ASÍ FUE SAN VALENTÍN by Alfonso M. Becker

bonito-dia-para-el-amor

Qué día más bonito para enamorarse…

El amor constante e invencible, más allá del tiempo. Amar siempre. Amar toda la vida. Que no detengan, ni el reloj ni la desdicha, la lisonja del deseo ni la llama del amor… San Valentín… Quién lo diría… Ella se enamoró, del que luego fue su marido, un día como aquel en una playa nudista. Estaba tomando el sol bocarriba como Dios la trajo al mundo pero con una gafas Ray-Ban de cristales negros protegiendo sus preciosos ojos, verde aceituna, porque no soportaba la luz cegadora de Miami Beach y así se relajaba como una pendona cuando le regalan un diamante…

Gafas que eran el último grito entre las novias de los moteros pero las suyas, además, eran de montura de carey, negro azabache que hacían juego con la mata de pelo negro salvaje que le cubría el papo… “Dios mío, por qué pienso esas cosas en un sitio como este si siempre he sido una mujer decente”… Pero ese salvajismo de su pubis era capaz de captar el frío oceánico de la brisa marina que le refrescaba la ingle y le calmaba el clítoris.

asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-com4Miró hacia el cielo y contempló el baile de los cipreses que se alzaban erectos y orgullosos buscando el firmamento, seguramente para llevar la voz de los que ya no están en este mundo hacia el reino del máximo Creador de este planeta hostil… “Hostil, qué palabra más bonita…”A ella le gustaba la poesía pero su difunto marido le dijo, más de una vez, que era tonta del culo e incluso de nacimiento, y que todas las tonterías que recitaba no eran otra cosa que ripios producto de la calentura de sus partes íntimas… Y el maleducado se lo decía el Día Mundial de la Mujer… para luego arrancarle las bragas como un bestia y poseerla como a una perra callejera encima del capó del coche… Incluso cuando le estaba haciendo el amor le repetía, una y otra vez, que abriera bien las piernas y se dejara de palabritas inútiles y superfluas porque la auténtica poesía se la estaba metiendo por sus partes íntimas…

Y allí estaba ella en el cementerio recordando al hombre de su corazón, pues aunque era un poco brusco, se trataba de su difunto marido y nunca podría olvidar que era el 14 de febrero cuando lo conoció… Allí estaba ella en el camposanto, el primer San Valentín sin el amor de su vida… Cómo iba olvidarlo… Cómo iba a olvidar aquella aventura naturista cuando tenía apenas veinte años… Estaba tostándose al sol, en pelotas, en aquella playa de calentones con el pito tieso y él detuvo su HarleyDavidson a su lado y le dijo: “Si me dejas que te dé un beso en esa selva amazónica que tienes entre las piernas, me caso contigo por lo civil y por la iglesia y comparto avec toi todo lo que tengo en esta vida…”… Era francés, motero, aventurero y tenía un rancho valorado en cien millones de dólares… y a ella le gustó mucho lo de “avec toi” porque ese tío de cuarenta años tenía pinta de millonario que se lo pasa bomba con su moto de leyenda… asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-com3

Así que se dejó de llevar en ese precioso Día de San Valentín y dejó que el francés le adorara el monte de Venus… pero lo que más le sorprendió fue que cuando más alegría le estaba dando por los bajos, la tomó en brazos, la puso suavemente encima de la Harley-Davidson y le hizo el amor hasta dejarla bizca de placer… “Qué bonito, encima de una moto y además a 100 kilómetros por hora por la orilla del mar…” Fue un glorioso San Valentín porque acabó en su rancho confirmando que, efectivamente, era rico y que Dios lo había puesto en su camino para hacerla feliz… También le colocó un diamante de 20.000 pavos en el dedo chico del pie derecho… “Santo cielo, menudo orgasmo me dio…”

Era verdad lo del “avec toi”… Todo se lo dejó a ella… y allí estaba la pobre mujer recordando al amor de su vida, rodeada de tumbas y de cipreses que se movían como las bailarinas turcas de los puticlub de Ocean Drive. La paz y la quietud le daba una cierta serenidad para asimilar que era viuda y que la tristeza se apoderaría de ella para siempre. “Si eso no es poesía, que venga Dios y lo vea…” Claro que sí… aquello era poesía porque tenía 30 años y estaba en la flor de la vida. Y sin embargo allí estaba otro 14 de febrero… el primer año sin su esposo al que amaba. ¡Qué cosa más mala era eso de quedarse viuda! ¡Qué cosa más triste era estar al atardecer en el City of Miami Cemetery! Nadie parecía recordar a sus seres queridos… ¿Quizás porque era el Día de San Valentín? ¿Es que no hay un minuto en esta puñetera vida posmoderna para visitar la tumba del amor de tu vida?asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-com2

Claro que hay poesía por mucho que se riera de ella… Sobre la hierba picotean los últimos pájaros que buscarán refugio en cualquier arbolillo cercano porque los cipreses no quieren saber nada de pajaritos porque se cagan de miedo por el balanceo y pudren las ramas. Bendito rancho de muertos queridos por sus familias y bendecidos por el Cielo… Pajarillos piadosos que saludan con su vuelo y el vecindario en silencio… El silencio de las otras tumbas que la rodean. Dios qué soledad tan grande le acongojaba el corazón y el alma; el vientre también… ¿Que no es poesía? “Pues claro que sí…” El que fue su marido la creía tonta pero ella no era tan tonta porque sabía de sobra que se veía con la putona de la vecina… Y ella se lo echó en cara pero su hombre le dijo que aquella golfa no significaba nada para él ya que los franceses si tienen una amante no es para engañar a su esposa sino para descargar unos pocos espermatozoides que pesan mucho en los huevos…

Pero la guarra de la vecina movía el culo como una zorra de Pensacola y chupaba con lascivia la botella de coca-cola cada vez que se la encontraba en la terraza de un bar… “La putona me ponía fuera de quicio, sin embargo esa pendona de Coconut Grove no consiguió robármelo…” Y allí estaba en el cementerio bajo una ligera llovizna y un calor sofocante… Desde allá arriba, el Pastor Soberano que cuida de su rebaño, seguro que la está mirando porque ella está tumbada en la tumba de su difunto marido… “Tumbada en la tumba…” que bellas palabras de una esposa como si todavía estuviese en la cama junto al hombre de su vida… Claro que había poesía… y ella recordó las rimas poéticas de tumbada en la tumba bailando una rumba… “Dios mío qué vergüenza” ¿Cómo se me ocurren esas cosas?asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-com

Ya era tarde y los cipreses se volvieron negros. Las puntas pardas o negras llegaban a las estrellas, parecían escaleras por donde deberían subir las almas al cielo. Era el Día de San Valentín y allí estaba recordando a su difunto esposo. Era el día del enamoramiento y el amor pero no tenía a su marido para que le regalara un corazón de chocolate con unos fresones incrustados en la nata… ¡Qué día más feo sin su marido! ¡Qué tristeza con treinta años que tenía! Pero más que escaleras parecían torres negras y endurecidas que se empinaban hacia el cielo como penes buscando el sexo de su amada blanca con cabellera púbica morena de verde luna…

Claro que había recuerdo porque allí tumbada sentía perfectamente cómo su difunto marido dulcificaba su monte de Venus y la volvía loca a lengüetazos. Un movimiento sísmico la envolvía y los nervios del cuello se le retorcían y le hacían cosquilla en la oreja. “Un traqueteo que te deja como ida, jadeando y con tembliques por todo el cuerpo”… Eso no se olvida nunca y tanto era así que le vinieron dos o tres orgasmos seguidos que la hicieron estremecer encima del mármol… un mármol que no era frío sino muy caliente y parecía como si un terremoto moviera la tumba o como si su difunto marido estuviese bailando una rumba…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/amor/dia-de-los-enamorados/alfonso-m-becker/pareja-/que-bonito-dia-para-enamorarse/371621

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

panorama-asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-combuen-dia-asi-fue-san-valentin-writeintheglobaljungle-com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s