CORRUPCIÓN POLÍTICA Y “ARMAS SEXUALES”

Crece la perversión política

En el alboroto de la farándula, en la perturbación del deseo, o en la turbulencia de las pasiones que se manifiestan en la actividad del espectáculo profesional y sus intereses económicos, es difícil saber qué se debe al amor y qué a la envidia, al odio o a la venganza”…

Estamos inaugurando un nuevo año sin solemnidad alguna porque se adivina fácilmente que vienen los malos tiempos que nadie podrá eludir. La miseria ya se ha ocupado de las clases medias en una Unión Europea que se pudre poco a poco ante la suicida gestión económica y migratoria de la peor casta política que se ha instalado en Bruselas desde los inicios de aquella entidad supranacional que fue la Comunidad Europea del Carbón y del Acero; y en los Estados Unidos cualquiera puede ver que los otrora consumos espectaculares, a pesar del indiscutible crecimiento económico de la Era Trump, están por los suelos incluso en los Estados de la Unión más ricos o privilegiados por el turismo y la venta de bienes raíces.

La pobreza es imposible ocultarla, es una lacra demasiado grande, quizás porque es una mancha imborrable, de igual forma que es sumamente difícil deshacerse, de la noche a la mañana, de toda esta repugnante pléyade de políticos incultos, ignorantes, corruptos y extremadamente peligrosos que se han instalado en el gran vodevil de las políticas domésticas haciendo juegos malabares con una globalización retransmitida diariamente vía satélite que no es otra cosa que una suerte de desfalco universal de los derechos y de los bienes que son públicos.

Esta gentuza, sin conocimiento alguno de geopolítica y con evidentes muestras de frivolidad a la hora de interpretar su papel de “preocupados” por el pueblo, o de definir el mundo en el que vivimos, son la morralla elitista, super-acreditadas con super-títulos, que ni siquiera pueden sostener en pie su papel de payasos repugnantes, actores mediocres del pensamiento espectacular que odian a la ciudadanía porque para ellos solo somos espectadores insignificantes a los que muestran su desprecio mientras nos machacan con afán recaudador solo propio de hienas y buitres que juegan con las vidas de los demás…

Vividores del “pensamiento espectáculo” que ni siquiera pueden ya ocultar que ellos son la causa de esta pobreza y de esta hambruna en una sociedad orgiástica del despilfarro de las arcas públicas y verborrea sociológica que está hecha a la medida de una élite ignorante; una jauría de ladrones que lleva a cualquier país al precipicio pues su base material en filosofía política no es otra que un sistema de palabras vacías, corrupto y podrido. Ni siquiera en el sagrado nombre de la imagen -que podría valer algo más de mil palabras- se ha cuidado la apariencia a la hora de representar a los ciudadanos en las instituciones de la Democracia.

Ahora no solo da igual que la mujer del César sea una puta sino que es más conveniente, aún, que sea un putón de feria más zorra que su madre que era meretriz en un serrallo de Marrakech … Los pensadores franceses, tras la primera mitad del siglo XX, señalaron a los llamados servidores del Estado en las democracias de opereta como la “basura política organizadora de la apariencia” y dieron buena cuenta de sus voceros los periodistas del sistema como “las patéticas cacatúas de agencia para la subcomunicación generalizada”; trompeteros amanerados del espectáculo con sus estómagos agradecidos por el estipendio-alpiste…

Sin embargo, con los recursos materiales e instrumentos de dominio al uso, el pestilente estercolero de la socialdemocracia posmoderna, ni siquiera sirve como fuerza de choque para contrarrestar a los apologetas de las llamadas “revoluciones zombies” para tarados de la chusma o declaraciones unilaterales de independencia dirigidas por niñatos barbilampiños con coleta de pirata que pican dinero de aquí y de allá, aunque provenga del narcotráfico caribeño, ya que las fuentes de ingreso del politicastro se maquillan adecuadamente y hasta se “lavan” por el milagro divino de la imposición de manos bolivarianas o guevaristas, o de los tupamaros, o de los asesinos mahometanos, fedayin.

Ningún lector podría imaginar la cantidad de millones que ha “lavado” la pseudo-izquierda de la Unión Europea llevando sacos de millones de euros a los terroristas palestinos… Lo que ha inducido, en la actualidad, a que el espectro político de centro y las derechas tradicionales, recen a Dios todos los días para que los asesinos mahometanos los ataquen en su hedonista Europa, les den por el trasero y les corten el cuello a esa pandilla de enfermos psico-sexuales que confunden la geopolítica con el furor uterino y la tremenda abstinencia de su locura anal…

No obstante, el estructuralismo sociológico hunde sus raíces en el hecho sexológico trascendental del acoso visual hacia las enormes tetas de la vicepresidenta de la autonomía a sabiendas de que no es una mujer propiamente dicha sino un travestí que tiene un pene como una catedral de grande… De acuerdo, es una mujer… No digo que no lo sea… Pero un indefenso alumno de la escuela primaria no debería ser confundido con un minotauro en el laberinto minoico de Dédalo; porque es un auténtico crimen pedagógico que convierte al que se supone su maestro, en un pervertido, en vez de conducirlo y protegerlo en el intrincado y confuso mundo de las apetencias y lo inextricable de los vicios humanos…

LINK.- TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE: READ ALL

http://www.diariohispaniola.com/noticia/36430/punto-de-mira/crece-la-perversion-politica.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s