Archivos mensuales: junio 2018

LATINOAMÉRICA EN MANOS DE CORRUPTOS ASESINOS

Claro, la culpa la tiene Donald Trump…

Las mentiras políticas están generalizadas en los podridos gobiernos de Latinoamérica, sus regímenes totalitarios disfrazados de absurdas e increíbles revoluciones, lo están robando absolutamente todo” ALFONSO M. BECKER

Las Américas se enfangan en la corrupción y en el crimen… Para desgracia de los latinoamericanos, nos hallamos en un terreno escalofriantemente conocido. Desde México hasta la Antártida, el territorio de la Doctrina Monroe, señalado por la chusma como el patio trasero del imperialismo, se hunde poco a poco en el descrédito y en la miseria. Como los chilangos en el Distrito Federal, las clases populares y los desposeídos de toda Latinoamérica, se desenvuelven perfectamente en un territorio caótico de crímenes y de extrema violencia. Se diría que, en sus canciones y sus “corridos”, aplauden con emoción a sus gobernantes autócratas y ensalzan a los sanguinarios traficantes de narcóticos.

No se asusten ni corran despavoridos por toda la basura maloliente de la que se habla -todos los días- en Wall Street y en la City de London, dos de los distritos financieros más importantes del mundo; chanchullo, corrupción y basura latinoamericana que se despacha en el marco teórico de la acción racional sobre la gobernanza.

Lo que usted contempla, desde hace muchos años, en la mayoría de los países latinoamericanos como en Venezuela, en Bolivia o en Nicaragua, Haití y en todas las islas del Caribe, no es otra cosa que el comportamiento social y económico de unas mafias armadas con algo que tiempos atrás pareció “convencional” en la Teoría del Estado, pero sobre todo astutamente rodeados, hogaño, de elementos parapoliciales para coaccionar a los inversores extranjeros; amenazarlos, extorsionarlos y reclamar el botín que corresponde a la jauría gobernante.

Todas las grandes islas del Caribe están señaladas por el Department of State de los U.S.A. como antros de corrupción liderados por autocracias peligrosas, y tanto la DEA como los servicios de inteligencia europeos saben que, además de que las islas están “controladas” por narcotraficantes, sus Gobiernos, están siendo sobornados por China con sumas multimillonarias, en asuntos geopolíticos tan importantes como la defensa que los aliados de Occidente hacen de Taiwan ante el acoso militar de Beijing… Al corrupto le importa un bledo la política internacional y solo quiere amasar fortuna y apropiarse del tesoro de su país.

La Unión Europea sabe mucho de esto porque lo padece y lo sufre arriesgando su dinero en territorios insulares caribeños que han alcanzado el zenit de la corrupción, pues se trata del crimen organizado pero con apariencia de Gobierno que no solo tienen el monopolio de la violencia en estos países, sino que mueven todos los hilos, incluyendo los judiciales, para un control absoluto de las masas, perpetuarse en el poder, esquilmar sus riquezas, vivir “como Dios” y transferir las arcas del Estado a las cuentas privadas de sus descendientes presentándolos en sociedad como un nuevo linaje.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/claro-la-culpa-la-tiene-donald-trump/

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

El hijo bastardo de Fidel Castro, ataca de nuevo…

Beltway… o el nuevo diseño de la periferia

¿Descomposición del imperio angloamericano? No… es un simple reajuste. No entierre al muerto hasta que esté bien muerto… Alfonso M. Becker

Si usted ha pensado alguna vez que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está loco o es tonto, no debe darle vergüenza por haber cometido ese error garrafal como ciudadano educado, normal y corriente, que es usted; puede estar tranquilo y no sentirse un imbécil indocumentado porque políticos de talla mundial y analistas de la geoeconomía, de todo tipo y condición, han errado de forma ridícula al no saber interpretar ni los aspectos espaciales ni económicos en el mapa de los recursos naturales, ni los bienes materiales que ha proporcionado durante 70 años el orden mundial establecido por Washington.

A eso deberá usted sumar el aspecto “tranquilizador” para digerir su equívoco de que en este caótico mundo, Capitol Hill, no solo tiene que pelear por sus intereses ante enemigos tradicionales o simplemente competidores -si quiere llamarlo así- a los que ahora se suman las potencias emergentes que están jugando muy fuerte en una partida que, lógicamente, va mucho más allá de la economía de libre comercio. Algo que debería saber, sin lugar a dudas ridículas de principiante, es que dos imperios militares que perdieron la guerra y fueron ocupados por U.S.A., como Japón y Alemania, están ahora en los primeros lugares de la riqueza y el poder mundial.

No debe pasar por alto que, para colmo, poderosos enemigos como las potencias china y rusa, han llegado a lo que son hoy, en el aspecto de riqueza, por la gracia y por la “invitación” de los Estados Unidos a que participaran en ese orden mundial (del que estaban excluidos) un “local” de juego global en el que se han hecho multimillonarios y poderosos militarmente. A usted le puede parecer bien o le puede parecer mal, pero la ciencia económica de la que hablo le indica con una lógica aplastante que si usted está jugando en mi “casino” nunca podrá discutir los beneficios que le corresponden a la banca…

Piense detenidamente en esto porque, aunque usted no lo crea, el mundo no es otra cosa que un inmenso casino en medio de una selva llena de depredadores. Y el casino es de Estados Unidos… Así que usted verá cómo se busca la vida en la selva; cómo juega usted por esa selva de Dios es asunto suyo, pero si quiere el orden la paz y el concierto para mover su dinero en mi local, las reglas del juego las pongo yo… ¿Acaso me está diciendo que además de hacerse rico en mi casino, no quiere pagar impuestos, no quiere pagar la protección para que nadie le robe su fortuna al salir, y ni siquiera dar propina a la camarera?

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

https://miamidiario.com/beltway-o-el-nuevo-diseno-de-la-periferia/

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)