WASHINGTON SIN CREDIBILIDAD ALGUNA by Alfonso M. Becker

Sad and ridiculous American empire…

La opinión prevaleciente de que China es la próxima potencia global está alimentando e impulsando sentimientos megalomaníacos en dicho país” Z. Brzezinski

Los más lúcidos de entre la morralla de políticos que ha dado Washington en los últimos veinte años indican que algo va mal en the backstage of the show’s geopolitics cuando las familias mafiosas de la peor estirpe, demócrata y republicana, tan blancas como los Clinton o tan negras como los Obama, chupópteros profesionales, se han enzarzado en una pelea a navajazos traicioneros en Capitol Hill mientras el cada vez más numeroso y variopinto enemigo de los Estados Unidos acecha sobre lo que ya ven como un imperio enfermo que agoniza y que apenas se sostiene en pie… Eso es lo que ven los terroristas musulmanes; eso es lo que percibe el genocida gordinflón de Pyongyang, exactamente eso es lo que entienden los proxenetas y narcotraficantes gubernamentales que matan ciudadanos y esquilman Caracas…

Así que, la valiosa ventaja de la que disponía la corte de Washington, no solo en el terreno militar sino ejerciendo ese poder blando del que tanto presumía, ha sido despilfarrada, en primer lugar, por un negro advenedizo que parecía sacado de una liga de baloncesto de escuela secundaria y que presumía de dinamismo anatómico bajando del Air Force One como si fuese una estrella de la NBA pero bajo los influjos del crack; como si lanzara el mensaje subliminal de que el clorhidrato de cocaína con un poquito de bicarbonato sódico fuese una revolucionaria transgresión black power del histórico espíritu americano por parte de una juventud “guay del Paraguay” en la negroide sociedad del espectáculo.

El negro que conquistó la cima del mundo ¡ Mamá he subido a lo más alto que se puede subir !… Pero resulta que no conquistó nada… Las leyes del espectáculo político te encumbran a la fama, es cierto; te dan tanto dinero que puedes llamarlo fortuna o miles de millones de dólares para tu paso por esta vida y para que tus descendientes vivan de tu legado o de tu apellido, de tu mala fama, o como quieras llamarlo… Pero en el gran teatro del mundo calderoniano, además de la posibilidad de adquirir fama, también tienes todas las papeletas -según el oficio- para que te cubras de mierda hasta el cuello si eres un vulgar parásito de la élite “afroamericana” que a fuerza de hip hop, breaking para caminar vacilando y graffiti, provoca el asco manipulador, la náusea intelectual, la mofa y el escarnio en el patio de butacas…

En el Siglo de Oro español se decía que todo advenedizo que sube a la cumbre lamiendo traseros para “servir” a la clase dominante -que por entonces se llamaba “nobleza”- cae irremediablemente en el fango que tiende la sabiduría ciudadana cuando se descubre que era un simple y vulgar rufián con interés desmedido por el brillo del oro y la buena vida a costa del erario público… En la España combatiente eterna contra los moros siempre se le comparaba con el esclavo que -por mor del demonio- se hacía inmensamente rico y se rodeaba de esclavos, negros, blancos y de todos los colores; siendo mucho más sanguinario que sus antiguos esclavizadores…

Sus lagrimitas de actor barato para teatruchos de barrio, sus discursos con oratoria de rap y sus poses de roquero de Harlem con porro de marijuana en la boca, sosteniendo la pared de una esquina en la calle 110 para marcar territorio, ya no convencen a nadie…

El “black power” de un Obama de opereta para tugurios del Bronx que le dejó en herencia un territorio hostil a su odiado magnate de New York, actual presidente, Donald Trump; elegido democráticamente por el pueblo estadounidense. Esa máquina fabricante de desprecio y violencia fue engrasada por Barack Obama…

Ahora que tanto se habla y escribe de racismo, el primer presidente negro preparó el recibimiento adecuado, según la orden de sus amos, para que el “inexperto” Donald se encontrara, de repente y sin saberlo, en medio de una sociedad manipulada repleta de serpientes venenosas y de arenas movedizas… Toda una arquitectura política de caos que le diera miedo al viejo negociante de bienes raíces y optara por lo más sobrio: irse a su casa y a vivir que son dos días… Pero el señor Barack Obama se había topado con un patriota americano dispuesto a lo que no hizo el de Honolulu: sacar a los Estados Unidos del estercolero en el que Obama lo había arrojado.

El grave problema es que Barack Obama creyó que podía “eliminar” del escenario electoral a un candidato, republicano normal y corriente pero con más dinero que cualquier rey de la periferia imperial; creyó -además- que podía hacerlo con medios fraudulentos, con argucias de los bajos fondos y con procedimientos criminales propios de la camorra que se están documentando, día a día, y que pronto saldrán a la luz…

Pero Obama y sus compinches siguen acosando a Donald Trump; de hecho, las “actividades” absolutamente ilegales se van inflando, van in crescendo, sin prisa pero sin pausa, poco a poco, desde el día en que Donald Trump da un susto de muerte a la todopoderosa mafia enquistada en el Partido Demócrata y se queda con el sillón de la Casa Blanca… un peligroso gang al mando de los Clinton que no podía creerse que un “vulgar multimillonario” sin título de Harvard les ganara por goleada, los mandara a tomar por el culo y los dejara en ridículo para las próximas décadas…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:  (LINK)

http://www.diariohispaniola.com/noticia/32857/sad-and-ridiculous-american-empire.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s