SONIDOS DEL ODIO… .-Alfonso M. Becker

EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com – 2

El sonido del odio…

La hostilidad hacia los Estados Unidos, en Oriente Medio, ha aumentado hasta niveles sin precedentes y aún no ha alcanzado su cota máxima posible” Zbigniew Brzezinski.

SONIDOS DEL ODIOLa locura se ha instalado en todos y cada uno de los rincones del planeta. Son pocas la islas de felicidad, ajenas a la irrefrenable extensión de la barbarie. Ahora nada ni nadie puede permanecer al margen de las tribulaciones de tantos seres humanos atormentados por una desenfrenada violencia que hunde en la pena, la aflicción moral y el tormento a comunidades enteras en todos los continentes. El odio en todas sus expresiones, la envidia, el racismo, el ansia por matar y la orgía de la muerte, se han adueñado de todas las parcelas que un día fueron un lugar, una forma de vida, un terreno o un espacio para estar, o un país… y luego fueron otra “forma” de sitio para vivir en las confusas y artificiales conferencias de los ganadores de las dos grandes guerras mundiales… París en 1919, Conferencia de El Cairo en 1943, de Teherán en el mismo año, de Yalta en 1945 y la Conferencia de Potsdam, pocos meses después, para repartirse el mundo… Para decidir cómo se administrarían todos los territorios de los “bárbaros” vencidos…

.

El sangriento siglo XX parece que ha abierto el telón a un nuevo milenio que promete mucha más violencia. Si todas las campanas, festejos y pirotecnias del final de la guerra fría aseguraban una paz global que -como poco- duraría cien años, la realidad de las grandiosas proporciones de masacres, muertes, entierros y luto, nos muestran nuevos escenarios en los que -al parecer- nadie había pensado y a nadie le dio por predecir. No es que haya comenzado el nuevo siglo de mala manera sino que ha quedado claro que nunca se instauró la paz tras estas conferencias en las que se representaba el final de capítulos ignominiosos de la Historia y se abría la puerta para el nuevo relato de la vida de los humanos en este mundo. Un mundo sin congoja, sin adversidad ni padecimientos para el hombre; sin fatiga para los desfavorecidos, sin angustia y temor para los más pudientes, sin desmayo para los emprendedores, sin desánimo para los afligidos… EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  6

.

Ya nadie habla de un siglo veintiuno de mal agüero… Ahora, todos los parámetros evaluables señalan como “normalidad” que nada termina ni comienza con un puñetero siglo ni con ninguna otra expresión consensuada de tiempo, sino que se especula, brillantemente, que todas las prácticas o procedimientos adivinatorios, científicos o en el área de la superstición, inducen a pensar que señales indiscutibles como el canto de un pájaro bolivariano, el cacareo de una gallina antisemita, el quiquiriquí de un pollo antiimperialista, o el graznido de un cuervo islamista, se pueden interpretar como fenómenos políticos y sociales de gran alcance… Seguramente como presagio de que mil años no serán suficientes para acoger en su regazo del tiempo a la peor ralea de dictadores de todo el abanico de las teorías del Estado. Interpretar las señales del odio no es cosa difícil porque es un fenómeno atribuido a los conflictos, o a la guerra en su máxima expresión. O simplemente a la naturaleza del hombre.EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  4

.

Antipatía hacia el otro, desprecio por todo lo que es extraño a nuestra cultura; aversión frente a todo aquello que conmueva, altere, inquiete o perturbe nuestras costumbres. Rechazo y repugnancia frente a los que no son “nosotros”… Es presagio y advertencia de que ya se avecina un gran “ajuste de cuentas” que no solo pronostica el futuro sino que, además, califica al presente de forma poco favorable y lo precipita hacia vacío de lo adverso… Quizás para que no se pierda el norte y tal vez con la sana intención de no despojar, a lo que está por venir, de la necesaria esperanza que necesitamos con ansiedad para espantar la catástrofe. No se debe dejar en calzoncillos a la metafísica porción de tiempo que sirve para denotar la vida de la gente y de sus nauseabundos gobernantes en un estado de cosas posteriores al momento infernal que ahora estamos viviendo. El hecho de que existan y se perpetúen en el poder los fantoches caudillos sudamericanos, da una ligera idea a los estudiosos de la geopolítica, de lo que es capaz de soportar el “imperio” con tal de que sus parcelas permanezcan en orden y concierto. Si se puede llamar orden a la esclavización de los pueblos latinoamericanos por sus dirigentes manipuladores y ladrones… EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  1

.

O que unos fanáticos enloquecidos del Islam, unos teócratas de la más baja estirpe asesina, preparen a su masa de borregos para una guerra santa permanente hasta que los infieles sean exterminados… Se preguntan estos estudiosos cómo es posible que se hable de globalización, democracia o justicia universal, cuando se tolera, sostiene y financia a lobos asesinos estatales para mantener a las indefensas ovejas en el redil de la fábula y de las ensoñaciones clericales… Para llevarlos al sacrificio de la guerra sin cuartel, al martirio, a la muerte, a la nada; a la tierra y al polvo ensangrentado para que sus elites puedan disfrutar del poder, de la riqueza y de la gloria que ellos se otorgan como representantes legítimos celestiales a ras de tierra… Solo se explica, se entiende y se sustenta la actitud de la potencia hegemónica, quizás, porque en un estadio imperial colaborativo y de “teatro” multilateral, se haya elegido el caos como estado amorfo de vida social o existencia indefinida para establecer el concierto de la morgue y la paz de los cementerios. EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –

.

No se puede entender esta elección de Washington, Moscú y Beijing para llevar la contraria a la ordenación del cosmos, si no es, tal vez, porque se están “aderezando” los tableros de guerra con la sal de la confusión y la pimienta del desorden. Para que tanto la civitas votante del planeta como la que se abstiene con derechos civiles y políticos, deje de sentirse, de una pajolera vez, protagonista de la compleja política internacional y emplee mejor su tiempo, por la cuenta que le trae, en sobrevivir por sí mismo en el gran invento de la economía libre de mercado; en el sueño de la democracia y de la libertad individual que parece estar diseñado para que experimentemos, previamente, la antesala de la pesadilla. Sueño y doctrina como síndrome de confusión en las sociedades dinámicas de comportamiento impredecible y errático diseñada por los arquitectos del Estado y tratadas por unos patólogos del sistema que solo contemplan al mundo como enfermo…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/oriente-medio/violencia/alfonso-m-becker/346708

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com – 3EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  000EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  0EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  00EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  5EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  QUEMANDO BANDERA SUECAEL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  11EL SONIDO DEL ODIO- writeintheglobaljungle.com –  12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s