NO ES BUENO MENOSPRECIAR A VLADIMIR PUTIN .-by Alfonso M. Becker

No siempre se puede disimular en la guerra…

El engaño debe mantener su proporción frente a la verdad, ante las circunstancias, y respecto a los fines pretendidos” Jean Jacques Courtine

Quizás lo más importante que el presidente ruso, Vladímir Putin, haya aprendido en sus años de espía soviético es que la base dialéctica de la mentira tiene un plano espiritual de disimulo que determina el efecto político. Este grandioso personaje que ha dado Rusia para la política mundial, solo merece elogios incluso si fuese el más peligroso de los enemigos.

Las “jugadas” de Vladimir Putin en Ucrania quedarán en los libros de geopolítica para que los futuros servidores en la política exterior de sus países respectivos aprendan que las arquitecturas de seguridad en la Unión Europea no podrán construirse nunca sin que Moscú dé su visto bueno…

Ocultar a los ciudadanos rusos la verdad no es para el “gran jefe” del Kremlin una bellaquería como podría serlo para esa fuente de cinismo que subyace en el Democratic Party estadounidense, haciéndose pasar sus ilustres dirigentes y sus fanáticos militantes por “izquierda” política cuando todo el mundo sabe que fueron ellos, hace 200 años, los que acuñaron el lacónico aforismo de que “es conveniente ocultar la verdad al pueblo americano por su propio bien”…

Es verdad que para resolver esa incógnita política de hoy, que hace 3500 años era una simpleza de duda para los griegos de la Edad Oscura, hemos tenido que pasar por el padre de la Ciencia Política moderna, Niccolo Machiavelli, en el Renacimiento, y quinientos años después por los más grandes de la Filosofía Política norteamericana como el inolvidable profesor de la Universidad de Chicago, Leo Strauss David.

No extendiéndome mucho, debe conocer el lector que el pueblo no tiene derecho a conocer la verdad porque su naturaleza (la de la chusma) es mentir, amotinarse, robar en los supermercados, alterar el orden público, prenderle fuego a la ciudad y violar a las monjas de clausura por el morbo que despierta el ir desnudando a la religiosa y apartando las reliquias sagradas antes de meterle mano…

Todo lo que a usted le parece un sinsentido en la actuación de las masas como matar banqueros o asesinar a todos los abogados y millonarios del planeta, no son más que problemas gnoseológicos y epistemológicos para Ernst Cassirer, filósofo sueco de origen prusiano, en el sentido del idealismo crítico cuando estudias a la chusma y su forma primitiva y animal de discernir sobre su penosa existencia o sobre cualquier cosa de este mundo.

Desde el colapso del mundo micénico (1200 a. C.) ya se intuía -según el estadista del renacimiento italiano, Giovanni Botero- que el fin justifica los medios, pese a quien pese, y guste o no guste si el resultado es salvar a la república…

La perfecta rentabilidad de un método infalible…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/no-siempre-se-puede-disimular-en-la-guerra/

 

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.