A new American century? .- by Alfonso M. Brcker

El siglo XXI no será americano…

En el futuro de las civilizaciones, los Estados Unidos, Europa y Rusia se unieron en una lucha verdaderamente planetaria contra China y contra la mayor parte del Islam… ¿Cómo terminaría una guerra así?Samuel P. Huntington

Ni Rusia ni sus aliados, están en condiciones de garantizar la integridad territorial de Siria y el hecho de que Bashar al-Assad siga en Damasco no tiene otra explicación que mantener en el poder al que dio permiso legal a Vladímir Putin para operar en el territorio del clan Assad. Especialistas económicos y militares del Kremlin advierten que Rusia no podrá sostener con su PIB a sus tropas por mucho tiempo. Rusia no está para aventuras militares…

Naturalmente, pensar en un nuevo siglo estadounidense al modo descrito por los think tanks angloamericanos, es una solemne estupidez y contener a los enemigos de Washington que quieren tomar el relevo requiere, para desgracia de media humanidad, una guerra de la que tendrá que salir un vencedor… ¿Por qué? Todos los expertos en estrategia económica, política y militar ofrecen malos augurios porque aseguran que no habrá un aterrizaje suave de Washington como lo hizo en su día el imperio británico desde Londres.

La explicación de ese “aterrizaje británico” por el prestigioso laboratorio de ideas The Heritage Foundation aclaraba, de alguna manera, que el “primo americano” nunca sería el cruel enemigo que impondría condiciones por la fuerza a un aliado histórico tras la Segunda Guerra Mundial y, como sabemos, se trató de una suerte de transferencia de poderes sin ruido ni aspavientos; si hubiese sido China la potencia vencedora habría arruinado al Reino Unido para siempre. Tras esa contundente afirmación se escondían dos siglos de humillaciones contra los chinos y (más que una herida en el amor propio de Beijing) toda una muerte metafísica de la civilización China. En esos casos, la venganza china hubiera estado siempre a la orden del día…

Desde hace una década, la pregunta que se hacen los estudiosos ante el resurgimiento de una potencia militar tan impresionante como la china es: ¿Se le permitirá a Estados Unidos una salida prolongada, sin sangre y con la cierta elegancia de la historia que se debe a una potencia dominante que ha sido a nivel mundial? Sea la respuesta que se dé a esta cuestión, lo que sí es seguro es que Washington dispone de medios militares no solo para defenderse bien, sino que será capaz de manejar tiempos y espacios de longue durée utilizando todo tipo de herramientas para aguantar un par de décadas más, saboteando a sus enemigos y generando diplomacia de contención con sus ilimitados recursos de inteligencia.

La lógica geopolítica solo señala un camino: el líder americano está siendo zancadilleado en todo el planeta y los aliados deberán entender que la “cosa” también va con ellos porque los nuevos “retadores” no son democracias e impondrán sus dictaduras a todo aquel que haya elegido someterse a las coaliciones que se están fraguando. De esta forma no solo se intenta desde Washington que los aliados de la Unión Europea inviertan o financien la Defensa con el ya famoso 2% del PIB sino que además los tratados comerciales serán “revisados” por la tremenda frivolidad con la que Europa trata a Estados Unidos con sus aranceles y luego critica los aranceles de Washington. Solo hace falta una frase de oro para que Washington te perdone los aranceles: “Yo soy aliado de Estados Unidos”.

Occidente vigila a Rusia en la frontera de Europa… y hará que todo le salga muy caro, la idea es que Putin pague un alto coste por sus “chulerías” en sitios determinados, pero paralelamente, Washington, quiere cerrar con el presidente ruso los negocios pactados en Siria… Los negocios de la guerra siempre han sido así. Si el Kremlin desea el puerto de Tartus en el Mediterráneo y una base aérea de Hmeymim en Siria, tendrá que cumplir lo pactado: desmembrar el gobierno de Damasco, colaborar en la expulsión de tropas iraníes y ayudar contra los terroristas del Hezbollah libanés… Si no lo hace, el Pentágono puede hacer un infierno ruso en el que se arruine, aún más, Rusia… Los inmensos beneficios de la guerra, también son así… En la Casa Blanca, por ejemplo, se da por hecho que Putin cumplirá su palabra.

El viejo zorro del KGB sabe que Washington puede hacer un lodazal en siria que sepulte todo el dinero y todo el aparataje militar invertido en la aventura siria de los rusos. Putin puede ser cualquier cosa que usted quiera, menos tonto… El Oriente Medio es y seguirá siento territorio de caza del Pentágono. Si el Kremlin no cumple, tendrá que irse de Siria. Las operaciones de desgaste contra Teherán no han hecho más que empezar y los terrorista mahometanos, por docenas de facciones, ya están por entrar en Libano y en Irán, desde muchas fronteras. No habrá paz hasta que caigan los chiítas… Los saudíes, en tono muy sarcástico, le dijeron a Putin que los terroristas musulmanes suelen aparecer de la misma forma que los hombrecillos verdes…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.miamidiario.com/opinion/politica/eeuu/pentagono/kremlin/bashard-al-asad/vladimir-putin/recep-tayyip-erdogan/alfonso-becker/geopolitica/muammar-el-khadafi/383565

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.