RELOJ… NO MARQUES LAS HORAS… by Alfonso M. Becker

RELOJ… NO MARQUES LAS HORAS... - writeintheglobaljungle.com –0

Reloj… no marques las horas…

Detén el tiempo en tus manos, haz de esta noche perpetua para que nunca se vaya de mí, para que nunca amanezca…” Roberto Cantoral.

ALFONSO M. BECKERLos británicos tienen una cierta mala leche a la hora de manejar su humor… Su negro humor. Ahora la han tomado con el ya legendario y emblemático reloj londinense Big Ben de la Elizabeth Tower. Un amigo me ha enviado un centenar de chistes. Los hay para todos los gustos, pero lo que más me sorprende del chistoso envío es la curiosa habilidad de los ingleses para hacer política con un reloj. Esa que fue la Clock Tower hasta el jubileo de diamante de la reina es hoy fuente de inspiración no solo para la mofa festiva sino también para agudas ocurrencias políticas que, con toda seguridad, se “dispararán” en cuanto se tome la urgente decisión de pararlo para las necesarias reparaciones, ya que incluso se teme que la campana de trece mil kilos de peso se caiga un día y provoque una tragedia… Las últimas evaluaciones sobre el estado del famoso reloj, ya están en un informe en el que se advierte que las agujas o manecillas gigantes de hierro forjado pueden desprenderse, también, y caer con extrema violencia ensartando y matando a alguien…

.

Se cuenta del Big Ben que, en la segunda mitad del siglo XIX (1859), el reloj entró en funcionamiento y comenzó a marcar el declive del imperio británico… pues aunque el Reino Unido era el primer país más industrializado del planeta, la llamada “ruptura de la paz británica” acechaba en la medida en la que otras potencias comenzaban a industrializarse y utilizaban su poder militar para garantizar sus mercados y fuentes de abastecimiento. Dicen los ingleses que el Big Ben dio la verdadera y primera campanada de aviso a los fabricantes británicos de los sectores claves de la Revolución Industrial para que tuviesen en cuenta que se venía encima un aluvión real de competidores “desleales” en todo el mundo.

.

Pero lo que realmente caracterizaba a los imperialistas británicos del siglo XX, era su extrema elegancia para aceptar la adversidad en el juego capitalista, con gran deportividad, como si se tratase de una partida de cricket… y a pesar de que el Big Ben marcaba las horas, la política imperial de Londres ni se inmutaba; ni se trastornaba el orden y concierto de su actuación en la colonias, ni se alteraba la quietud y el sosiego necesarios para tomar, a las five o’clock, la sagrada, elegante y reparadora tacita de té…RELOJ… NO MARQUES LAS HORAS... - writeintheglobaljungle.com –3

.

Los británicos siempre fueron los seres humanos más elegantes del planeta tierra… Tanto es así, que son elegantes hasta sentados en el retrete… Esto no lo afirmo yo… lo han dicho siempre los mismos británicos y quizás por eso caían bastante mal en las colonias americanas. El que crea que el declive británico comenzó con la independencia de los EEUU, se equivoca… La cualidad indiscutible de su elegancia y de la flema “imperturbable” del imperio de Londres y de los británicos, era su verdadero estandarte; y a pesar de que los norteamericanos los echaron a patadas, siempre tuvieron la “estratégica” inteligencia de darle la vuelta a todo, ver el lado bueno de las cosas y descubrir que mantener las colonias era demasiado costoso y -en cambio- una buena relación económica daba más dividendos que la ocupación militar…

.

Mientras tanto, el Big Ben, seguía marcando el tiempo y señalaba la hora de la independencia de los dominios (1926) mediante la Declaración de Balfour: una campanada que recorrió todo el viejo imperio y anunciaba el igual estatus entre la metrópoli y sus antiguos subordinados… La inteligencia creadora británica no tenía fin incluso a las puertas de serias dificultades económicas durante y tras la Segunda Guerra Mundial.. Nace la Commonwealth como relación entrañable para aumentar el bienestar social y la riqueza común. Una suerte de club de altos vuelos económicos y comerciales para gente anglosajona y exquisita. Esta vez no se cumplió la sentencia de Oscar Wilde en la que sostenía que es del todo imposible que los políticos británicos puedan ser brillantes y elegantes las 24 horas del día… porque en algún momento hay que ir al retrete… Pero sería el más grande de los resultados felices de una negociación política.

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/reino-unido/reloj/britanicos/alfonso-m-becker/big-ben/347737

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

RELOJ… NO MARQUES LAS HORAS... - writeintheglobaljungle.com –00RELOJ… NO MARQUES LAS HORAS... - writeintheglobaljungle.com – 3OLYMPUS DIGITAL CAMERARELOJ… NO MARQUES LAS HORAS... - writeintheglobaljungle.com –2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s