EL DILEMA DE RUSIA… by Alfonso M. Becker

Rusia se derrumba poco a poco…

La caída de la URSS fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX” Vladímir Putin

¿ Cuánto tiempo le queda al presidente ruso, Vladímir Putin ? Son muchos los estudiosos y especialistas, estadounidenses y europeos, en la “región cardial” o “área pivote”, que se hacen esta pregunta y que así opinan: Rusia caerá en la más estricta ruina económica provocada no solo por sus aventuras militares tratando de recuperar el territorio de lo que fue el imperio soviético, sino que a esto tendrá que sumar los gastos de defensa de múltiples guerras yihadistas que aparecerán, sin duda, en toda su periferia debido al resurgimiento musulmán y a su mahometana violencia independentista. Si el Middle East es el actual campo de batalla de las ambiciones chiíes capitaneadas por Teherán, el Asia Central es el auténtico polvorín que puede acabar no solo con el Gobierno de Putin sino que puede hacer colapsar a la Federación Rusa como en su día ocurrió con el imperio comunista de la URSS.

Persas y turcos tienen, además, mucho que pescar en esas aguas revueltas donde se van a dirimir los derechos de propiedad no solo de inmensos yacimientos de gas y petroleo como fuentes energéticas, sino de minerales estratégicos y riquezas incalculables como el oro o diamantes… Como es natural, occidente no va a permanecer al margen de una competición entre muchos “jugadores” por ese corazón de la tierra donde las ambiciones mahometanas han puesto sus ojos. Si hasta ahora el presidente ruso ha controlado bien a su inmensa población musulmana, no pasará mucho tiempo hasta que la frontera Sur rusa se “incendie” por reivindicaciones territoriales yihadistas que hasta ahora ha “pacificado” el virrey mahometano chechén, Ramzán Ajmátovich Kadýrov, pero que con toda seguridad su guardia pretoriana no podrá con más de una docena de organizaciones armadas de asesinos islámicos que han atentado más de veinte veces contra su vida y que en la actualidad han puesto precio a su cabeza.

La demografía “musulmana” es implacable contra la etnia rusa. En la actualidad la coexistencia parece pacífica, sin embargo, cuando el Daesh ya pulula por toda el Asia Central, es de suponer que la violenta y sanguinaria dictadura de Kadýrov en Chechenia caiga en cuanto maten al “protegido” del Kremlin en una capital Grozni que está absolutamente “infestada” por bandas del Califato (ISIS) que consideran Asia Central (no solo Chechenia) como un nuevo “creciente fértil” mil veces mayor que el de Siria…

Y para colmo, Estados Unidos, con el nuevo sheriff en la Casa Blanca, Donald Trump, se ha propuesto hacer contra Rusia exactamente lo mismo que Putin hace contra Washington y sus aliados: zancadillear a las tropas del Kremlin en Oriente Medio y hacer que todo les cueste muy caro… junto con las sanciones, es una buena idea, es decir, provocar la ruina económica con más celeridad; hacer que Rusia salga extenuada de todas sus aventuras militares y se “desangre” económicamente en Ucrania, en Crimea, en Siria y en cualquier sitio donde actúe… Ahora el Pentágono le piensa devolver la moneda al señor Putin.

Todos los especialistas sobre Rusia -incluyendo a los rusos de la oposición- ya han comenzado a establecer una narrativa apocalíptica si el dirigente chechén, Kadirov, cae asesinado pues se deduce que no habrá sucesión en Grozni sino un levantamiento yihadista de discurso globalizador y por consiguiente una guerra generalizada de Vladímir Putin contra todos los países de mayoría musulmana tendientes a la separación total de los rusos ortodoxos… El modelo de “guerra permanente” que Putin ha copiado de Occidente, buscando enemigos exteriores y “eliminando” a los enemigos de la oposición interior, es imposible de costear económicamente y el patetismo se ha adueñado de un ejército ruso que se limita a pasear su vetusta maquinaria de guerra por el Mediterráneo; siendo el descontento de su plana mayor un desfile de caras largas… al comprobar que la tecnología de 5ª y 6ª generación armamentística nunca llegará al ejército ruso porque no hay científicos, no hay centros de investigación adecuados y no existe tal tecnología en Rusia, y todo esto puede dar lugar a que Vladímir Putin sea derrocado por sectores de su ejército.

La fuga de cerebros, jóvenes rusos, la fuga de capitales y un Estado policial como el ruso, solo pueden desencadenar que el termómetro de la corrupción suba hasta niveles intolerables y que el actual presidente ruso tenga serios problemas internos. Es imposible de ocultar que no hay dinero par financiar el desarrollo económico de Siberia y con lo del Ártico incluso hay chistes sobre sueldos congelados y soldados que no cobran, espanto entre los ciudadanos rusos y auténticas penalidades entre los jubilados pues hay “alarma” de que el sistema de pensiones ha colapsado…

La política exterior de Putin no ha logrado atraer los miles de millones de dólares japoneses porque no es capaz de reconocer que las Islas Kuriles le van a salir tan caras como el colapso de Rusia. El miedo de Vladímir Putin hacia el vecino chino le ha impedido -también- aceptar la llegada de dinero fresco de Beijing porque supone muchas concesiones (demasiadas) a una peligrosa potencia militar que si quisiera, manu militari, se adueñaba ahora mismo de la Siberia…

La cosa está tomando tintes tan surrealistas que el famoso puente de Crimea del que tanto ha presumido el señor Putin, ese puente sobre la península de Kerch que conecta Crimea a la Federación Rusa no se podrá terminar porque no hay dinero ni nadie en este mundo que quiera financiarlo. Y mucho menos si Crimea vuelve a sus verdadero dueño que es el Gobierno de Kiev, pues entonces nadie pagaría nada y se harían el loco en la capital ucraniana; al fin y al cabo se trata de un robo peninsular y de una devolución internacional… Ni China, ni Japón, ni Corea del Sur consideran a Rusia un “pagador fiable”. Escandaloso pero cierto… Hace una semana, Mikhail Khodorkovsky, en una entrevista que le hacen en un hotel de Washington, dijo que el único peligro ruso para Occidente es el actual presidente de Rusia, y es “peligroso” porque la presión a la que está sometido le está haciendo tomar decisiones incorrectas…

O quizás no tiene otras… Pero le haría un gran favor a su patria rusa, con un estratégico buen retiro para él y su familia y un honorable e inteligente traspaso de poder a un sucesor al que debería explicarle la verdad: Rusia está en bancarrota y solo sobrevivirá como nación aliándose con la Unión Europea y formando parte de la OTAN. Cualquier otra opción dejará el territorio ruso expuesto a potenciales invasores o en manos de peligrosos vecinos. La estrategia del loco en versión rusa, amenazando con algún que otro artefacto nuclear si se atreven a atacar territorio ruso, no irá más allá de la ruina total de Rusia y la de la caída del actual presidente ruso.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/estados-unidos/rusia/vladimir-putin/donald-trump/alfonso-m-becker/372854

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s