Archivos por Etiqueta: ERDOGAN

EL GRAN PATROCINADOR DE TERRORISMO ISLAMISTA…

SOBRE EL PELIGROSO ISLAMISTA TURCO “ERDOGAN”

A.J. Caschetta -NEW YORK

El Instituto por la Secularización de la Sociedad Islámica es una organización de escritores que promueve las ideas de secularización, democracia y derechos humanos en las sociedades islámicas. Forma parta del Center for Inquiry.

Fundada en 1998 por antiguos musulmanes —el más conocido de todos ellos es Ibn Warraq—,el grupo anima a combatir el fanatismo, violencia y terrorismo teológicos. La organización no promueve ningún sistema de creeencias ni dogma religioso, sino que suscribe las leyes laicas, la libertad de expresión y la Declaración Universal de los Derechos HUmanos.

Su director en la actualidad es Ibn Warraq.

La revolución turca es como la iraní… pero a cámara lenta

CORTESIA DE :

GATESTONE INSTITUTE-NEW YORK

por A.J. Caschetta

Ver cómo, en los últimos 16 años, Turquía se ha convertido en una nación islamista autoritaria ha sido tan espeluznante como lo fue la vertiginosa caída de Irán en 1979. Lo de Turquía, en cambio, está siendo a cámara lenta. Si Irán pasó de aliado laico a implacable enemigo islamista de EEUU en cuestión de meses, Turquía ha seguido un rumbo similar; pero el cambio lo está llevando a cabo un islamista más cauto, Recep Tayyip Erdogan, que se ha movido a un ritmo mucho más lento.

Ascenso al poder

El sah Pahlevi mandó a Ruholá Jomeini al exilio (a Turquía, casualmente) en 1964. Cuando volvió a Irán, el 1 de febrero de 1979, Jomeini se hizo con el poder absoluto casi inmediatamente. Con el sah fuera del país para tratarse un cáncer, poco se pudo hacer para detener a Jomeini y sus clérigos. El ayatolá creó inmediatamente los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), que enseguida superaron a la policía secreta del sah, el Savak, a la hora de acabar con los enemigos internos. Evin, el funesto penal del Savak, que llegó a albergar hasta 5.000 enemigos políticos del sah, pronto alojó a más de 15.000 enemigos de Jomeini. Al cabo de unas semanas, Jomeini presidía sobre de un régimen de terror que admiraría al propio Robespierre.

La caída de Turquía en el islamismo ha sido mucho más lenta, guiada deliberada e incrementalmente por Recep Tayyip Erdogan a través de una serie de elecciones. Tal vez aprendió a ir despacio tras el resbalón que dio en 1998, cuando, siendo alcalde de Estambul, arengó a sus seguidores diciendo: “Las mezquitas son nuestros barracones, las cúpulas nuestros cascos, los minaretes nuestras bayonetas y los fieles nuestros soldados”. Erdogan fue condenado por incitación al odio, sentenciado a 10 meses de cárcel e inhabilitado para el desempeño de cargos públicos.

Pero no iba a hacer mutis. De hecho, creó el Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP), que obtuvo una resonante victoria en 2002. Enseguida se le levantó el veto y su regreso a la política culminó con su designación como primer ministro, en marzo de 2003.

Al principio Erdogan se movió con cautela, dando pasos islamizadores de manera ocasional, como la toma de templos cristianos, el cambio de las leyes sobre el hiyab y la persecución de los musulmanes no suníes. Después se produjeron dos acontecimientos cruciales que le dieron la oportunidad de amasar más poder: la guerra civil siria (2011) y el fallido intento de golpe de 2016. Como comentó Daniel Pipes también en 2016,

luego de unos años de contención y modestia, emergió su auténtica personalidad: el Erdogan grandilocuente, islamista y agresivo. Ahora quiere gobernar como un déspota.

Erdogan dijo una vez: “La democracia es como un tranvía. Vas en él hasta que llegas a tu destino, y después te bajas”. Parece que él ha llegado a su destino.

Erradicación de las reformas

En Irán, en cuanto se bajó del avión que lo devolvía de Francia (su último lugar de exilio), Ruholá Jomeini se puso a trabajar para eliminar el laicismo que el sah había conseguido implantar tras décadas de occidentalización del país. La denominada Revolución Blanca del sah, iniciada a instancias de la Administración Kennedy en 1963, fue un programa de reformas que estableció cuotas para las minorías y las mujeres en la Administración, transfirió tierras a los labriegos y abrazó todo lo occidental y moderno.

En 1967, la Ley de Protección de la Familia permitió a las mujeres pedir el divorcio, conseguir la custodia de sus hijos y negar a sus maridos la posibilidad de tener múltiples esposas. Asimismo, abolió el matrimonio temporal (una suerte de sanción chií de la prostitución) y elevó la edad legal para contraer matrimonio de los 9 años (siguiendo el ejemplo del profeta Mahoma [que desposó a la niña Aisha cuando ésta tenía esa edad]) a los 15.

Jomeini vilipendió el programa de occidentalización del sah tachándolo de “occidentoxicación” (traducción del persa gharbzadegi). Y en lugar de un gigante tecnológicamente superior dispuesto a compartir los frutos de la modernidad con su aliado tercermundista y anticomunista, EEUU se convirtió en el “gran Satán”, supuestamente por imponer a Irán su laicismo y erradicar su cultura islámica.

En Turquía, Erdogan ha ido suprimiendo las libertades de los ciudadanos lenta y gradualmente. Como Jomeini, quiso purgar su país del programa occidentalizador de sus predecesores. Turquía se llegó a distinguir del resto del mundo musulmán en gran parte por el reformista Mustafá Kamal, general que se hizo con el poder tras la derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial. Adoptó el nombre de Ataturk (“padre de los turcos”, abolió oficialmente (aunque de modo simbólico) el Califato en 1924 y procedió a secularizar y occidentalizar la nación. Durante casi 70 años, Turquía pareció inmune al islamismo. Pero esa inmunidad luce ahora ilusoria.

Tras convertirse en primer ministro, Erdogan empezó a socavar el sistema de Ataturk. Ya como presidente, lo ha demolido. El otrora todopoderoso Ejército turco había sido despojado de su independencia. Los derechos de las minorías, especialmente de los cristianos, han sido recortados. Erdogan se ha dedicado a cerrar iglesias y construir mezquitas. La prensa ya no es libre, y la Academia es una sombra de lo que fue.

Gobernanza

Cualquier islamista que quiera gobernar tiene que encontrar la forma de racionalizar el mandato coránico de: “Alá no tiene socios”. En 1991, cuando criticó a los Hermanos Musulmanes por participar en los procesos democráticos egipcios, Aymán al Zawahiri (actual líder de Al Qaeda) concluyó:

Lo fundamental de las democracias es que el derecho a hacer leyes se le confiere a alguien que no es Alá el Altísimo. Eso es la democracia. Cualquiera que esté de acuerdo es un infiel, que sirve a otros dioses en vez de a Alá.

La versión chií de esta prohibición dicta que ningún humano puede gobernar mientras el Duodécimo Imán permanezca oculto, y cualquier intento de hacerlo resulta impío.

La solución de Jomeini fue instaurar el valeyat-e-faqih, normalmente traducido como “el gobierno de la jurisprudencia”, apaño que puso el poder en manos de los clérigos, cuya estricta observancia de la sharia aisló al régimen de la acusación de hacerse socio de Alá. En realidad no gobiernan, aducen, sino que mantienen una pía vigilancia sobre las cosas hasta que el Duodécimo Imán deje de ocultarse.

Para vigilar a los vigilantes, Jomeini se proclamó Rahbar (“Líder Supremo”). Bajo la apariencia de un sabio, era sólo otro dictador que había dado con una manera de engañar y amenazar a la población para que se sometiera.

Erdogan llevó a cabo su toma gradual del poder mediante el proceso democrático que hicieron posible las reformas de Ataturk. No era el temido “un hombre, un voto, una vez”, pero con cada victoria electoral Erdogan se volvió más autoritario e islamista. Tras la supuesta intentona golpista de 2016, aceleró su conquista total del poder. Sus ajustadas victorias en el referéndum constitucional de 2017 y en las presidenciales de 2018 le permitieron cambiar e ignorar la Constitución que le aupó al poder y convertirse en el Jomeini turco. Ahora que ya no tiene por qué arriesgarse a perder en las urnas, quiere farsas electorales que ganará con los márgenes que obtenía Arafat.

Política exterior

El objetivo de la política exterior de Jomeini fue siempre el mismo: expandir la influencia de Irán, extender su versión del islamismo y combatir todo lo occidental.

La política exterior de Erdogan también ha sido hostil a Occidente desde el principio, incluso antes de que llegara a primer ministro (2003). Cuando, después del 11-S, la Administración Bush se preparaba para atacar a Sadam Husein, Turquía negoció con EEUU para admitir en su territorio 62.000 soldados más de los que ya hospedaba, que compondrían la fuerza entraría en Irak por el norte. Se alcanzó un acuerdo que habría hecho ganar a Turquía 6.000 millones de dólares en ayudas directas y garantías de préstamo adicionales por valor de varios miles de millones más. Pero después de que se hiciera con el 60% del Parlamento en las elecciones de noviembre de 2002, el AKP de Erdogan ejerció la suficiente influencia para desbaratar el acuerdo.

Como primer ministro y después como presidente, Erdogan han sido incesantemente hostil a los intereses estadounidenses. Defendió la flotilla de Gaza, ayudó a Irán a transportar armas a Siria y combatió a los aliados kurdos de EEUU. No sólo ha popularizado –y quizá incluso inventado– el saludo de los cuatro dedos de los Hermanos Musulmanes, sino que ha reivindicado a los propios Hermanos Musulmanes y su versión del islamismo.

Rehenes

Entre los paralelismos más inquietantes entre Erdogan y Jomeini está la nueva afición turca a la toma de rehenes. El 4 de noviembre de 1979, las fuerzas del ayatolá capturaron la embajada de Estados Unidos en Teherán y retuvieron a 52 empleados de la legación, diplomáticos y civiles durante 444 días. Después de ser puestos en libertad, Jomeini siguió secuestrando estadounidenses, sobre todo a través de sus peones terroristas.

La expresión que muchos han adoptado para referirse al último deslizamiento de Erdogan hacia el jomeinismo es “diplomacia de los rehenes”. El pastor estadounidense Andrew Brunson fue tomado como rehén el 7 de octubre de 2016 y ha sido utilizado como peón desde entonces. Acusado de “cristianización”, como dice el régimen islamista, Brunson –recientemente liberado– no ha sido el único estadounidense detenido en Turquía.

¿Y ahora qué?

Se podría decir que EEUU ignoró durante décadas los peligros aparejados a la caída del sah y el ascenso del islam chií como fuerza política; una vez sucedió, Irán se movió muy rápido, durante el mandato de un presidente débil que no hizo nada para ayudar al sah y que de hecho aceleró su caída. Cuando Jimmy Carter se dio cuenta de lo estúpido que había sido abandonar al sah, ya era demasiado tarde.

EEUU ha tenido tiempo y advertencias más que suficientes para ver lo que se avecinaba en Turquía con Erdogan. Ahora que el colapso a cámara lenta se está acelerando, sólo un golpe militar exitoso podría, quizá, evitar que Erdogan se convierta totalmente en un nuevo Jomeini.

Por suerte, no estamos en 1979 y podemos aprender de las lecciones de aquel año funesto. Muchos están empezando a reconsiderar la pertenencia de Turquía a la OTAN. Por desgracia, no hay ningún mecanismo para expulsar a un miembro de la Alianza, pero no hay razón alguna para mantener decenas de bombas nucleares tácticas B61 en la base aérea turca de Incirlik. Aunque las bombas (Turquía no tiene aviones capaces de usarlas) están aseguradas en cámaras acorazadas subterráneas y protegidas por protocolos redundantes y códigos de lanzamiento, si se hicieran con ellas representarían una amenaza importante.

Imaginemos cómo sería el mundo si EEUU hubiese almacenado armas nucleares en Irán antes de la toma del poder por parte de Jomeini. Imaginemos cómo sería el mundo si Erdogan se apoderase de armas nucleares norteamericanas.

AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS… by Alfonso M. Becker

AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM- 0

Ahora toca enseñar la cartas, señor Putin…

Alfonso M. BeckerEl derribo del cazabombardero ruso SU-24 en la frontera turco-siria, el martes 24 de noviembre, por parte de aviones F-16 de la Fuerza Aérea de Ankara, no es el primer aviso que los turcos le hacen a Vladímir Putin, pues el mes pasado ya fue derribado un drone ruso de los muchos que Moscú ha desplegado para la recogida de información sobre el tablero de guerra sirio. El problema que tiene ahora el presidente ruso es aceptar -o no- que la intervención del Kremlin en Siria, por su cuenta y riesgo, le traerá muchos más problemas de los que ya le advirtió Washington. Si al principio, la Casa Blanca y Bruselas, no vieron mal una guerra de ataque y desgaste contra los moros del califato por parte del contingente ruso, sí es verdad que se sintieron decepcionados cuando Moscú no solo bombardeaba a las huestes del Estado Islámico sino a todos los grupos sin excepción que combatían a Bashar Al-Assad incluyendo a pueblos y poblaciones turcomanas entrenadas por Occidente y por las que Turquía no iba a mirar para otro lado ni iba a tolerar que continuara ocurriendo.

.

La tensión está servida en todas las alertas. Las fuentes de inteligencia occidentales indican que los dos pilotos lograron eyectarse pero uno de ello fue acribillado desde tierra mientras bajaba en paracaídas y se presume muerto… y el otro fue apresado al llegar a tierra. Los tiradores eran turcomanos pero hay que diferenciar que hay unos turcomanos como la brigada 10ª del ejército sirio de Turkmenistán que son pro-occidentales del grupo rebelde Alwiya al-Ashar, sin embargo, hay otros turcomanos que son de la rama de Al Qaeda que buscan venganza porque son de la ciudad de Raqqa, arrasada por los rusos y atacada de nuevo por Francia. Fuentes libanesas indican que un comando sirio del ejército de Assad, ha logrado liberar a uno de los pilotos rusos y ponerlo a salvo en Latakia. No ha sido todavía confirmado por Moscú…

.1

La confusión y las acusaciones estarán a la orden del día. Todas las precipitaciones y la tensión han llevado al desastre ocurrido. A pesar de que -de cara a la galería- la OTAN apoya a Turquía como miembro importante de su flanco oriental, todas las explicaciones telefónicas a Putin, por parte de los mandos atlánticos, han sido para aclararle que Turquía la ha “cagado” por su cuenta… Moscú y Ankara tendrán que afrontar ahora que ambos se han equivocado en los procedimientos. La OTAN no se lava las manos pero su portavoz ya le ha indicado al Kremlin que la aventura en solitario de Vladímir Putin ni es la mejor opción ni tiene los compañeros de viaje adecuados… Pero si hay algo que Rusia todavía no ha aprendido en sus relaciones con el aparato militar occidental es que los mecanismos de colaboración en una zona de guerra no pueden ser tan pobres en coordinación, tan apresurados e implementados a la ligera, y sin la formación adecuada para los pilotos y centros de mando en lo que respecta a comunicaciones que no sean en inglés…

.

Dicen en Washington y Bruselas que esto le pasa a Moscú por “jugar” a la supuesta confrontación Este-Oeste y considerar la guerra en Oriente Medio como un “espectáculo” más del bodrio de guerra fría ideada por los magos del Kremlin para las estrategias de gobernanza global. Este desastre no prueba otra cosa más clara que el tremendo error de tomar decisiones a la ligera sin haber implementado una coalición internacional “única” para acabar con el califato. O quizás Rusia ya ha elegido la suya… Ese problema que tiene ahora la diplomacia rusa de aceptar una coalición -o no- es entender que Turquía no es solo un miembro de la OTAN que también -por su cuenta- le dispara a todo avión que intente traspasar su espacio aéreo sin atender diez advertencias, más cerca o más lejos, de los centenares de metros que pueden ofrecer la imágenes indiscutibles de un radar en una zona de guerra… Tan indiscutibles son ahora los radares de la OTAN como los del centro de comando ruso de Latakia… Dos que dicen tener razón.

.AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM-

Washington no se fía de Moscú porque está jugando a dos bandas…

Si Moscú ignora, en su estrategia en Siria, que hay una población turca y desprecia -además- a un Kurdistán que nace, se refuerza, es aceptado por la comunidad internacional y es también la “gran solucioń” para el futuro de su problema doméstico con los kurdos de Turquía, se colocará en una “trinchera” poco adecuada para su aventura militar en solitario; tan peligrosa y poco favorable para sus intereses como proteger a Bashar Al-Assad y favorecer su continuidad en la futura Siria. Una estrategia tan compleja y peligrosa como jugar a una alianza con Teherán y reforzar moralmente al grupo terrorista de Hezbollah… Los tres puntos de una discusión geopolítica que nunca aceptarán ni la Unión Europea ni los Estados Unidos. Vladímir Putin tendrá que elegir y deberá hacerlo pronto porque los planes para Siria, en este estadio caótico, son otros y Francia ya ha puesto sus cartas sobre la mesa.

.

La guerra secreta de inteligencia es sumamente peligrosa. Moscú lo ha comprobado demasiado tarde para proteger la vida de sus pilotos y de los muchos que pueden caer porque la zona de caída de aterrizaje de los infortunados paracaidistas era de turcomanos de Al Qaeda que no tuvieron reparo alguno en atacar los helicópteros de rescate, destruirlos y matar a uno de los marines rusos rescatadores. Un auténtico desastre que a Vladímir Putin le costará explicar a los suyos que ya comienzan a ver esta guerra civil como un nuevo Afganistán emprendido por la cúpula militar de pensamiento soviético “imperial” que empobrecerá más y más a los ciudadanos rusos… Desde hace cuatro años esta guerra es secreta por muchos bombazos y acciones militares o de terrorismo que usted vea. La verdadera guerra de todo Oriente Medio se desarrolla detrás de una inmensa cortina de humo que impide a la mayor parte de los analistas el hacer apreciaciones o pronósticos acertados. Si Washington no se fía de Moscú porque va por su cuenta y riesgo, el Kremlin tampoco se fía de la Casa Blanca… O quizás Vladímir Putin está interpretando el “rol” geopolítico más impresionante que se ha hecho nunca en un teatro de operaciones militares…

.AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM-

Ampliación de la OTAN y último toque de atención para el Kremlin…

Desde hace 20 años, la cúpula militar rusa viene declarando que los Estados Unidos solo pretenden “cercar” y “encerrar” a Rusia con un descarado avance de la OTAN en el continente euroasiático… Como dicen en Washington, no van muy descaminados si su pensamiento es un nuevo imperialismo que les permita recuperar la Europa central y los nuevos “balcanes” caucásicos que han decidido, libremente y con independencia, a los ojos de la comunidad internacional, buscar refugio en la OTAN para librarse del espantoso yugo soviético y para no caer ahora bajo las botas militares de una nueva Rusia a la que temen y desprecian por completo… Los países bálticos, Polonia y Ucrania no solo desprecian a una Rusia que sigue sin reconocer su conquista de la libertad sino que piden a gritos la protección de la OTAN y la necesidad de rearmarse hasta los dientes para no caer nunca más bajo ese yugo soviético que ahora tiene “¿otras banderas y estandartes democráticos?”…

.AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM-

No solo quieren ser Estados europeos, sino que quieren ser la vanguardia militar de la democracia en las mismas narices del Kremlin. El gobierno de Varsovia ya lo es… Esto no tiene otro significado: Quiera o no quiera Rusia, su imperio comunista se ha acabado y la OTAN se extenderá también por el Cáucaso. Desde hace dos décadas, Estados Unidos y una imparable Unión Europea, han “invitado” a Rusia a formar parte de esa OTAN como socio preferencial y privilegiado, han financiado a la Rusia de Putin y la han dejado acceder a sus mercados… Son veinte años esperando a una Rusia de Vladímir Putin que da una de cal y otra de arena… Da la impresión de que la élite rusa, capitaneada hoy por Vladímir Putin, se niega a ser lo que realmente es: una nación importante, muy importante, y querida por los europeos, pero no un imperio que pueda imponerse ni exigir a Occidente que abandone su presencia y la defensa de sus intereses en el “Heartland” euroasiático.

.AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM- 1

Estados Unidos no va a permitir que otros actores monopolicen el mítico territorio de la disputa global… La unión Europea tampoco. A la élite de Moscú le corresponde elegir si es “socio” o “contrincante” en el juego geopolítico donde solo caben los grandes actores… Merkel, Hollande y Barack Obama no han dejado de preguntarse durante 20 años si el Kremlin no se aclara o quizás lo tiene muy claro y ya ha decidido, también por su cuenta… La cuestión de Ucrania, como puede comprender cualquier analista, es de capital importancia. Se le dejó a Putin una victoria para su “galería” con la anexión de Crimea a cambio de dejar en paz a Kiev y colaborar en la solución del Dombás… Se le hizo la vista gorda para que mostrara su “músculo” en Siria y así pudiera recuperar la operatividad de su base naval en Tartus y conformar otra nueva base aérea en Latakia… Pero Occidente tiene otros planes, y en esos planes cuenta con Rusia como socio. De momento… Porque si el presidente ruso no colabora como socio puede perder Crimea porque es una anexión ilegal y una declaración de guerra a Ucrania. Y lo que es peor de todo: Siria puede convertirse en el cementerio de todos los sueños imperiales de la nueva Rusia… La peor de las pesadillas para el pueblo ruso.

.

El nuevo mapa de Oriente medio no es el que Vladímir Putin tiene en la cabeza…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/estados-unidos/rusia/occidente/turquia/alfonso-m-becker/estado-islamico/350063

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM-99AHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM- 2LA GRAN PARTIDA DE SIRIAAHORA TOCA ENSEÑAR LAS CARTAS- WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE.COM- 3