Punto de mira… Alfonso M. Becker

¿ Y usted, cuando observa, qué es lo que ve?

Absolutamente incapaz de resignarme con la suerte que me ha tocado, me abstengo de adaptar mi existencia a las condiciones irrisorias en las que vivo” Bretón

Desde la última expresión del romanticismo europeo, es difícil encontrar algo de belleza en la narrativa política; quizás porque nunca hubo tal cualidad en la perfección de sus formas a la hora de complacer no solo a la vista o al oído sino por extensión al espíritu de un artista; esa belleza que se exige en el gran teatro de la gobernanza, o tal vez es inútil buscar, dado que la esencia de la política y la de los actores políticos es, pura y llanamente, la mentira… Tanto la una como el otro, están condenados a ser solo pródigos en promesas.

.

No hay poder más irreductible que el lenguaje poético a la hora de señalar la gran farsa de una representación en la que sus dos vocablos más espectaculares, puestos sobre el escenario, “democracia” y “libertad”, brillan por su ausencia; tanto en un buen artículo como en un discurso con buenas intenciones pedagógicas; y aún así, la democracia y la libertad, se descuelgan del párrafo ya que es imposible amarrar lo que se desconoce y lo que se ignora, no solo en contenido científico social, sino hasta en su propia definición…

.

Habrá que suponer que para digerir tamaña amalgama de despropósitos de apariencia filosófica, sería necesario dotarnos de unas mastodónticas tragaderas capaces del albergar el sueño de la razón para luego despertar y vomitarlas en la vigilia… Pero ni siquiera tenemos a mano un lacrimógeno sentimentalismo que nos incite a escribir, para poder expresar como tragedia el cúmulo de mentiras que se publican en nombre de la libertad de expresión, o peor aún: de la libertad de prensa… ¡Con qué frivolidad se está tratando todo! …

.

Ya no solo en la Europa podrida y decadente que exterminó a seis millones de judíos para sustituirlos por veinte millones de la peor ralea mahometana, sino en los Estados Unidos, donde, cada día que pasa, se hunde, poco a poco, la universidad pública y muchos centros universitarios privados que son financiados con dinero de los contribuyentes. Se derrumba la enseñanza en Estados Unidos ante una infiltración masiva de propaganda antiamericana que ha convertido los centros educativos en el “refugio” de los planificadores yihadistas de una revuelta generalizada en el propio corazón del imperio…

.

Una minoría musulmana que clama venganza histórica contra los infieles por las fechorías cartográficas de unos tales sujetos como Mark Sykes y François George Picot, pintarrajeando mapas… Esa Unión Europea se descompone, pero si cae, deben saber los lectores estadounidenses que también se derrumbará el imperio norteamericano… Porque ahora Capitol Hill no puede dedicarse en exclusiva a su ombligo… “America First” no es otra cosa que una cortina de humo en el campo de la geopolítica económica que, a su vez, es otra columna de humo destinada a desconcertar al enemigo.

.

No, señoras y señores lectores, no hay retiro a sus cuarteles de invierno para el Pentágono; no hay un lugar donde esconderse en este planeta, ni los dos grandes océanos protegen ahora a la república estadounidense, ni pueden proteger a nadie de una lluvia nuclear. Ahora, si hay pelea, hay que dar la cara…

.

Se sirve la mentira en los mass-media, desde el mismo momento en el que los portavoces de la foreign policy, de Moscú o de Washington, la ponen en circulación como si de un vehículo de ebriedad se tratase… El propósito no es otro que emborrachar a la chusma con muros mexicanos que no dejan pasar a la gente y millones de indocumentados que van de un sitio a otro como si de una estampida se tratase… Es la orgía del espectáculo político en la posmodernidad…

.

Miente el presidente ruso Vladímir Putin con la misma intención y la misma intensidad que el presidente de los Estados Unidos… Esto, como comprenderá el lector, no es un insulto a tan grandes y respetables personalidades, sino que se trata estrictamente de la verdad. Es quizás lo único verdadero en política. El oficio de mentir es muy duro, oiga, requiere mucho estudio, mucha paciencia y una cara más dura que el cemento; más que nada porque tienes que permanecer impertérrito e imperturbable aunque te hayan pillado infraganti cuando una becaria, bajándote los calzoncillos, se dedica a robarte espermatozoides en pleno Despacho Oval…

.

Dice un viejo proverbio alemán que el murmurador tiene el diablo en la lengua y el que lo escucha lo tiene en la oreja. La becaria lo tiene en sus labios, supongo… El Kremlin y la Casa Blanca están repletos de murmuradores. Pero permítanme que les diga que la gente del stablishment son gente seria porque tienen un doctorado en mentirología y se sirven de oficinas dedicadas a la mentiroscopia, donde expertos y especialistas en mentiras y falsedades, miran con lupa la veracidad y mendacidad que emanan de los periódicos amarillos y de otros medios, de todos los colores del arcoíris, utilizados para entretener a la chusma con falsedad documental, testimonios sexuales descabellados, declaraciones surrealistas y gilipolleces eróticas grandilocuentes…

.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.diariohispaniola.com/noticia/30252/punto-de-mira/y-usted-cuando-observa-que-es-lo-que-ve.html

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s