Archivos por Etiqueta: CONOCIMIENTO

EL PARAÍSO DE LA LECTURA…

4

HAY QUE LEER MÁS…

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.

-Jorge Luis Borges.

Pocas personas, quiero pensar, dudan de las mieles que la lectura tiene para el ser humano. Desde hace siglos, y en especial durante los últimos cien años, se han ido revelando las bondades que esta práctica tiene para nosotros. Por mencionar sólo algunas de estas, la lectura incentiva la ampliación de nuestra perspectiva (podemos percibir y entender más cosas), nos permite llegar a lugares –sean ‘reales’ o imaginarios– a los que de otra manera no podríamos acceder, representa una puerta de entrada a ideas, historias e imágenes que enriquecen nuestra existencia. “Todo nos lleva a un libro”, decía Borges, tal vez refiriendo al papel que la lectura tiene dentro de nuestra cartografía cultural: el de un pulso fundamental para el desarrollo de la mente. 2

Más allá de los beneficios palpables que implica leer, y de los que intuitivamente podemos imaginar, con el refinamiento de las neurociencias hoy podemos penetrar la mente humana con inédita profundidad. Lo anterior implica que, aunque quizá no fuese necesario, hoy tengamos argumentos neurológicos para enfatizar en los frutos que la lectura ofrece a nuestra mente. Por ejemplo, un estudio reciente de la Universidad de Emory, reportado por el diario inglés, Independent, descubrió que leer un ‘buen’ libro, tal vez una novela que nos estimule particularmente, potencia la conectividad en nuestro cerebro, efecto que puede prolongarse hasta por cinco días.5

Esta especie de neurolubricación se detectó en la corteza temporal izquierda, región ligada a las habilidades psicomotrices, así como a la receptividad lingüística. Aparentemente, lo que sucede es que al leer generas un sentimiento de profunda empatía con, por ejemplo uno de los personajes, y eso en tu cerebro se traduce como si lo encarnaras tú mismo, detonando una enérgica actividad cerebral. 6

Por otro lado, y también en Inglaterra, recientemente se ha institucionalizado algo así como la prescripción literaria. Se trata de bibiloterapia, un concepto inaugurado a principios del siglo XX, y que desde 1966 ha sido promovido por la American Library Association. Básicamente, se trata de un programa de lectura estratégicamente diseñado para favorecer la recuperación de un paciente que padece algún desorden mental moderado –lo cual puede ir desde estrés y ansiedad, hasta formatos no severos de depresión. La campaña permite a los doctores recetar lecturas específicas a pacientes con el fin de acelerar su tratamiento. Al respecto de esta medida, que lleva activa desde junio de 2013 , Leah Price, en un artículo para el Boston Globe, afirma:

Si tu médico te diagnostica con depresión moderada, entre sus opciones prescriptivas ahora se incluirá un libro. Y entonces llevas tu receta médica no a la farmacia, sino a tu biblioteca local, en donde será intercambiada por una copia del título en cuestión.Charles Baudelaire aux gravures /Étienne Carjat /sc

En la mayoría de los casos las recetas refieren a libros de autoayuda y lecturas por el estilo, supongo que porque resulta más explícito o fácil recurrir a éstas. Pero más allá del contenido, quizá los efectos terapéuticos de la bibliotecaria están relacionados, precisamente, a las reacciones neurológicas que detona la lectura, como, por ejemplo, la empatía profunda. 

9

Hace unos meses se hizo público un estudio, encabezado por el Dr. Robert. S. Wilson, Ph.D., del Rush University Medical Center en Chicago, que confirmó que la lectura te permite afinar la memoria, agilizar la mente, y retardar el decaimiento propio del envejecimiento. Y por si no fuesen suficientes los argumentos científicos para privilegiar la lectura dentro de tu agenda cotidiana, en 2009 una investigación realizada por el Mindlab International, de la Universidad de Sussex, demostró que la lectura es una de las actividades más relajantes que tenemos a nuestra disposición –por encima, según el estudio, de escuchar música, tomar una taza de té, o incluso caminar. ”En realidad no importa qué libro estés leyendo, sino que al ‘perderte’ dentro de un libro, te liberas de tus preocupaciones y del estrés del mundo cotidiano, y pasas un rato explorando los dominios imaginarios del autor (refiriéndose específicamente a leer ficción)”, afirma el Dr. David Lewis, autor del estudio.10

En fin, leer es una actividad bastante accesible, que da beneficios a nuestra mente, y que probadamente nutre tanto nuestras habilidades, como nuestra salud. Tomar un libro es un acto exquisito en muchos sentidos, en él se conjugan algunos de los fenómenos más estimulantes de la condición humana: establecer conexiones profundas entre personas, crear mundos alternos, reinventarte, comprobar la magia del lenguaje como generador de realidades y darte cuenta que jamás estarás solo. 

11121314201821LIBROS...

GALERÍA DE LIBROS EN BARRA LATERAL DERECHA

EL PASTOR Y LAS OVEJAS…

EL PASTOR Y LAS OVEJAS1

El pastor y las ovejas…

.Alfonso M. Becker

En los tiempos que corren no es bueno que las ovejas pasten, libremente, sueltas durante el tiempo en que falta la claridad del día porque el rebaño puede llegar a sufrir una noche de perros que no es exactamente aquella en la que hace muy mal tiempo sino la que se experimenta con desvelo, inquietud o desazón que degenera siempre en confusión mental, oscuridad intelectual y tristeza de cualquier signo o línea política, precisamente a causa de los perros… porque los perros son gente muy mala e indigna que utilizan formas de seducir con pieles variopintas y pelajes muy diversos; peligrosos animales sociales entrenados para manipular mediante el miedo y la perorata liberadora, personas despreciables de apariencia cercana y hasta doméstica, capacitadas para provocar estampidas y conducir a las ovejas al despeñadero provocando un daño irreparable mediante el engaño, en un acuerdo de simple apariencia o en un diabólico pacto.

.EL PASTOR Y LAS OVEJAS-2

Porque todos los recuerdos que se habían perdido en la noche de los tiempos, vienen hoy a la memoria y también se representan ante nuestros ojos como la más aberrante muestra de horror. Los asesinos, los genocidas, los terroristas, los cortadores de cabezas, los caníbales, los violadores, los traficantes de mujeres y niños, los vendedores de esclavos, de narcóticos y hasta de dogmas de fe, pululan como una mortífera plaga resucitados desde ese tiempo remoto e impreciso que ni siquiera situábamos en el pasado -si no era de soslayo- o con la errática intención de no adjudicar al hombre lo que solo era propio de animales. Nada más cierto que ya no hay nada extraño en este siglo XXI donde se recrea todo el terror inimaginable, campando por los salvajes territorios del desenfreno político y la locura.

.

Cuidado con esos perros de apariencia familiar y dicharachera porque no son otra cosa que una subespecie del lobo. Son gobernantes que, con artimañas de apariencia legal, se hacen con todo un país, encarcelan a la oposición y matan a sus ciudadanos; llenan las morgues y cementerios de cadáveres, imponen el luto a las familias de masacrados o desaparecidos, purgan las escuelas y universidades para acallar la voz de los jóvenes matándolos en la calle en el nombre de lo que ellos llaman revolución. Su revolución escrita en un manifiesto celeste, fácilmente asequible para una turba de asesinos despiadados que le sirve de fuerza de choque. Y lo que antes era un país, lo van convirtiendo, poco a poco, en un infierno donde los demonios visten de militares y policías, donde lo que antes eran fuerzas de orden, se aprestan a provocar el caos para poder robar libremente todo lo que un día fue el patrimonio de los ciudadanos; convirtiendo patrias en burdeles, en una inmensa casa de juego y vicio donde se adueñan de la banca y trucan los dados para que solo ganen los amigos.

.EL PASTOR Y LAS OVEJAS-3

Y esos lobos son hoy los que reinan en el campo de batalla. Un campo tan amplio que abarca todo sitio que no sea el refugio de tu hogar y que incluso pueden infiltrarse dentro de tu casa, en nombre de una ley promulgada por ellos y con una orden judicial dictada en la más oscura de las oficinas…

.

Ego sum pastor bonus

Ha llegado la hora de presentarles al pastor. Sin cantos gregorianos. Suele ser un general curtido en cien batallas desconocidas por la gente común. Nadie lo conoció ni lo vio nunca en la cancha de combate ni se encuentran registros fotográficos de su actividad en ningún frente. Su apariencia es la de un viejo sabio achacoso que no presume de ello. Solo se queja de todo. Es todo lo contrario, una persona llena de dudas que solo es capaz de transmitir incertidumbre. “No te fíes nunca de nadie y en ese nada numérico, de valor aparentemente nulo, está incluida, naturalmente, tu familia”. No hay cifra significativa ni de malos ni de buenos en este mundo… porque para ser un pastor en esta convulsa y peligrosa tierra, la notación posicional elegida debe ser siempre la izquierda, no en el vulgar sentido que se aplica en política, tampoco en el espectro ideológico de las Teorías del Estado, sino en el de la lógica matemática que nunca modifica los valores… Los dioses de la cultura judeocristiana se dieron así mismo ese dictado. Un buen pastor en esta tierra es simplemente un líder, reconocido por la élites, que no conduce a las ovejas. Ese no es su trabajo. En cierto modo se parece un algo a Dios pues, aunque se ha sentado a contemplar un mundo que ya fue creado, él ha sido partícipe de su remodelación geopolítica, sufriendo la peligrosa y penosa tarea de ni siquiera disponer de un séptimo día para el descanso… Es el verdadero pastor, el pastor de los pastores y ante él, todos los demás llamados “pastores” no son otra cosa que los jefes de los servicios de inteligencia.

.

El respeto intelectual que se le debe es tal, que un jefe de inteligencia solo puede “mostrar” parte de su trabajo a su Gobierno o a su Presidente muy a pesar de su lealtad inquebrantable a los poderes del Estado… porque no debe saberse todo, porque no todos están preparados para digerir la indigesta verdad sobre la vida y la muerte, porque solo el pastor de pastores es su único vínculo con el mundo real. Todos los demás mundos no son otra cosa que representaciones diseñadas por un gran director cuya batuta dirige, modela, aminora o acelera el tempo, desde el espacio político de la seguridad hasta mucho más allá de donde alcanza la vista sin horizonte alguno que muestre límites al ojo humano; sin que ningún espacio curvo oculte la geodesia de Aristóteles para explicar las divisiones geográficas de la tierra, y para que los elegidos entiendan que en este mundo de violencia, solo el más listo y poderoso se puede permitir repartirla entre los convenientes propietarios.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/pastor/ovejas/alfonso-m-becker/buen-pastor/rebano/335564

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

EL PASTOR Y LAS OVEJAS-4ESPIONAJE