DIOS SALVE A VENEZUELA… by Alfonso M. Becker

Epílogo para asesinos bolivarianos…

Se vislumbra una nueva guerra total y la carrera por el rearme militar ha comenzado de forma frenética y colocando todos los recursos para adquirir alguna ventaja significativa antes de que comiencen los bombazos… Las armas son tan sofisticadas, que hablar de campo de batalla es el absurdo geopolítico elevado a una constante de carácter geodésico. Se habla y escribe del Golfo Pérsico como espacio “estelar” para una guerra total de escarmiento global contra los asesinos mahometanos persas… Incluso se describe una suerte de guerra de las galaxias contra China y su perro norcoreano Kim Jong un… Pero se oculta que la geopolítica no solo es el espacio estático señalado para determinadas batallas; porque las personas que viven en ese espacio son dinámicas y nunca están quietas. Venezuela es un buen ejemplo…

Nuestra era moderna, presuntamente, humanista, cultivada e ilustrada, ha producido los mayores horrores, las dictaduras más perversas y asesinas, las más falsas “revoluciones” de la historia de la humanidad, y las más grandes mentiras para poder gobernar. Y si las dificultades aparecían a la hora de las relaciones internacionales, las guerras totales y de exterminio estaban siempre disponibles en la caja de herramientas… Está claro que las autocracias con delirios de grandeza quieren hacerse un sitio a costa de gobiernos fantoches latinoamericanos y de teocracias clericales reaccionarias que gritan la guerra santa contra Estados Unidos.

Hace veinte años que se avisa y advierte desde la Unión Europea que Venezuela está en manos de asesinos narcotraficantes con cierta “relevancia” mundial pues el cártel de Caracas es el nº1 del mundo en tráfico de cocaína, sus narcogenerales son famosos en todo el planeta y la infiltración del Hezbollah libanés en todas las ciudades venezolanas se comenta en todos los círculos del Islam; los asesinos mahometanos iraníes, traficando coca por toda la Triple Frontera y desde Venezuela por todo el Caribe, es algo público y notorio, pues hasta en Moscú se hacen chistes, desde hace décadas, sobre los traficantes de armas sirios y libaneses que operan por toda Latinoamérica y…

No solo eso, sino que se mofan los rusos, a carcajadas, de las agencias, CIA y NSA, porque los asesinos persas (también afincados en Caracas con la cobertura de Nicolás Maduro) circulan libremente por toda Centroamérica y negocian en México con el mismísimo Cártel de los Zetas para entrar y salir del territorio U.S.A. … en las misma frontera estadounidense… Así es, asesinos islámicos conspirando por toda Latinoamérica y la puerta de entrada al continente fue el “Gobierno de la momia”, ese Hugo Chávez protegido de los hermanos Castro… un cadáver político en ciernes desde que se apoderó del Palacio Presidencial de Miraflores mediante un golpe de Estado.

Ese milico parlanchín “eliminado” y finiquitado en La Habana porque creyeron los hermanos Castro que el inculto camionero, Nicolás Maduro, sería más manejable que el carismático sargento patatero a la hora de conseguir más petroleo que diera un soplo de aire a la farsa cubana de “revolución“… Washington y La Habana estaban de acuerdo en que la isla, si se venía abajo, sería un grave problema geopolítico de carácter regional y dejaron que la Dirección de Inteligencia cubana (DI) arreglara el “problema Chávez” y tutelara al heredero conductor de tranvías… Todo fuera -según la CIA- para que Venezuela no se convirtiera en una “Libia sudamericana” o en una suerte de Irak donde los mafiosos de los narcóticos se pelearan a muerte por el palacio de Miraflores.

La extrema pulcritud de Washington a la hora de meterse en la fanática cloaca venezolana, presentó al Gobierno de Obama como lo que era verdaderamente el primer presidente negro: un cínico despreciable que también demostraba desprecio por el pueblo venezolano; un “nos da igual que se hunda Venezuela en la miseria y que se jodan mientras nos vendan a buen precio, como siempre, la cuota regular del 20% del petroleo de la empresa estatal PDVSA” … Así Obama podía decir que no era nada personal, sino simplemente negocios. Pero el peor presidente de los Estados Unidos, ni siquiera sabía (al igual que sobre Siria) que el impresionante y multimillonario desfalco del Tesoro Venezolano, por parte de los asesinos bolivarianos, se estaba invirtiendo en bienes raíces de Miami y en múltiples empresas repartidas por todos los Estados Unidos…

Así que los asesores de la Casa Blanca le dijeron a don Barack Hussein Obama que lo más prudente era callarse “si no nos falta el petroleo, los grandes flujos de capital privado venezolano y las buenas inversiones inmobiliarias, porque salimos de la crisis económica gracias al fantoche asesino bolivariano”… Así que, en nombre de la sacrosanta “no injerencia” en los asuntos de otros países y al grito de que The Show Must Go On, era perfectamente lícito -según la Casa Blanca del presidente afroamericano- dejar que el pueblo venezolano se muriera de hambre, que sus estudiantes fueran asesinados por Nicolás Maduro y su banda de gánsters de Caracas a ojos de toda la opinión pública mundial. Al señor Barack Obama no le dio vergüenza ser cómplice de un Gobierno bolivariano que violaba sexualmente a los detenidos, fueran estudiantes, chicos o chicas, o cualquier otro individuo de la oposición: La teoría y práctica policial cubana de aterrorizar a los manifestantes mediante agresión sexual, incluso a políticos de renombre que no abren el pico ahora para contar lo que realmente les pasó en la cárcel…

Tampoco sintió vergüenza alguna el presidente ruso Vladímir Putin cuando recibió a esa basura humana que es el payaso bolivariano de Caracas en el Kremlin para tratar de salvaguardar los cientos de miles de millones de dólares invertidos por Rusia no solo acaparando mercado de venta de armas a Venezuela, sino invirtiendo en la compra de petroleo barato, al igual que Washington y China dando créditos millonarios que el farsante revolucionario de Miraflores, se suponía, iba a invertir en infraestructura estratégica energética.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/31546/epilogo-para-asesinos-bolivarianos.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s