EL CAMPO DE BATALLA… by Alfonso M. Becker

Todo el globo terrestre es un tablero de guerra…

En un mundo realmente invertido, lo verdadero es un momento de lo falso” Guy Ernest Debord.

Deben saber los lectores que todos los parámetros que evalúan la temperatura de los conflictos militares en este mundo, están recogiendo los valores más altos desde el colapso de la antigua Unión Soviética. No es que se huela la guerra permanente que ya existe desde hace tiempo, es que se van tomar decisiones muy serias, muy pronto. No es una exageración que, desde la elección de Donald Trump como presidente, el Joint Chiefs of Staff de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos reúna -un día sí y otro también- a todos los jefazos de las distintas ramas y cuerpos militares…

Según los documentos “no clasificados” de estas reuniones, el principal dato preocupante es que los enemigos mahometanos están convencidos de que la “evidente” decadencia de EE.UU. presenta una oportunidad única en la historia para atacarlos y destruirlos… Y lo que más le duele a la Casa Blanca es que algunos “amigos” traidores de Europa aprovechen la ocasión para “no confiar en los angloamericanos” y “afrontar el futuro con sus propias manos”… Y así, el presidente estadounidense, Donald Trump, comprobó que Angela Merkel solo era una malvada, manipuladora y oportunista, con delirios imperiales germánicos. Para las tropas estadounidenses en Alemania, desde hace más de 30 años, los alemanes no son otra cosa que una población hostil a los Estados Unidos. Hostilidad fomentada, según Washington, por políticos como la canciller alemana. 

Es posible que los movimientos de “piezas” y despliegue de todo el hardware aeronaval por el Pentágono, hasta este inicio de junio 2017 en el Pacífico, no tengan un gran significado para la opinión pública mundial, pero desde 2005, es decir. Desde hace 12 años es el gran escenario militar emergente predestinado para el siglo XXI… Esto en la jerga del Pentágono significa que es y será -indiscutiblemente- el complejo escenario de aguas azules en el que se supone que el poder marítimo de la US Navy queda seriamente “tocado” por el desarrollo de los misiles chinos que permitirá a Beijing declarar una zona de exclusión marítima e impedirá a Washington (portadores y aviones) acercarse a las costas de China so pena de recibir una lluvia de cohetes de alta precisión o “asesinos de portaaviones” de la que se jactan los chinos.

Sin embargo, cualquier alto jefe militar, medianamente formado, podría aclarar a los lectores que una guerra con China es altamente improbable porque atraería inmediatamente a otros actores, aliados de Washington, al evento militar con máquinas de guerra y medios misilísticos tan poderosos como el de China y que complicaría enormemente todas las “ilusiones” de Beijing de reafirmar su poder en la zona y -además- degeneraría en una batalla final incluso a nivel global y con la utilización de armas nucleares.

Un escenario como el describo no sería otra cosa que un apocalíptico combate en el que Washington y sus aliados deberán hacer frente a los dos o tres aspirantes que en la actualidad desean destruir a los Estados Unidos y a la civilización occidental… Evidentemente, el Pentágono estaría obligado a eliminar definitivamente a todo candidato a dominar el mundo, por todos los medios disponibles.

No se debería olvidar, tampoco, que miles de millones de dólares de comercio bilateral entre chinos y americanos ocasionaría el coste más alto en la historia de la humanidad por una guerra que se podría haber evitado con alguna que otra idea “genial” de poder regional “adecuado” para ofrecer a China… Aún así, también le diría un experto militar que en el transcurso de las negociaciones y durante el periodo de intercambio de ideas, cualquier error de apreciación, tal como están las cosas, podría encender la mecha de un intercambio nuclear en toda regla; de una guerra de carácter apocalíptico y con una capacidad de destrucción nuclear nunca vista… Así que es imposible dormirse en los laureles entendiendo -además- que no dormir ocasiona un estrés que altera por completo la paz y el sosiego necesarios para un buen acuerdo diplomático…

Pero concretamente en la Unión Europea, el United States European Command (EUCOM), mando general de las fuerzas armadas de Estados Unidos en Stuttgart-Alemania, no solo se prepara para un enfrentamiento (improbable) con Rusia sino que los Balcanes, el Asia Central y todo el norte de África ha sido siempre su zona de acción… Bien es verdad que desde 2013, el AFRICOM se encarga de zonas específicas del continente africano y se pueden repartir tareas con los distintos centros de mando cuando las necesidades obligan. La base aeronaval de Rota-España, es ahora el centro de mando donde se planifican y desde donde se ejecutan las misiones “búsqueda y destrucción” a cargo de los comandos especiales de asalto estadounidenses si el cuerpo expedicionario de Camp Lemonnier en el Cuerno de África (Djibouti) no ha “solucionado” el trabajo con sus drone…

Washington sabe que matar al enemigo es muy fácil y -más de una vez- el Departamento de Defensa de los EE.UU. ha dejado entrever (sin que pudiera interpretarse como una baladronada) que podría destruir en un par de horas Pyongyang y lanzar un ataque de Corea del Sur con aliados para ocupar toda la península y desnuclearizar la Corea unificada para contentar o tranquilizar a China mediante la firma de un acuerdo en el que las tropas norteamericanas salen de la península… El Pentágono no es la primera vez que asegura que solo necesita dos semanas para reducir a escombros Teherán y todo el país de los ayatolas iraníes, aplastando como a las ratas a su Guardia Revolucionaria…

Y cuando le han preguntado el porqué no lo hace si se trata de un asesino coreano con armas nucleares en el primer caso y del más despiadado enemigo mahometano de U.S.A. cuando hablamos de los persas, la respuesta es muy sencilla y contundente para Washington: cuesta muchos cientos de miles de millones de dólares y es perfectamente posible hacerlo de otra forma más barata, con menos coste en pérdidas de máquinas y personal militar, y mucho más asequible bajo el concepto de guerra permanente… Eso tan antiguo de una batalla espectacular con despliegue de grandes medios se acabó para el Departamento de Defensa estadounidense.

La Oficina de Capacidades Estratégicas del Pentágono baraja una ecuación muy sencilla: mientras la especie humana recorra las tierras y los mares de este planeta, la guerra es un factor permanente y tenemos que estar preparados incluso para una guerra post nuclear entre los supervivientes de la hecatombe… Así que el concepto “estrella” que baraja el Pentágono es el de letalidad distribuida, es decir, remozar todo lo que se considera antiguo en el arsenal, hacerlo polivalente con las nuevas tecnologías, modernizar cualquier “trasto” como el viejo y famoso misil Stinger que se utilizaba hace 40 años, porque se puede convertir en un arma nuclear en miniatura para desbaratar un ataque de 1000 drone contra un portaaviones… No tirar nada… Utilizarlo mientras la carrera tecnológica sigue su endemoniado curso…

Adiós al campo de batalla tradicional, a la retaguardia y a las trincheras…

Si no quieres que de un solo bombazo te dejen sin medio ejército, que en una sola tarde te hundan la Flota del Pacífico al completo, que reduzcan a polvo el Pentágono de un solo tiro, que dejen sin capacidad de comunicaciones a todas tus Fuerzas Armadas porque Washington ya no existe, no queda un solo edificio en pie en New York; o que tu ejército se quede sordo y ciego porque te han dejado sin satélites, es hora de que entiendas que los chinos son muy peligrosos y te tienes que adelantar a ellos… El concepto de letalidad distribuida solo sirve para hacer frente a las amenazas envolventes de los chinos mientras continúas “afilando tu navaja”, alargando la guerra y no permitiendo que el enemigo te barra de la faz de la tierra.

De momento en blue-water nadie osaría enfrentarse a la US Navy, pero el Pentágono prefiere imaginar que sí puede ser posible y por eso ha comenzado en el Pacífico su guerra de acopio de inteligencia… Por eso ahora se puede “arreglar” Oriente Medio destruyendo los principales focos de asesinos mahometanos. Hay que montar un buen espectáculo en Middle East… Solo el Pentágono sabe hacia dónde y contra quién hay que disparar… El enemigo mahometano solo entiende de “paraísos y de vírgenes”… Y Washington es la fábrica de sueños que los pondrá a dormir con los ojos abiertos… El Departamento de Defensa de U.S.A. prepara una pesadilla espectacular por capítulos que no se salga de los presupuestos conseguidos por Donald Trump.

Las mentiras espectaculares sobre “Qatar” y el “enemigo” ruso…

La mejor forma de entretener al planeta es con una buena guerra de inteligencia. El manejo de los mass-media es de capital importancia para que los periodistas de medio pelo “ladren” todos a la vez contra Donald Trump… El cotorreo es la única alegría semántica de los tarados intelectuales mientras la noble figura del presidente de los Estados Unidos desconcierta a propios extraños con actuaciones estrambóticas diseñadas por el mago de la Casa Blanca, Steve Bannon. La cobardía innata del inculto periodista titulado de la grey, se manifiesta inmediatamente cuando descubre que su único lugar “seguro” para gestionar su miedo y no cometer una barbaridad, es unirse a la jauría mayoritaria.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/30965/punto-de-mira/todo-el-globo-terrestre-es-un-tablero-de-guerra.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s