Archivos mensuales: junio 2020

Deja que corra el reloj… by Alfonso M. Becker

Deja que corra el reloj -writeintheglobaljungle.com

Deja que corra el reloj -writeintheglobaljungle.com

Deja correr el reloj…

En una competencia de grandes poderes por el dominio militar que impone la geografía, Europa como “centro climático de paz y amor” es poco menos que una ridícula idea, pornográfica y barata.

 

Exactamente igual que el gobierno de España…  ¿Todo puede ir a peor? Es posible… El caos y la violencia extrema son muy atractivos para los gobiernos corruptos de la socialdemocracia; esos que roban las arcas del Estado simulando revoluciones supuestamente sagradas e incontestables.

Bueno… es una forma original de apropiarse del tesoro público. Al igual que en Estados Unidos, la retórica del caos siempre se deja en manos de los socios manipuladores bolivarianos. Hay que cuidar la imagen…

El periodismo estadounidense ya escribe contra el terrorismo callejero de la nueva diversidad, sustentado y levantado en ese «gran edificio que alberga el grandilocuente e hiperbólico animalario sexual» del grotesco experimento social.

Se acabó la lírica poética en el periodismo de élite americano que soñaba con los aires de libertad en Georgetown. La libre y arrebatadora expresión de las ideas ha dado paso al extravagante y chabacano discurso de las gónadas adoctrinadas con ideología de prostíbulo.

No solo es la mejor bambalina para saquear las arcas del Estado, es algo típico, algo de auténtico «manual para insurrecciones»; ardid que además sirve para que la banda de ladrones políticos se perpetúen en el poder.

Es la era del caos que disfraza a los fascistas que se entremezclan en las coaliciones que gobiernan, la peor calaña en la historia de advenedizos en el establishment político, recrean su patética retórica para rebaños de fanáticos, con un despliegue de parafernalia comunera y reparto masivo de bocadillos de mortadela barata.

Toda una basura de súper héroes gubernamentales dispuestos a “salvar”, supuestamente, una democracia que lo único que necesita es que estos payasos “especialistas” desaparezcan para siempre en las alcantarillas de la historia.

A la sombra de la socialdemocracia, los sanguinarios asesinos de un nuevo sucedáneo de religión se han hecho dueños de la calle en los Estados Unidos. Será mejor que no aplaudas, porque es un juego demasiado sucio para que no se vuelva contra ti.

Ya están quemando Francia y casi toda Europa aplaudirá cuando le metan fuego a Alemania. Cosas del odio que trae consigo el aberrante espectáculo de la tremenda promiscuidad migratoria y del elevado amor divino de Angela Merkel por la escoria yihadista que destruirá Alemania.

O qué decir, del reparto indiscriminado de asesinos mahometanos fundamentalistas por toda la Unión Europea; y todo porque una canciller de patio de vecinos se ha otorgado el dudoso privilegio divino de destruir Europa a la “manera alemana”…

No se presta mucha atención a los graves trastornos psíquicos que ha dejado la pandemia en la gente de todas las edades. Tampoco hay mucha seriedad, pero sí mucho aplauso socialdemócrata, cuando los terroristas callejeros queman la ciudad sin, ni siquiera, medidas de distanciamiento.

El diagnóstico de «putrefacción» para el Democratic Party de U.S.A., ya se estudia como “infecto-contagioso” políticamente hablando. América está permitiendo que la mafia demócrata despliegue a su jauría de la diversidad en las calles y en las escuelas. Estamos hablando de menores de edad a merced de comisarios políticos elucubrando sobre sexo y género..

Algo huele a podrido en Washington… El sistema bipartidista es ideal para una democracia viable pero tras la infiltración mahometana, los comunistas y anarquistas se han adueñado de la universidad pública. Y eso da la razón a Donald Trump: «La mafia existe en la política americana; son Antifa y Black Lives Matter»…

Todas las agencias de investigación electoral de Beltway, le pueden a usted asegurar que el poderío de los socialdemócratas es tan grande, que cualquiera podría apostar y ganar votando al Democratic Party.

Pero los intelectuales independientes de los suburbios de Washington ya escriben abiertamente que «los socialdemócratas son la mafia y destruirán a los U.S.A.». Dicen que en Europa está ocurriendo lo mismo. Sin duda es un signo de la decadencia elitista. Una Sodoma y Gomorra en auténtica versión fascista.

En lo que respecta al asunto de distancias adecuadas y mascarillas para salir adelante con la vida económica, es más serio cada día. Hay datos científicos alarmantes. El escalofriante hallazgo de otra variedad de virus mutante en China ha sembrado el pánico en todo el planeta.

El peor resultado que podríamos obtener de toda esta anomalía, repleta de desgracias, sería que los casos de contagio masivo aparecieran de nuevo ahora y crecieran por millones en invierno; eso nos sumergiría otra vez en la más horrible pesadilla.

Será difícil de digerir y seguro que habrá problemas de una gravedad económica insostenible. El dilema es elegir entre morir infectado por el virus, o morir de hambre y de miseria, pero es de ignorantes apostar por una sola desgracia; pues ambas cosas se darán, a la vez, y determinarán los resultados apocalípticos.

Los pequeños negocios se han perdido casi todos y los bares y restaurantes han ido directamente a la quiebra. Tengo entrañables amigos que se han quedado sin nada. Se siente un dolor grande cuando te miran a los ojos diciendo que nunca pensaron que iban a terminar su vida arruinados de esta manera.

Con tanto payaso manipulador en el Gobierno y con tanta corrupción y tanta mentira política, la vida parece continuar por inercia… Eso es mal augurio…

Me escriben desde Bruselas y aseguran que tienen algunas ideas para apuntalar la economía, pero viendo la poca calidad moral y política de Bruselas, nadie aplaudirá a una Europa podrida desde sus inicios como Unión; solo se puede esperar lo que suelen llamar “rescates” diseñados absolutamente fuera de toda idea solidaria. Los griegos saben de lo que hablo.

Sin embargo, según se desprende de la prensa estadounidense, y sobre todo en sus revistas especializadas, a pesar del comienzo tan asqueroso de este 2020, y de la experiencia vivida, los graves problemas que se acercan no van a provenir ni de virus ni de las bacterias.

Hay dos asuntos que se vienen encima a una velocidad de vértigo. Los enemigos de Washington, los de dentro y los de fuera, se quedarán sorprendidos para siempre. Donald Trump pierde en las encuestas contra Joe biden, en razón de 9 a 1… Toda la chusma lo da por vencido y acabado…

Sigue soñando, basura… Mientras tanto, el actual presidente americano, hace malabarismos con la economía ante tanta zancadilla, y reorganiza la defensa militar entre tanto ataque masivo de la mafia socialdemócrata en todos los frentes..

Pero, insisto, el periodismo de los suburbios de Washington es ahora la exquisitez de la democracia. No hay nada que lo supere. Es tan grande y tan largo como el National Mall.

No quedan otros fuegos artificiales en este mundo para festejar la libertad de prensa en esta gran república americana. No hay sitio comparable. Ni existe el periodista que supere a los geniales literatos de los suburbios de Washington.

La Unión Europea frivoliza con los Estados Unidos, he aquí un aliado en apariencia de Washington; en plena caída libre hacia su desaparición, pretende convertirse en el ombligo del planeta. El stablishment podrido de Bruselas, todo lo que toca, lo infecta, o lo destruye.

En una competencia de grandes poderes por el dominio militar que impone la geografía, Europa,  como “centro climático de paz y amor” es poco menos que una ridícula idea, pornográfica y barata. Pensar en la Unión Europea como “centro de control del Carbono” y “medidor oficial de la temperatura” mientras se coloniza y se contamina el Ártico para extraer gas, petroleo, minerales, o tráfico masivo de gigantes barcos rompehielos nucleares, es un cuento de hadas para fanáticos de la chusma como Antifa o Black Lives Matter…

Un perfecto catecismo doctrinario para el dominio de la mafia socialdemócrata europea.

Una buena educación te hace comprender enseguida que el concepto de “soberanía popular” es absolutamente ridículo y , además, es mentira. Pero es mentira cuando es utilizado por majaderos incultos, que corrompen la educación pública y amenazan la libertad de los ciudadanos.

Hay que criticarlos a muerte y despreciarlos con fuerza. Pues el principio teórico en el que se basan todas las ideas sobre una democracia  tiene hoy aceptación universal como fuente de poder y autoridad. Esta doctrina moderna no ha sido inventada por ningún idiota en la coalición gubernamental, sino que proviene de Jean Jacques Rousseau.

El pueblo está facultado para controlar las aberraciones que comenten sus políticos. Es el ciudadano el que vigila a los corruptos que gobiernan y es el pueblo quien los cambia si lo cree conveniente. Los políticos no son otra cosa  que  vulgares servidores del Jefe del Estado.

Si no controlas a los ladrones y a los farsantes, adiós libertades, adiós a la democracia. Los farsantes de la clase política pretender ofrecer la “Tierra prometida”… ¿Pero a quién? ¿ A un asesino como Nicolás Maduro ?

Como enseña la historia, el fanático pensamiento grupal de la mafia socialdemócrata, solo crea rebaño obediente controlado por comisarios políticos que destruyen su propia cultura aplaudiendo las aberraciones y los crímenes que ven tus ojos.

¡Muy pronto te tocará mandarlos al infierno en las próximas elecciones!

Solo son manipuladores y farsantes que todavía no han comprendido, siquiera, que son simplemente subalternos que deben obediencia al Jefe del Estado que es el rey…

Deja correr el reloj, todo llegará a su hora debida.

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

All rights reserved.

Deja que corra el reloj -writeintheglobaljungle.comDeja que corra el reloj -writeintheglobaljungle.comDeja que corra el reloj -writeintheglobaljungle.com