LA RUSIA QUE AMAMOS .- by Alfonso M. Becker

La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –00

La Rusia que amamos, la China que tememos… (1ª PARTE)

Israel es un Estado nuclear, eso lo sabe todo el mundo. Es un país de reducido tamaño pero también es una filial de los EEUU” .-Noam Chomsky

Alfonso M. BeckerQuince años hace ya que esperamos a Rusia, a esa nueva Rusia que admiramos y amamos todos los ciudadanos de la Unión Europea, esa Rusia que nació para nosotros con la renuncia del nefasto político Borís Yeltsin; esa Rusia de “parto prematuro” tras la debacle del imperio soviético, esa Rusia que en 1999 concedió las riendas legales de la patria de los rusos, con carácter interino (contemplada en su Constitución) a un flamante jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB) que a la vez era secretario del Consejo de Seguridad Nacional. Ese “desconocido” Vladímir Putin para medio mundo menos para nosotros, porque Vladímir Putin era el personaje más “seguido”, “escrutado” y “estudiado” -desde hacía años- por la inteligencia de la República Federal Alemana, la Bundesnachrichtendienst (BND), que es lo mismo que decir la CIA en territorio germano… Los servicios de inteligencia europeos ya le habían echado el ojo a Putin porque una Rusia en bancarrota, cuyas antiguas repúblicas huían en desbandada del sanguinario imperio soviético y de sus herederos, era prácticamente una nueva Rusia que no tardaría en convertirse en el factor desestabilizador más grande y amenazador del continente euroasiático. Un vecino europeo que tenía desparramadas muchas armas nucleares por sus antiguos territorios. Extremo peligro de contrabando y proliferación nuclear… La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

La primera “tentación” (si se puede llamar así) del nuevo presidente ruso, era tratar de volver a reunir en el redil a las repúblicas descarriadas del extinto imperio soviético. Y digo “si se puede llamar así” porque el único camino que le quedaba a Vladímir Putin era enfrentar la segunda sangrienta guerra contra el islamismo chechén. Una revuelta armada yihadista contra los infieles del Kremlin. Putin apareció como el único capaz de enfrentar al terrorismo islámico empeñado en una yihad contra unos ateos que ahora se habían vuelto cristianos ortodoxos… que para el Islam militante es lo mismo o peor… Pero para el “zorro” de los servicios secretos rusos, era la única arma propagandista espectacular que le quedaba al inteligente ex-espía del KGB para presentarse a una elecciones como el único héroe con un par de cojones en una nueva Rusia naciente envuelta en el caos; repleta de políticos borrachos, de comunistas nostálgicos, degenerados genocidas comunistas que se robaban el dinero a sacos, de nuevos empresarios capitalistas procedentes de la nomenklatura, los cachorros del despreciable Partido Comunista de la Unión Soviética, los nuevos niños de papá que se habían adueñado de todas las fuentes de riqueza del país; de mafias de todos los colores que dejaban en calzoncillos, como vulgares niños traviesos, a los Al Capone, Lucky Luciano, Meyer Lansky, Bugsy Siegel, Frank Costello o Arnold Rothstein de los años 20 del pasado siglo en los Estados UnidosLa Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

Por aquél entonces, Moscú, San Petersburgo y casi todas las grandes ciudades de Rusia no eran otra cosa que gigantescos prostíbulos donde la droga, las armas, el sexo y cualquier otra cosa que imagine, era tan fácil de comprar y traficar como el vodka. Un nuevo territorio de fronteras absolutamente permeables en el que también se podían comprar elementos de la tecnología nuclear para armar “sucios” artefactos atómicos que darían a los grupos terroristas árabes un poder destructivo incalculable y una esperanza apocalíptica de victoria a los fanáticos musulmanes. En esa nueva Rusia el slogan principal era “Toma el dinero y corre”… Hay que tener en cuenta para entender a Putin, que coge las riendas de un país absolutamente arruinado y descompuesto que parecía no tener solución de continuidad por ninguna parte. Se debe reconocer que cuando toma la batuta del poder, Rusia, podía parecerse a cualquier cosa menos a un país democrático. Aún hoy, el presidente ruso todavía no ha logrado conformar una democracia que convierta a Rusia en un país moderno que, en solo una generación, destacaría entre los demás países de la Unión Europea y deslumbraría al mundo con su renacimiento económico. Pero también hay que reconocer que eso no es tan sencillo cuando la expresión “imperio ruso” se esfuma y se borra por completo, dejando para el pasado y hasta para el olvido, los últimos 300 años de su historia que nunca volverán y su retórica imperialista revolucionaria que nunca más podrá “revolucionar” nada… salvo la comunicación política.La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

.

Vladímir Putin es muy listo, EEUU lo sabe y le concede el rol de partner geopolítico…

La actitud predominantemente pragmática del presidente ruso, ha envuelto su figura política en ese halo filosófico propio de la cultura estadounidense que busca las consecuencias prácticas del pensamiento geopolítico estableciendo el criterio de verdad en su eficacia y valor para la vida. No solo para la existencia personal de un hombre poderoso como Putin y de su staff más cercano, sino para la supervivencia de la patria de los rusos. Vladímir Putin se ha desenvuelto como nadie en la disciplina que estudia el lenguaje en su relación con los usuarios y las circunstancias de la comunicación. Ha logrado comunicarse con el “alma” de la sociedad rusa en el momento más caótico de su historia, en el periodo de más incertidumbre y penoso en el que los rusos padecen una aberrante penuria económica que permanece aún cuando todos creían que el infierno soviético de los gulag y de los asesinatos masivos había desaparecido para siempre y que el “paraíso” democrático y liberal los llevaría a la felicidad perpetua… Putin ha logrado cohesionar a los rusos al extremo de conseguir ser la única posibilidad de liderazgo y el único camino viable para sacar a Rusia del pozo negro en el que la habían metido unos vulgares tiranos que se llamaban socialistas.La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

.

Los que, desde Occidente, llamaban a Vladímir Putin el nuevo Iván el Terrible, se han equivocado peligrosamente porque el actual presidente ruso no ha restaurado ningún zarato, este político petersburgués no es ningún zar aunque haya tomado con fuerza la espada rusa de la ley emanada de una competente autoridad que podría parecer una dictadura de la nueva élite. Pero no lo es porque Rusia se desenvuelve ahora en un periodo de transición a la democracia que se diferencia notablemente de aquellas épocas de los reales decretos y órdenes generales de los antiguos zares y de la máquina asesina e imperturbable de la gerontocracia soviética. Sobre todo en las fórmulas de su publicación y puesta en práctica. Ese es el pragmatismo de Putin.

El Kremlin ante la realidad de unos peligrosos Estados antihegemónicos…

La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com – Y la realpolitik le muestra a Vladímir Putin una Rusia que hasta podría desaparecer como país en un nuevo orden mundial en el que las bagatelas ideológicas ya no son un elemento de cohesión y el liberalismo económico marca la hoja de ruta para el progreso de los pueblos. Un complicado camino hacia el éxito social en un mapamundi demasiado complejo en el que los Estados son la última expresión de impotencia a nivel doméstico y un mero actor de “adorno” geopolítico para la conformación de una nueva identidad global. Un nuevo mundo en el que todo analista político que se precie, debería comprender que las periódicas “grandes recesiones” económicas se han instalado para siempre en la vida de todos los seres humanos de este mundo; que siempre habrá factores desencadenantes de nuevas y penosas crisis económicas mundiales, que las desregulaciones económicas estarán a la orden del día, que las materias primas subirán o bajarán a gusto de sus propietarios o por maquiavélicas actividades en las bolsas de valores, o simplemente determinadas por la elevada inflación planetaria, o por el arte político o bélico de sobrevalorar cualquier producto o mercancía estratégica… La economía de guerra siempre a la vuelta de la esquina…La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

.

Todo ello sin contar que hay demasiada gente para comer en este “barco” global que poco a poco se hunde porque ya no puede con tanta gente y hay una auténtica crisis alimentaria mundial; una espantosa crisis migratoria que nadie puede controlar, una terrorífica crisis energética, un auténtico crac mucho peor que el de 1929, cuando el mundo pudo comprobar que una devastadora caída del mercado de valores en la Bolsa de New York, sumergió al mundo entero en una gran depresión económica. Solo que ahora, en el siglo XXI, será más frecuente, intermitente, con desastres crediticios e hipotecarios más fulminantes, con desconfianza de los mercados más relevante, más esquizofrénica aún, con efectos más devastadores. Una recesión que siempre nos amenazará, siempre nos acompañará y nunca más se irá de nuestra vida.

.La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, sabe que hay Estados sumamente peligrosos que han declarado la Yihad global contra los Estados unidos, y que con el mismo argumento antijudío que el Tercer Reich, han decidido otra suerte de “exterminio” global en su imaginario mesiánico para conquistar la Tierra con la demagogia religiosa como mejor método para implantar el terror y conseguir su propósito. El impresionante rearme militar que estamos viviendo ahora es el mil veces peor y más peligroso que cuando el Eje Roma-Berlín-Tokio decidió que había llegado la hora de dominar el planeta y repartírselo…

.

El Kremlin no duda ahora de que Moscú es también objetivo prioritario de los musulmanes terroristas que creen -por sus absurdos análisis- que ha llegado el momento de destruir a los viejos imperios infieles… Pero el verdadero problema de Vladímir Putin es que también ha comprendido que entre estos Estados peligrosos emergentes no solo se encuentra Irán con plena capacidad para influir en todo el Cáucaso, sino la república Popular China, cuyo aliento en el cogote se siente en Rusia como el de un tigre enjaulado que ha decidido salir para comer… O bien seduciendo a los EEUU como un agente regional con protagonismo que no supondría peligro para el dominio estadounidense, o bien mostrando su fuerza para reivindicar el sitio que merece por su poder económico y su fuerza militar. Porque Beijing sabe que solo es cuestión de tiempo que China sea reconocida como la única heredera de un imperio global que fue chino y volverá a ser chino…La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

.

El papel de Rusia ante el imperio estadounidense…

Lo que nunca jamás podrán negar Vladímir Putin ni los rusos es que la naciente Unión Europea y los Estados Unidos ayudaron económicamente, con sus flujos de dinero, a sobrevivir a la nueva Rusia en su hecatombe particular. Eso ocurrió porque a Estados Unidos y a la Unión Europea no le convenía semejante espectáculo de caos en el continente euroasiático. Los ojos militares del llamado Occidente, se pusieron inmediatamente en guardia centrando toda su atención en una China que podría aprovechar la situación para expandirse a costa de los arruinados rusos y sobre todo por su perentoria necesidad de territorio “cercano”… Si bien el Mar de la China era su primer objetivo, los inmensos territorios de la Siberia serían una fórmula más asequible que enfrentar un conflicto militar con EEUU y sus aliados en Asia-Pacífico. Al menos por el momento, porque las Fuerzas Armadas de la República Popular de China necesitan, al menos, cuatro o cinco años para conformar una fuerza naval de combate que pudiera resistir un ataque de la US Navy y de sus aliados.

.La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –

El carácter de un político de la talla de Vladímir Putin, está determinado por la deprimente “visión” apocalíptica de su patria que contempló tras la vorágine de acontecimientos que siguieron a la caída del muro de Berlín. Ninguno como él, comprendió enseguida que todo se venía abajo, que no solo el imperio soviético se derrumbaba sino que la Rusia europea y sus ricos territorios del Este continental euroasiático podían literalmente desintegrarse y caer en manos de China o de otras potencias emergentes que, desde hace siglos, sostienen contenciosos territoriales con el Kremlin. También sabía que si no se estabilizaba en Estado ruso en un periodo de tiempo adecuado, los EEUU no iban a esperar a que la verdadera “potencia aspirante” a la supremacía mundial (China) creciera a extremos no aceptables para Washington, lo que obligaría a la Casa Blanca a tomar posiciones, tácticas y estratégicas en Siberia, es decir, a invadir gran parte del territorio ruso del Este y del Ártico para contener a los Chinos… Esto ha estado a punto de ocurrir y nadie lo ha contado… Y no ha ocurrido en el peor momento de la nueva Rusia porque EEUU y la Unión Europea consideran a Rusia el país imprescindible e indiscutible para definir la verdadera Europa en expansión, desde el Atlántico hasta el estrecho de Bering… Porque Rusia es Europa, porque Rusia es judeo-cristiana, porque Rusia es Occidente. Y porque vienen tiempos tan malos y peligrosos que o lo tienes bien claro… o sucumbes.

.

El papel de Vladímir Putin en Oriente Medio…

El papel asignado para Rusia en Middle East no es otro que asesorar y “controlar” el futuro gobierno de Damasco en el que EEUU ni se mete ni se compromete. De Rusia depende si quiere salvar la vida de Bashar Al-Assad y perpetuarlo en Damasco… algo que le traería enormes problemas a Moscú porque se vería criticado por la mayoría musulmana suní con la que debería tener buenas relaciones si no quiere que el islamismo chechén traslade sus ambiciones yihadistas hasta la puertas de Moscú… no es la primera vez que lo hacen y Europa le ha advertido a Putin que si llegan los terroristas musulmanes a Londres y a París, más fácil lo tienen con las porosas fronteras rusas…

TEXTO COMPLETO PINCHANDO ENLACE SIGUIENTE:

http://www.miamidiario.com/opinion/rusia/vladimir-putin/alfonso-m-becker/343777

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –0La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –2La Rusia que amamos, la China que tememos... (1ª PARTE)- writeintheglobaljungle.com –6LA RUSIA QUE AMAMOS- BECKERRUSIA EN ORIENTE MEDIO-ALFONSO M. BECKER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s