NO HAY ARREGLO EN EL MANICOMIO SIRIO .- by Alfonso M. Becker

Caos total en el “manicomio” sirio…

Detrás de toda guerra en Oriente Medio siempre se adivina en el horizonte un soplo de libertad. En ese viento de futuro sobrevuelan las noticias, y con ellas todas las grandes mentiras”

El tiempo geoestratégico en Oriente Medio ni confunde ni engaña a nadie, pero es menester saber encubrir el proceder artificioso del disimulo en la guerra, el ingenio de la cautela diplomática y sobre todo la astucia junto a la malicia del encubrimiento para dar a entender todo lo contrario de lo que se pretende conseguir… Debe quedar claro a simple vista y con razonamiento elemental que el campo de batalla es el sitio donde te juegas la vida para defender tus intereses y obtener tus ganancias; una añadidura de tan extrema complejidad que solo es perceptible por otros jugadores cooperativos en conflictos decisivos o auto-duales…

Sobre ese famoso ahora “ganar-ganar” de Donald Trump solo deben entender los lectores que este presidente elegido no es un especialista en lenguaje lógico y por tanto no está en su ánimo fingir virtudes de las que carece, así que se parece más, en el mundo de los negocios, al académico Robert Wright que, con toda seguridad, le propondría a Donald Trump una estrategia de guerra de desgaste sin límite de tiempo contra cualquier enemigo de los Estados Unidos (exactamente lo que está ocurriendo desde hace 7 años en Siria).

Lo que ustedes ven hoy como lectores en la guerra de Siria es algo tan elemental como a un magnate malhablado que participa en el campo de batalla pero no en juegos de suma cero porque ha dicho al Pentágono que no quiere que los demás “jugadores” en Siria se beneficien del trabajo estadounidense… Se refiere a los persas, sin duda. Las agencias de inteligencia no sueltan prenda de lo que hacen y se ha desplegado toda la mentira y la contra-información a modo de “equilibrio de Cournot” para la guerra o “equilibrio de Nash y Cournot”; todas las potencias creen conocer las intenciones de todos… Pero la realidad es que nadie sabe lo que pretende Washington.

Bob Wright, ese genio subproducto de una cultura americana peculiar pero mayoritaria o muy extendida en los hijos de las familias militares, seguramente le “dicta” desde lejos al presidente americano todo lo que hasta ahora ha dejado en sus trabajos… La religión, el fanatismo y la naturaleza humana en un campo de batalla como el sirio donde el dictador sobrevive a duras penas con su disfraz de laico en un Estado aparentemente secular… pero todo eso es rotundamente falso y Bashar al-Assad es un “elemento” no solo sanguinario y peligroso durante décadas contra Israel y los intereses americanos. Es algo más: un clan familiar con una doctrina, teoremas y prácticas de guerra antisemita dispersos en un enfermizo odio a los judíos.

Esto, básicamente, les da una ligera idea de lo que se cuece en Siria; en lo que originariamente se creyó que era una “primavera árabe”, pero lo que está ocurriendo en ese tablero es una guerra civil organizada desde afuera, donde -textualmente- media docena de potencias militares extranjeras están volviendo loco al agónico dictador Bashar al-Assad; miren -si no- su cara tras 7 años de guerra y destrucción total; observen la evolución del semblante del dictador de Damasco en las fotos que claramente muestran en psicología evolutiva que ni siquiera sabe definir qué es lo que está pasando en su casa…

No manda ni dirige en el que fuera su país, no sabe quiénes son sus enemigos (además de Washington) y por qué sus socios chiítas y aliados se comportan de forma tan extraña y con tanto secretismo cuando Siria no es de ellos… Rusia es el primer engañabobos de todos en el tablero sirio. Teherán tiene mil veces más tropas que Assad y miles de combatientes del ejército turco entran matan y salen todos los días de Siria como si fuese su casa… Y los informativos musulmanes no paran de hablar -desde hace 7 años- asegurando que Damasco controla todo el territorio y está a punto de celebrar la gran victoria… ¿Un poco ridículo, no?

Sin embargo, a ojos de todo planeta, Siria parece propiedad de todos o de cualquiera menos de Bashar al-Assad… No se puede decir que sea una guerra del petroleo porque todos los jugadores tienen muchísimo más petroleo que los sirios y la destrucción en Siria es total… Ningún país en su sano juicio, político y social, correría con los gastos de una reconstrucción… ¿Entonces quién ha “fabricado” esta guerra y qué sentido tiene? Es demasiado fácil decir que es Israel o Estados Unidos. Además es rotundamente falso porque tanto Washington como Jerusalem, están a la defensiva… Si fuera del interés de ambos, habrían borrado del mapa a Siria.

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.diariohispaniola.com/noticia/36950/punto-de-mira/caos-total-en-el-manicomio-sirio.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.