Loros, burros y fieras asesinas se sirven de la prensa

Loros, burros y fieras asesinas…

La avispa, después de haberme mirado fijamente, con la finalidad de dar muestras de su irónica y agresiva sorpresa, se me acercó y me dijo al oído: <<Volveré>>”. André Breton

 

Comienza el cerco para el asesino mahometano. Los jefazos del Pentágono están asqueados profundamente de tantos manipuladores musulmanes que, Corán en mano, llaman al odio a muerte contra Israel, pero en el caso del despreciable asesino, Recep Tayyip Erdogan, la náusea se apodera de los comentarios de pasillo cuando un socio turco de la OTAN arenga públicamente a su muchedumbre fanática para que griten enfervorizados “muerte a los Estados Unidos, muerte a Israel, malditos sean los judíos, muerte a la Unión Europea” y “Victoria del Islam”…

La Casa Blanca ya está hasta las narices de sus amenazantes declaraciones y deben saber ustedes que Washington solo espera el mejor momento para que sus propios militares turcos lo cuelguen de una farola en Ankara y que un tanque arrastre su cadáver ante todo el pueblo turco. Este criminal islamista movió todo los hilos para asesinar a miles de opositores, apuntalarse en el poder y hacer desaparecer a más de un centenar de periodistas; la mitad están en la cárcel y de la otra mitad nadie sabe nada de nada…

No se equivoca el enviado de Donald Trump a la gira por el Middle East, Mike Pompeo, cuando explica correctamente a los aliados que el odio mahometano hacia los cristianos y hacia los judíos es una perversión religiosa que ciega la mente de los criminales.

El moro, mejor que nadie, sabe que el amor es tuerto y que el odio es ciego, pero eso no lo aprendieron por el Coran, pues su maldad innata -según los cristianos evangelistas de hoy- es, más bien, un subproducto cultural de sucios esclavos de Middle East fanatizados por sus viejos manipuladores gobernantes mediante el complot y la conjura de los necios ulemas y de toda la clerigalla asesina de parásitos islamistas.

Curiosamente, la oración gramatical sobre los “amores al prójimo” y el supuesto “pacifismo” es alemana; la advertencia y el grito de Friedrich Nietzsche cuando se refiere al perro de fuego, y también es la sentencia que bebió la turba mora del otomano pensamiento tardío; el remanente geopolítico que nubla y ofusca desde los tiempos del Tercer Reich a los asesinos islamistas.

Lo saben en Rabat, en El Cairo y en Riyadh… y aunque los políticos alemanes de hoy tengan el corazón podrido y la mente obnubilada, son los mismos aliados árabes de Estados Unidos los que se sorprenden de que el establishment germano amenace a sus ciudadanos con la cárcel mientras esconde y oculta las violaciones de mujeres y niñas por asesinos musulmanes; maquilla y corre un tupido velo periodístico ante el odio y el crimen mahometano en el interior de las fronteras europeas y lo hace señalando como islamófobos a cualquier crítica a su labor.

Como si de la Gestapo se tratara, esta es la Unión Europea de la que el Reino Unido quería escapar pero los servicios de inteligencia europeos “advertidos” por Vauxhall Cross sobre la tremenda estupidez de creer que el Islam es una religión de paz, advirtieron a su vez a Berlín de que si se iban los ingleses, no tardarían mucho en largarse los demás…

Así que ya pueden ustedes imaginarse la de turbios negocios que se están haciendo con la “supuesta amenaza del Brexit” y la mejor forma de tratar de normalizar la vieja Europa que nunca dejó atrás su antisemitismo…. Es el epílogo poético tardío de una “raza aria” inventada por la pervertida Alemania del siglo pasado.

Así es todavía el discurso de la élite germana de cara a la galería; y es absoluta y perfectamente normal que los británicos intentaran abandonar un barco que olía a mentira podrida bajo el patológico sentimiento de culpa germano, ahora maquillado con la supuesta e intachable conducta de la nueva aristocracia alemana. El antiamericanismo, según Washington, se sigue promoviendo desde Berlin y ha hecho mella en una Francia que históricamente siempre estuvo del lado americano con el llamado “síndrome de La Fayette”.

El ridículo presidente francés, Emmanuel Macron, es solo un pequeño síntoma de la enfermedad que destruye Europa, de nuevo. Pero el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha dejado a los alemanes a los franceses y a Bruselas a la altura de la mierda de camello, que dicen en Saudi Arabía…

Porque el Islam destructivo está infiltrado en los Estados Unidos; en sus escuelas públicas, en sus instituciones y en la prensa en la que alegremente la “Khashoggi’s Muslim Brotherhood connections” actúan por la destrucción de los infieles americanos y de los judíos como grita abiertamente en todos sitios…

FULL TEXT NEXT LINK:

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

https://www.diariohispaniola.com/noticia/49529/punto-de-mira/loros-burros-y-fieras-asesinas&#8230;.html

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.