SEXUALIDAD Y GEOPOLÍTICA

PUTERIO IMPERIAL -writeintheglobaljungle.com

Puterío, desmadre y desenfreno en Capitol Hill

En la Roma imperial lo tenían muy claro: En los asuntos de gobernanza, que la mujer del César fuera una desvergonzada puta no tenía interés alguno, además, los asuntos de la entrepierna ni siquiera eran relevantes… Lo que sí era, realmente, importante es que no lo pareciera; es decir, que la esposa del emperador de Roma no pareciera una zorra del tres al cuarto… El legendario emperador Claudio lo tuvo en cuenta y le quedó muy claro hasta el año 54 d.C. dejando por escrito que los mejores modales se empañan casi siempre cuando van acompañados de orgullo y de cierto furor uterino.

Quizás el pobre Claudio se refería a su sobrina y esposa que ya era famosa no solo por los rumores en la corte sino porque estaba en boca de toda la ciudadanía romana… “Eres más puta que Agripina” -se decía…

Lo cierto es que los signos de moderación eran muy apreciados en política imperial -según deja constancia, Claudio- y seguramente debería ser cierto porque el desenfreno sexual en la élite romana, ejercitado sin sentido del decoro alguno, lo convertía todo en una orgía vaginal propia de animales salvajes recalentados por los calores de agosto sin un gazpacho refrescante que llevarte a la boca… Los datos históricos sobre Agripina, magia del tiempo, nos traen al siglo XXI a una joven hermosa y bella mujer que manejaba a la perfección todo su poder erótico para culminar en la cama, con sus capacidades amatorias, el cumplimiento de sus deseos; habilidades del himeneo jamás superadas por ninguna otra hembra en la historia política del ser humano sobre la tierra…

Ni siquiera la escandalosa Mesalina pudo ganarle. A parte de que a los soldados más guapos de la guardia pretoriana se los pasó por el papo, la señora Agripina puso a disposición de casi todos los senadores del imperio sus partes íntimas y todos los poderosos del establishment romano disfrutaron de su monte de Venus a cambio de favores políticos. Quedó muy bien documentada para la posteridad la incontable cantidad de primos, hermanos, tíos, cuñados y amigos con los que mantenía relaciones sexuales, dejándolos a todos con una sonrisa de oreja a oreja y con molestias en la ingle por su incomparable ímpetu en su gimnasia sexual…

Agripina era una fiera en la cama y el Kamasutra era un vulgar catecismo doctrinal para aburridas beatas católicas comparado con las cosas que sabía hacer esta mujer encima de un hombre, e incluso debajo… Todos los rumores en las calles y en los arrabales del imperio romano apuntaban a Agripina como una gata en celo, más caliente que una sartén al fuego con huevos fritos, que prefería sentarse en la masculina y erecta antorcha del amor antes que hacerlo en una silla, como cualquier mujer de su casa, humilde en sus cotilleos políticos, recatada y de intachable conducta…

Estos párrafos iniciales sobre Agripina, creo que servirán al lector para que nos aproximemos a una suerte de examen de los parámetros educativos y demográficos, en el mundo conocido por entonces, esa forma de entender la política con la que la historia comparada nos obsequia a la hora de comprender el momento actual de los Estados Unidos de América… Agripina no solo sedujo a su tío Claudio y lo volvió loco de placer haciendo barbaridades sexuales sino que en el mismo lecho amatorio le dijo a Claudio que su mujer (su tía) era una guarra que se acostaba con cientos de hombres y que lo engañaba como a un tonto del Senado… por lo que merecía el pasillo de la muerte, que en Roma era una cena y el vino emponzoñados…

Con cerca de 60 años, Claudio, le dio gracias a los dioses varios por haberle traído a esa jovenzuela tan hermosa que follaba como el demonio y ordenó matar a su esposa para casarse con Agripina. ¿Acaso no era para matarla? Bien pensado era más fea que un coco… ¡Digo yo! El caso es que el emperador Claudio ya pensaba de antes que su infiel esposa era mucho más guarra que Mesalina, mujer mundialmente famosa por haberse acostado con más de 80 hombres en una sola noche. Todos en fila… Uno detrás de otro metiendo el pito en sus entrañas, con testigos presenciales como si se tratase de registrar en The Guinness World Récords las hazañas de su precioso papo…

Mesalina tenía que ganar una apuesta de la que hablaba toda Roma… Con un poco de imaginación se pueden hacer una idea de lo que era Roma y lo que es Washington… El primer presidente negro bailando el tango todo el santo día mientras los enemigos de Estados Unidos se confabulan para destruir América… de los turbios rumores de que se ha follado a Beyonce, no quiero hablar porque un escándalo mucho mayor ensombreció, para siempre, la república norteamericana: una orgía sexual estaba destruyendo a Capitol Hill… No había que buscar un enemigo entre los rusos. El verdadero enemigo de Washington está dentro. La propaganda del Islam funciona a la perfección incluso en el sistema educativo.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/33824/punto-de-mira/puterio-desmadre-y-desenfreno-en-capitol-hill-.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

ORGÍA Y DECADENCIA IMPERIALSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.comSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.com0SEXO Y PODER EN EL IMPERIO AMERICANOSEXUALIDAD Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.comSEXO Y GEOPOLITICA -writeintheglobaljungle.com1PUNTO DE MIRA: Puterío, desmadre y desenfreno en Capitol Hill

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s