que, según los más grandes filósofos de la historia, ese yo acompaña siempre a todas las expresiones políticas en un buen texto literario. “No te parapetes nunca en la opinión mayoritaria, Alfonso, eso es de ignorantes y de cobardes que ocultan su vacuidad intelectual arropados en el rebaño”… Y tenía razón porque cuando se piensa y escribe como sujeto, no tienes por qué soportar la imagen de la pose que tan ridículamente cultivan las putas más incultas y los maricones más descerebrados y escandalosos. Todos son expertos en geopolítica…

Y sus opiniones ocupan portadas de la industria manipuladora. Mi maestro me decía que aguantara, que soporta a toda esa inmundicia humana de manipuladores diseñada por el Estado posmoderno para entretener a la chusma, casi todos eran periodistas de la Falange, también había coristas del submundo del espectáculo y putillas que se bajaban las bragas por un par de dólares junto a la base aeronaval de Rota… Todos sabían de política.

Me dijo seriamente mi profesor: “Creo, rotundamente, Alfonso, que a los 80 años sabrás escribir a la perfección… Pero te aseguro que, durante todo ese trayecto, las mujeres hermosas te amarán porque las mujeres inteligentes adoran a los tíos geniales; y los hombres se guardarán de meterse contigo porque temen a los que van armados con la palabra… Puedes estar seguro, solo un necio se atreverá a vacilarte; un inculto bocazas, una cotorra del sistema…”.

Partiendo de la base de que no hay nada más inútil y ridículo que tratar de enseñar al que no quiere saber, me he propuesto, desde ahora mismo, no explicar a nadie más el porqué nunca critico al actual presidente de los Estados Unidos y mucho menos me presto a engrosar las filas de una turba global de linchadores manipulados por la maquinaria del Estado en manos de corruptos gobernantes… Si Catón, mi héroe romano preferido se atrevió a someter monstruos de la peor ralea y mi aplaudido Hércules, el griego pluriempleado, tuvo doce profesiones para ganar más fama que nadie (cuidado que en su época la fama era algo muy serio), yo me propuse vender historias como un “negro” porque así -me dijeron- que me haría rico en Estados Unidos…

Así que, mientras me hago rico vendiendo guiones a Hollywood, comprendo de buena fe que soy un avestruz que no puede remontar el vuelo porque Dios no me dio alas… Soy “negro” y estoy orgulloso de serlo porque así me lo dijo mi profesor de literatura: “No eres de sangre azul, ¿lo pillas, maldito negro?”, “Eres un puto genio; eres muy bueno escribiendo, ¡gánate la vida!”, “En el negocio de los libros, ser negro da mucho dinero”. ¡Oh, gloriosa esperanza intelectual y monetaria! La única necedad permitida a los ilusos como yo en el Olimpo de tan floridas primaveras y en toda la belleza que encierra el insoportable calor del mes de agosto con una jarra de cerveza de a litro, brindando por el Polo Sur… Allí sí que se está fresquito…

Bebo porque me da la gana y me da igual lo que diga mi mujer”-me dijo un contertulio… “Y yo fumo porros porque se sale de los cojones” -me dijo otro al que le daba clases de literatura francesa. “Sus muertos, qué calor”… Y el camarero asentía, sudando como un condenado. Esos eran mis alumnos y mis amigos. Siempre he vivido así… entre gente creadora y con ganas de aprender; yo lo hacia, al principio, buscando ingresos a cambio de transmitir mis extraños conocimientos sobre el arte literario. Al contrario de los que tienen una plena satisfacción de sí mismos y están profundamente enamorados de la mierda y de las chorradas periodísticas que escriben, nunca me he regocijado con lo que escribo ni he sentido júbilo alguno cuando me ha salido una obra de arte…

Por eso me río de los imbéciles descerebrados que van de listos por la vida en este noble oficio de escribir; oficio que, al contrario de lo que le han enseñado a esta chusma posmoderna en su Facultad de pacotilla, es una actividad artística cuyo valor estético está determinado por un alto nivel de conocimientos entretejidos en una maraña de materias y saberes a las que no han accedido en su puñetera vida. Lógica, Ontología de lo cotidiano y un poco de Cosmología para entender a las hormigas desde la disciplina filosófica… Organología, Psicología y Teodicea para zaherir a los idiotas e insultar a los advenedizos en un alarde poético. Ética y Filosofía Moral para ser un buen amante… Para acostarte con Sofía…

La única verdad que se me ha aparecido, milagrosamente, como espectacular revelación, es que solo los débiles padecen el vértigo de un conocimiento esotérico que refleja la verdadera imagen de este mundo… Un mundo de extrema crueldad y violencia donde se desarrolla un tipo de existencia que ni siquiera entienden. ¿Cómo le explicas a un gilipollas que para mantener el “Bei-sich-sein” en filosofía política te debe rebosar la gnoseología por las orejas? ¿Cómo puede un tonto del culo de los que abundan en el periodismo tardío reconocer su ignorancia, cerrar el pico y arrodillarse ante quien domina la Teoría del Conocimiento y la psicología hegeliana? Debe hacerlo, se lo recomiendo. Es la única manera de encontrar el camino…

En política y literatura, solo lo que es estrictamente exotérico es asequible para el vulgo. La chusma debe estar contenta y aplaudir a los amanerados Decanos de las facultades para periodistas con problemas de identificación sexual y tendencias biológicas u orgásmicas… Pero ¡ojo avizor! Porque si la Junta del Rectorado se esfuerza por lograr una explicación sobre el hundimiento del periodismo, saldrá a la luz, inevitablemente, que la cosa conocida en filosofía no destruye la inmanencia del pensamiento transgénero…

Así, los periodistas pueden disfrutar metiéndose con Donald Trump y hacer que el pueblo mexicano olvide que los enemigos de la ciudadanía y los asesinos de mujeres y los pederastas en las escuelas públicas y los narcotraficantes, están incrustados, como percebes de la mafia, en el Gobierno de México D.F. … ¿Cómo se puede ser tan inculto, tan miserable y tan lumpenproletariat? … Basura intelectual tendiendo puentes y poniendo velitas en la calle cuando asesinos del Islam masacran a sus paisanos…

¿Lo pillan ahora? ¡Donald Trump tiene la culpa de todo! ¡Es el hijoputa global que maneja los huracanes a su antojo y los deja pasar por Puerto Rico porque le divierte que las casas de cañizo salgan volando mientras el Gobernador del Estado Libre Asociado vive en su palacio fortaleza de granito y mármol junto a su élite corrupta que ha situado a la isla en la bancarrota. Viven del copón y se refugian, plácidamente, en sus casas de hormigón armado y cristales blindados… El presidente de los Estados Unidos es un “monstruo” que conduce tormentas tropicales sobre una isla desamparada esquilmada por una élite “hispana” para que la alcaldesa de San Juan se quede en pelotas por efecto del vendaval y así, el gran Donald, pueda obtener un primer plano de su monte de Venus azotado por un huracán capaz de arrancarle la pelambrera salvaje de sus partes…

Sin embargo, la pregunta del millón en Filosofía política que deberían hacerse los periodistas dignos sería: ¿Por qué esta señora, payaso de la política, se disfraza de insultada por un “DESAGRADABLE” cuando es ella la que se autocorona la reina del espectáculo político corriendo a comprar una camiseta en la que ponga TRUMP ASQUEROSO? Ni siquiera en la sociedad del espectáculo hay calidad teatral para semejante imbécil… ¿Cree que Estados Unidos, arrasado por cuatro huracanes y los todavía quedan por pasar, está obligado por ley a darle dinero?

Esta señora del stablishment boriquén confunde la “solidaridad” con las obligaciones de los demás… Pero sobre todo ha olvidado -porque le conviene- sus obligaciones para prever, proveer y organizar a su pueblo ante desastres que todo el mundo sufre, todos los años, en todas partes… Un fondo para desastres y almacenes blindados con reservas de agua y alimentos como hacen en todos sitios… Pero sobre todo no sea embustera y manipuladora… porque los pudientes tienen reservas para tres meses en sus propias despensas, en sus maravillosas viviendas… Más que nada, para no romper el nivel de vida… ¿Que está Trump, condenado a darle millones de dólares, todos los años porque la corruptos se lo gastan en orgías, champagne y caviar? No joda…

Disculpen mi ácido discurso. Pero es más fácil y asequible la demagogia para engañar a los puertorriqueños… Carmen Yulín Cruz Soto, alias “NASTY”, supone que los demás somos tan gilipollas, incultos y manipuladores mediáticos como ella… Está convencida de que somos imbéciles y de que es mejor señalar a Trump porque es un “monstruo de fuerza siete” que todo lo arrasa a su paso… ¿Cree, acaso, que no sabemos que la señora “NASTY” pertenece a las casta boriquén de un país arrasado por la corrupción? ¿Cree que no sabemos que pertenece “indirectamente” y sin saberlo (te lo juro por Snoopy, oye…) al selecto club de proveedores de prostitutas de ambos sexos (mujeres y varones homosexuales), y de mano de obra barata para el corazón del Imperio?

Decía un gran político alemán que las personas ignorantes, rudas y de un simplismo geopolítico extremo, están generalmente en los Gobiernos para medrar, bien sea a través del comercio sexual o quizás inmersas en una trama amorosa digna de una novela destinada a best seller… Lo curioso en los gobiernos corruptos es que todo ello, generalmente, va ligado al tráfico de estupefacientes o simplemente al “exquisito desfalco” para dejar a “cero” las arcas públicas de Puerto Rico… Nada mejor que echarle la culpa al “GROSERO” de Donald Trump… Pero esto de la política es muy serio, señora… y debería tener cuidado porque el díscolo presidente de los Estados Unidos podría darle la misma respuesta que Diego Armando Maradona: “que la sigan lamiendo… “. O algo así…

A mí me parece muy extraño, de verdad, que ni el inquilino de la Casa Blanca ni sus asesores dispongan del arsenal adecuado de palabras para esclarecer ideas y aclarar conceptos en torno a la hermosa alcaldesa de San Juan… Supongo que ir como presidente estadounidense a valorar los daños y la ayuda necesaria no da para más… Pero ahora entiendo por qué existe Lady Carmen Yulin en el universo político… El espectáculo de sexo, droga y rock and roll debe continuar en Puerto Rico a pesar de truenos y ciclones; porque todo, en su conjunto, es un espectáculo de Dios y todos los políticos puertorriqueños son actores imprescindibles, oiga… Mientras el viento huracanado no se los lleve.

¿Creen ustedes que he tenido un mal día o que me he levantado por el lado equivocado de la cama? No… Todo lo contrario, el presidente de Estados Unidos es una fuente de inspiración geopolítica que me ha servido de estimulación creadora desde que lo vi en una foto acariciándole el hermoso trasero a Melania… Un estímulo intelectual para explicar a los lectores que Donald Trump es un simple espejismo creado por Capitol Hill… Sirve para que los mass-media tengan algo que decir cuando es mejor no decir nada y ocultar la miseria, la injusticia y la soledad que mata a los pobres y desheredados de esta tierra mientras no tienen nada “con o sin huracanes”

Casi 5.000 años de historia escrita, son una lección preliminar para entenderlo todo. Los menesterosos y los desgraciados no eran el objeto de mi artículo. Son nadie y se los lleva el viento de la Historia… Solo pretendía llevar a mis lectores de la mano hacia esos opinadores y sus absurdos análisis con un breve escolio para que se sorprendan y a la vez aprendan, de una vez, que la clase dominante ha culminado su sistema de poder con un gran espectáculo para gente inculta y vulgar adornada con todo tipo de títulos y másters…

Los poderosos han edificado centros educativos expendedores de acreditaciones inútiles para que papagayos y cotorras de reconocida insolvencia intelectual puedan decir: ¿me lo vas a decir a mi que tengo el título de periodismo? Ceporros de la Antillas… Del Caribe y de todo el planeta; para que no paren de hablar y escribir en esta sociedad del vacío cultural y de la vacuidad literaria descrita desde hace décadas por geniales pensadores franceses. Ni siquiera saben que entidades académicas superiores, querían impedir, en su día, que el asno se matriculara en la universidad… Hasta que llegó un genio de la gobernanza y dijo: “Un pollino ilustrado no tiene el cerebro adecuado para discernir sobre lo exotérico, pero ¿qué más da si estudia periodismo?”

Los oscuros senderos de la Filosofía Política son oscuros, precisamente, porque el esoterismo necesario nos lleva hacia las fuentes del saber más grandiosas y complejas; y a la posibilidad de comprender que los juicios prácticos morales son los formados por el imperativo categórico. Entre nosotros… el paraíso no existe… Pero, a mi juicio, lo que más se le parece es el Caribe; no obstante, si les contara su “aliquid petere”, no sabrían o no podrían distinguir los apetitos naturales de los ilícitos… En geopolítica pasa lo mismo. Los apetitos sensitivos alimentan el sentido y la sensibilidad política.

Pero si son vehementes y desordenados toman, en filosofía, el nombre de pasiones. Un término medio entre la emoción y el sentimiento. Eso lo sabe la clase dominante, lo sabe el poder, lo sabe el Estado y por tanto lo aplica como doctrina “invisible” para que los pastores conduzcan el rebaño. Su poder manipulador y motor es incalculable porque bien organizado y científicamente empleado es la herramienta indispensable para crear opinión a gusto de los servicios secretos…

Según interese a Washington, es capaz de que un maldito periodista vea, en un hombre honrado, a un asesino… O a un santo…

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Guardar